SEGUIR LUCHANDO: el ecologismo sin justicia social no es ecologismo

Social & Opinión
Jul, 2019
Artículo por Liz Zhingri
Este artículo tuvo: 74 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • Recuerdo el día que la señora María desapareció. Hacía buen clima y afuera estaba completamente seco. Yo estaba pendiente del teléfono por si ella me devolvía la llamada. Sin embargo, a medida que llegaba el medio día, no había ninguna noticia de ella. Sus compañeras no la habían visto en sus zonas habituales y tampoco contestaba su viejo celular gris que tantas veces la vi guardárselo en el bolsillo de la pollera o en la parte delantera de su delantal azul. Me rendí tan pronto dio la una, después de cerrar tras de mí la puerta de la oficina, observé dos bolsas celestes en la casa del frente. «Es un buen día», me dije, «por lo menos le estará yendo bien».

    Habían pasado muchos sucesos desde el primer día en que la vi. Entre cafés y reuniones, me había dejado asomarme un poco a su vida. Su mirada fuerte y rodeada de arrugas, dotaba a todas sus anécdotas de una seriedad única, incluso a las más jocosas. La primera vez que hablamos en confianza fue en la oficina de la empresa pública de aseo municipal, después de intercambiar banales opiniones sobre el cabello, acotó con una sonrisa que el mío era casi tan lindo como el de ella cuando estaba casada. Después –me dijo– se lo cortó a ras porque su ex esposo, utilizando la larga trenza que ella se hacía con ese antiguo cabello, la estrangulaba hasta la asfixia. Esa fue también la primera vez que me dejó sin palabras.

    Con los días me enteré que se había mudado de ciudad y sentí pena. Doña María me había enseñado en poco tiempo más sobre liderazgo, política o feminismo que cualquier discurso de Emma Watson en la ONU, y ahora ya no estaba.

    ***

    La señora María pertenece a una de las asociaciones de reciclaje de Cuenca. A enero de 2019, este era el costo por kilogramo de cada uno de los siguientes materiales que ella, junto con sus más de 600 compañeras y compañeros recogen, limpian, transportan, almacenan y venden:

    0.10 ctvs. por kg. de cartón

    0.20 ctvs. por kg. de plástico

    0.13 ctvs. por kg. de papel

    0.02 ctvs. por kg. de vidrio

     

    Tienen que pasar dos o tres meses hasta que puedan juntar una cantidad considerable de material que alcance un peso óptimo y pueda reportar una ganancia que pocas veces completa un sueldo básico.

    Para elaborar una política pública local o nacional que reconozca y valorice el reciclaje como un servicio público, y así se garanticen los mínimos para un trabajo digno de las mujeres y hombres que realizan este trabajo, es necesario que varias voces técnicas, jurídicas y académicas se junten para elaborar una propuesta en cuyo centro estén los derechos laborales y una preocupación legítima por la naturaleza.

    Quienes han venido dando esta batalla son las asociaciones de reciclaje, cuyas lideresas, como Doña María, han puesto de manifiesto demandas urgentes para frenar la precarización en la que se encuentra su labor actualmente.

    En América Latina, más del 80 % de recicladoras son mujeres. El capitalismo verde propone modelos económicos cuyos representantes empresariales, con guía ecologista en la mano, nos venden ideales de ciudades limpias y eficientes. Y el ecologismo sin justicia social no es.

    ***

    Una noche común al tomar el transporte de regreso a casa, el bus arrancó con la violencia característica de un viernes con lluvia y vallenato en la radio. Mientras los burócratas y los colegiales se peleaban por su centímetro de bus, yo caí sobre dos mujeres que iban sentadas en los puestos de tercera edad. Al levantar la cabeza, ahí estaba ella:

    • Doña María, ¡tanto tiempo sin verla! ¿cómo está usted?, ¿por qué se ha desaparecido tanto tiempo?
    • Me cansé, oiga, me cansé. La vida está dura y me fui lejos… pero ya regresé para seguir luchando.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Animales políticos

    Somos animales políticos (Zoon politikón, en términos aristotélicos), cada acción de nuestro diario vivir tiene una carga política, sí, eso …

    Leer más

    Foto:  David Díaz Arcos

    ¡Viva la lucha de los pueblos indígenas y campesinos, carajo!

    Los dedos, la razón y el alma aún tiemblan tras la indignación de la dignidad,

    tras la toma de las calles,

    tras …

    Leer más

    Párame Bola Fest 2019

    Tercera edición del Párame Bola: primera vez que voy a trabajar a un festival, ¡ un placer inmenso!. Esta fiesta …

    Leer más

    Luis Humberto Salgado: el Beethoven ecuatoriano


    «Hay que comprender con el cerebro en tensión y escuchar con el ánimo inmerso en la contemplación auditiva de las …

    Leer más

    La contracultura como apuesta para la construcción de una vida feliz

    Decía Facundo Cabral, el cantor de la esperanza y de la alegría de vivir, que «estás hecho para la felicidad: …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN