Un viaje alegroacústico con Esto Es Eso

Música
Ago, 2018
Artículo por Amyr Sarmie
Este artículo tuvo: 566 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail


  • La gira acústica de Esto Es Eso pasó por República Sur para abrigar a Cuenca con una velada íntima pero muy amena. En efecto, la agrupación (E3), en modo trío, nos visitó este sábado 28 de julio con una dosis de energía que levantó de sus asientos a todos los republicanos haciéndonos cantar y bailar, todo ello acompañado de bromas y anécdotas que enfervorizaban aún más la fría noche.

    Se hicieron las 10:30 de la noche y el atrio de nuestra casa estaba abarrotado de gente sentada por todas partes, las mesas ya no abastecían y muchos tuvieron que ubicarse en las escaleras o quedarse de pies para disfrutar de Esto Es Eso. Entonces arrancó. Luis Villamarín y sus compañeros ya desde el inicio se lucieron por su seguridad y energía, con una entrada que automáticamente activó al público republicano. A partir de entonces esa energía se mantuvo in crescendo.

    Lo especial de este concierto es que de hecho no parecía un concierto, Esto Es Eso hubo roto la cuarta pared del escenario desde el primer momento y era como si los artistas se estuviesen encontrando con viejos amigos con los que podían dialogar, contar chistes y ser ellos mismos. El ambiente se daba para acompañarlo con unas copitas tanto arriba como abajo del escenario; sin embargo, la calidad musical conservaba su loable fervor.

    Una velada dividida en dos partes, en las que se iban intercalando algunos de los clásicos éxitos de Esto Es Eso, como Reflexiones, Oso polar y Vida musical, con algunas nuevas canciones que escuchábamos por primera vez; sin dejar de lado algunos covers como Another brick in the Wall, de Pink Floyd, en un popurrí con Café, mientras nos contaba la mágica historia de cuando David Gilmour había ido a visitar La Esperanza imbabureña. Otro cover fue el de Au-D, Tres notas, con un rasgado gitano que nos narraba la experiencia de cuando Villamarín vivió en España.

    Más de 2 horas de concierto (con intermedio y todo) pasaron volando y ya muy cerca del final el público abandonó la comodidad de sus asientos para pararse a gozar del Groove melancólico pero enérgico de Esto Es Eso. Luis, Fercho y Daniel cerraron su show con Light it up y con unos republicanos que la coreaban más fuerte que ellos mismos. Es así que tanto la gente como los E3 se despidieron: contentos, agradecidos y alegrones.

     


    Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

    1. […] faltar. En especial porque eso de “acústico” me provocaba mucha curiosidad, y encima en República Sur… Más prometedor no podía […]

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Amore es «mirar la mierda directamente a los ojos»

    Teatro del Cielo es una compañía reconocida ya a nivel internacional no sólo por esa distinguida identidad escénica sino también ...

    Leer más

    El Haiku O La Poesía De La Sutileza Y La Brevedad

    (A propósito del libro de haikú Desde algún árbol, de Mauricio Pino Andrade)   Para comprender la naturaleza y cualidades del haikú ...

    Leer más

    En defensa de la producción cinematográfica y audiovisual local

    Hay un bien y un mal en el campo cinematográfico y audiovisual de Cuenca: por un lado, proliferan las gestiones ...

    Leer más

    Contracultura latinoamericana hoy

    “En un sentido más amplio, hablar de autogestión implica hacer uno mismo su propia gestión para crear y desarrollar su ...

    Leer más

    Grunge tree man

    De mis abuelos y mis bisabuelos

    (Tratado ornitológico sobre genealogía)   El viento atrapa el pálido ardor de las nubes A eso de las cuatro de la tarde Se cuela por ...

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN