Crítica a la economía política de la verdad

Social & Opinión
Nov, 2017
Artículo por Sebastián Endara
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail


  • Banksy
    Fuente: http://www.banksy.co.uk/

    Debo partir diciendo que por economía política se entiende a ese conjunto de reflexiones sobre las relaciones históricas que los sujetos crean para poder vivir. Se trata en sentido estricto de mirar las formas que ha tomado la organización de la producción y de los medios de vida, (quién hace qué y cómo para poder vivir). En sentido amplio, la economía política estudia la actividad humana, que nunca es actividad subjetiva, sino especialmente colectiva.

    Y naturalmente la producción de los medios de vida no se restringe a las cosas físicas que satisfacen una necesidad. De hecho, la producción del ser humano es esencialmente producción simbólica. Si hay algo que identifica plenamente al ser humano es su capacidad de crear realidad a partir del ordenamiento simbólico de lo dado.

    La crítica de la economía política marxista muestra que las relaciones de producción entre los seres humanos gestadas en la sociedad capitalista, son relaciones de explotación y desigualdad a pesar de que el capitalismo se erige sobre el valor de la libertad y del derecho que garantiza la igualdad.

    Es posible entonces, suponer que una «crítica a la economía política de la verdad» nos permita entender cómo se han producido y se producen nuestras certezas, pues podría ser que éstas estén operando como un mecanismo de dominación y explotación.

    La verdad impuesta nos modela, (nos hace pensar lo que pensamos y sentir lo que sentimos), nos hace ser lo que no somos y nos hace negar lo que somos, haciendo virtualmente imposible un proyecto de sociedad propio. En nuestros pueblos subalternizados y tercermundizados sabemos que el sistema de conocimiento predominante fue impuesto por la fuerza para legitimar un tipo de producción salvajemente colonial, haciéndose patente la fórmula: poder           -saber- poder aumentado. Obviamente, el sujeto portador del conocimiento era también el sujeto mandante.

    Así ha sido hasta la fecha, la historia de la dominación epistemológica (la historia de las formas de nuestra producción de conocimiento en condiciones de sometimiento). Una historia que culmina enalteciendo una única verdad y celebrando a sus supuestos expertos.

    Por fortuna, es esa misma condición subalterna la que nos provee la posibilidad de la duda. Nuestra condición periférica respecto de la producción de «la verdad» permitió no solo el mantenimiento y el cultivo de otras epistemologías, sino el surgimiento de la duda sobre la forma cómo está ordenado el mundo.

    La duda en ese pensamiento y sus categorías sagradas: progreso, desarrollo, democracia, estado, mercado; y en todas las expresiones de ese proyecto de verdad, que representa ni más ni menos que la posibilidad de la liberación. La duda, la primera y más importante desobediencia.

    Una desobediencia epistémica que cuestione la forma hegemónica del sentir, del conocer y de sus estructuras pedagógicas. Una desobediencia que aborrezca el dogma y la hipocresía. Una desobediencia que haga posible el conocimiento sin complejos y en colectivo. Una desobediencia que prefiera el diálogo a la conferencia magistral. Una desobediencia que nos permita disfrutarnos y aprovechar la riqueza y valía de nuestras propias perspectivas.

    Puedes leer otros artículos de este autor: https://republicasur.com/?s=Sebastian+Endara&x=0&y=0 


    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Amore es «mirar la mierda directamente a los ojos»

    Teatro del Cielo es una compañía reconocida ya a nivel internacional no sólo por esa distinguida identidad escénica sino también ...

    Leer más

    El Haiku O La Poesía De La Sutileza Y La Brevedad

    (A propósito del libro de haikú Desde algún árbol, de Mauricio Pino Andrade)   Para comprender la naturaleza y cualidades del haikú ...

    Leer más

    En defensa de la producción cinematográfica y audiovisual local

    Hay un bien y un mal en el campo cinematográfico y audiovisual de Cuenca: por un lado, proliferan las gestiones ...

    Leer más

    Contracultura latinoamericana hoy

    “En un sentido más amplio, hablar de autogestión implica hacer uno mismo su propia gestión para crear y desarrollar su ...

    Leer más

    Grunge tree man

    De mis abuelos y mis bisabuelos

    (Tratado ornitológico sobre genealogía)   El viento atrapa el pálido ardor de las nubes A eso de las cuatro de la tarde Se cuela por ...

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN