Los veinte (mejores) libros de mi década

Literatura & Cómics
Dic, 2019
Artículo por Camila Corral Escudero
Este artículo tuvo: 370 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail


  • 8

    Pensar en los mejores libros de la última década no es tarea fácil, sobre todo si esa porción de tiempo corresponde a un tercio de mi vida entera. Entonces, y por el reto que significa, me pregunto, ¿cómo elijo lo que leo?, ¿qué hace de un buen libro el mejor?

    Ahora mismo me dispongo a hacer una lista, pero… ¿alguna vez he hecho caso a los rankings publicados en las revistas especializadas que sigo? La verdad es que, ante la sospecha de que estén patrocinadas por el temido lobbie editorial, he preferido ignorarlas. Las recomendaciones más importantes, las que me mueven hacia una librería para desembolsar una parte significativa de mi sueldo, siempre han venido de gente sensible a la que quiero, admiro y que ha sabido comunicarme lo que esa última lectura ha supuesto en su vida en una conversación personal, bastante alejada de escenarios intelectuales o académicos. Porque si un libro no remece tu cotidianidad, tal vez no valió tanto la pena.

    Así que les propongo un ejercicio más bien íntimo: imaginemos que estamos en la terraza de un bar con una copa en la mano (el contenido lo dejo a su discreción), que mientras compartimos los últimos acontecimientos del trabajo, las relaciones, la preocupación por el mundo y las ganas de paralizarlo todo para salir a las calles y combatir la injusticia, van saliendo títulos al azar con los que alimentamos el pensamiento y la conversación. Si son, o no, los mejores de los últimos diez años en términos literarios, al final, no es lo que más importa.

    Aquí vamos:

    No leer (Anagrama, 2010)

    Alejandro Zambra

    Sí leer, siempre leer, sobre todo a Zambra en este libro, que puede entenderse como su autobiografía a través sus lecturas en forma de breves ensayos simpáticos, coloquiales, pero no por ello menos sesudos sobre la lectura libre, esa que es goce e intimidad y rehúye de las listas obligatorias que exige la academia y que tanto mal han hecho a la literatura.

    Ordesa(Alfaguara, 2018)

    Manuel Vilas

    Creo que coincidiremos en la aseveración de que no hay ser humano en la faz de la tierra que haya resuelto la relación la relación con sus padres; por acción, omisión, distancia o extrema cercanía, sus fantasmas permean en todas las relaciones humanas que construimos. Esta novela es una carta de amor a los padres de Vilas y «un libro de memoria» íntimo e intenso que explora los territorios más complejos del ser humano y consigue decir varias verdades universales con un lenguaje poético.

    La primera vez que vi un fantasma (Candaya, 2018)

    Solange Rodríguez Pappe

    Si de fantasmas hablamos, los que pueblan las páginas de este libro de relatos —como decíamos en la reseña que publicamos hace un año—,son verosímiles y sobrecogedores porque se parecen mucho a los seres en los que nos convertimos en momentos de gran soledad, desesperanza o dolor y de las apariciones que devienen de esas experiencias. Quince magníficos cuentos en los que la oscuridad, y los monstruos fascinantes que llegan con ella, y lo perturbador encuentran su voz y atraviesan los límites de la realidad que normalmente somos capaces de percibir.

    Lo que más me gusta son los monstruos (Reservoir Book,2018)

    Emil Ferris

    Tal parece que, tanto a mí como a Emil Ferris, nos fascinan los monstruos; esos seres, realeso ficticios, que nos ayudan a sobrevivir. Ese es el tema de esta deslumbrante novela gráfica, debut de la ilustradora a sus 55 años, en la voz de Karen, una niña-lobo que investiga el asesinato de una vecina de su edifico en la Chicago de los años sesenta, reflejo de la niñez de la propia autora, y emprende un perturbador viaje a la República de Weimar y los orígenes del nazismo. Pero no solo está bien escrita, sino, y sobre todo, su potencia se debe a la maestría con la que es dibujada, una pirotecnia visual compuesta por dibujo clásico a mano alzada con estética gore y la simulación de ser un cuaderno escolar a modo de diario de la protagonista. Háganme caso, no tiene desperdicio.

    Zurita(Ediciones UDP, 2012)

    Raúl Zurita

    Titulada con su propio apellido, la última obra del poeta chileno es, como toda su creación, un desgarrado lamento, un canto, un rezo íntimo, una autobiografía bellísima y devastadora en 800 inmensas páginas, que empieza el 11 de septiembre de 1973, el día del golpe de estado en Chile.

    Los diarios de Emilio Renzi

    Ricardo Piglia

    Años de formación (Anagrama, 2015)

    Los años felices (Anagrama, 2016)

    Un día en la vida (Anagrama, 2017)

    Para pocos serán ajenos los nombres de Ricardo Piglia, uno de los narradores fundamentales de las letras latinoamericanas, y el de Emilio Renzi, el escritor y álter ego del argentino. Estos diarios, publicados en tres tomos: Años de formación, Los años felices y Un día en la vida, recogen las vivencias del autor, en la voz de Renzi, entre 1957 y 2015, un verdadero testamento literario lleno de referentes culturales y enseñanzas sobre la vida y el oficio de la escritura de uno de los creadores más importantes de la literatura contemporánea.

    Manual para mujeres de la limpieza(Alfaguara, 2016)

    Lucía Berlín

    Los cuarenta y tres relatos de este libro póstumo de Lucía Berlín contienen la experiencia vital y la extraordinaria franqueza de una mujer valiente y sensible que se entregó a los vicios del alcoholismo y la escritura. Sus personajes, tan marginales como dignos, personifican la gran paradoja de la vida, esa de vivir con alegría cuando hay tantas razones para dejarse morir.

    Mandíbula (Candaya, 2018)

    Mónica Ojeda

    La escritora guayaquileña Mónica Ojeda, que ya había ganado visibilidad mundial con Nefando (2016)  —y le valió su inclusión en  la prestigiosa lista de Bogotá 39, que recoge a los 39 escritores latinoamericanos menores de 40 años con más talento y proyección de la década—, se consagró en 2018 con Mandíbula (ambas publicadas por la editorial catalana Candaya que merece una mención aparte por su valiosísimo trabajo para sacar del ostracismo a la literatura latinoamericana), una excepcional novela que habla sobre la naturaleza del miedo, la sexualidad y la violencia a través de los profundos y estremecedores relatos psicológicos de sus siniestros personajes femeninos.

    Las cosas que perdimos en el fuego (Anagrama, 2016)

    Mariana Enríquez

    Algo emparenta a la escritora argentina con Mónica Ojeda y Solange Rodríguez: el terror y la extrañeza como medios para explorar cuestiones como la sugestión, la locura, las relaciones, el patriarcado y los órdenes de poder que permean la realidad y la literatura, en las voces de personajes principalmente femeninos. En los doce relatos de Enríquez se retrata «el lado oscuro de la orgullosa Argentina», de entornos sombríos, empobrecidos y abyectos en los que sus protagonistas habitan el terror de las desigualdades sociales.

    Mac y su contratiempo (Seix Barral, 2017)

    Enrique Vila-Matas

    Literatura, metaliteratura, realidad y ficción se mezclan en la última novela de Vila Matas, la historia de un excéntrico y peculiar lector que, a sus sesenta años y después de perder su trabajo, decide debutar en la literatura con un «diario secreto de iniciación», con la que sigue explorando los posibles contratiempos a los que puede enfrentarse un escritor.

    Siete cuentos morales (Literatura Random House, 2018)

    1. M. Coetzee

    Pensar las consecuencias de nuestros actos, en los asuntos morales en torno al sexo, el amor, la fidelidad, las relaciones familiares o la huida del mundo es el motivo de este compendio de relatos en los que Elizabeth Costello, la recurrente voz narrativa femenina —heterónimo deformante— del nobel sudafricano J. M. Coetzee, protagoniza, en esta ocasión, en un libro que cubre un libro de ensayos literarios con una fina capa de ficción.

    Los enamoramientos (Alfaguara, 2011)

    Javier Marías

    Lo que en las primeras páginas parecía una novela sobre el amor, la amistad, la muerte y la memoria, poco a poco se va convirtiendo en una obra psicológica y un relato detectivesco que transcurre, sobre todo, en la mente narradora de María Dolz. Todo empieza con el asesinato a un empresario a quien María conocía por encontrárselo junto con su esposa en los desayunos y las cavilaciones y análisis de la narradora sobre lo que pudo haber ocurrido; a medida que las páginas pasan, las reflexiones profundas sobre la imposibilidad de conocer la verdad van ganándole terreno al crimen y enriquecen al libro, cuyos giros narrativos no decepcionan.

    El rey recibe (Seix Barral, 2018)

    Eduardo Mendoza

    Tras recibir en 2016 el Premio Cervantes, el nobel de la literatura en lengua española,Eduardo Mendozainaugura una trilogía (Las tres leyes del movimiento) con este libro que lleva impresas las marcas de su literatura: maestría en la creación de personajes tan divertidos como entrañables y un humor desternillante mezclado con brillantes cavilaciones sobre el contexto de los relatos.

    El rey recibe nos acerca a la vida de Rufo Batalla, un joven periodista barcelonés, “amante mediocre, escaso de medios y de temperamento abúlico, pero con el certificado de buena conducta grabado en el rostro”, cuya vida nos acerca a los años sesenta y la influencia de aquella generación en el mundo contemporáneo.

    Ida Vitale. Poesía reunida (1949-2015) (Tusquets, 2017)

    Ida Vitale es, sin duda, una de las voces esenciales, más ricas y sugerentes de la lírica hispanoamericana (Premio Reina Sofía de Poesía, 2015; Premio Cervantes, 2018, entre otros importantes reconocimientos dan testimonio de ello). En 2017, su poesía reunida —más de medio siglo de producción—significó para muchos, yo me incluyo, ratificar la convicción sobre el poder del lenguaje, sobre cómo el mundo es asible solamente a través de él.

    4321 (Seix Barral, 2017)

    Paul Auster

    La última novela de Paul Auster, uno de mis narradores favoritos, es un complejo ejercicio literario que muestra cuatro caminos distintos que el personaje, Archie Ferguson, recorre desde su infancia hasta la edad adulta, cuatro versiones paralelas a modo de autobiografía del autor, de lo que ha sido y lo que ha podido ser. El azar, el destino, las casualidades y la relación obsesiva con la literatura son, entre otros, los temas principales de esta espectacular narración.

    El libro de Tamar (Eterna Cadencia, 2018)

    Tamara Kamenszin 

    Descubrí la poesía de Tamara cuando, en 2011, recibió la Lira de Oro en el Tercer Certamen de Poesía Hispanoamericana Festival de la Lira con El eco de mi madre (2010), una obra íntima, lúcida y conmovedora sobre la muerte y el alzheimer de su madre. En 2018, aparece El libro de Tamar, una novela autobiográfica —por definir un género, aunque está claro que la argentina inventa uno con esta publicación: ensayo sobre las relaciones de pareja, tratado de crítica literaria, novela y a la vez poema de desamor— cuyo germen es la hoja que su exmarido, el escritor Héctor Libertella, deslizó debajo de su puerta días después de su separación.

    Mi vida querida (Lumen, 2013)

    Alice Munro

    La premio Nobel canadiense tiene la extraordinaria capacidad de saber prenderse de la dimensión humana, con sus ausencias, dolores y quebraduras, que se esconden detrás de la cotidianidad de los días. El paso del tiempo, la imposibilidad del amor y las ansias de resolución son los detonantes transformadores de sus excepcionales personajes, rutinarios en apariencia, que trascienden la ficción y logran adentrarse en lo más profundo de la realidad norteamericana.

    El azul es un color cálido (Glénat Editions, 2010)

    Julie Maroh

    En 2013, tras hacerse con la Palma de Oro en el Festival de Cannes, la película La vida de Adele, adquirió mucha notoriedad; mientras que la crítica y parte del público la amaban, la historia de amor y las escenas de sexo entre dos chicas escandalizaban a varios otros. Lo que no muchos saben es que el filme del director Abdellatif Kechiche se inspiró en la hermosa novela gráfica de la ilustradora francesa Julie Maroh, en la que dibuja y cuenta la educación sentimental de una adolescente de diecisiete años y su intensa historia de amor que ocurre en medio de reivindicaciones sociales. Un emotivo y absorbente libro.

     


    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Amore es «mirar la mierda directamente a los ojos»

    Teatro del Cielo es una compañía reconocida ya a nivel internacional no sólo por esa distinguida identidad escénica sino también ...

    Leer más

    El Haiku O La Poesía De La Sutileza Y La Brevedad

    (A propósito del libro de haikú Desde algún árbol, de Mauricio Pino Andrade)   Para comprender la naturaleza y cualidades del haikú ...

    Leer más

    En defensa de la producción cinematográfica y audiovisual local

    Hay un bien y un mal en el campo cinematográfico y audiovisual de Cuenca: por un lado, proliferan las gestiones ...

    Leer más

    Contracultura latinoamericana hoy

    “En un sentido más amplio, hablar de autogestión implica hacer uno mismo su propia gestión para crear y desarrollar su ...

    Leer más

    Grunge tree man

    De mis abuelos y mis bisabuelos

    (Tratado ornitológico sobre genealogía)   El viento atrapa el pálido ardor de las nubes A eso de las cuatro de la tarde Se cuela por ...

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN