La emigración española a Ecuador. Una historia entre dos crisis

Social & Opinión
Ago, 2016
Este artículo tuvo: 214 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Fuente: www.politicaexterior.com

La crisis económica que sufre España desde finales de la pasada década ha propiciado la emigración de españoles a Ecuador entre 2008 y 2015, de forma tal que entre ambas fechas han llegado al país 38.283 personas con nacionalidad española; aunque el 63% son españoles nacidos en Ecuador que retornan con nacionalidad española.

Los emigrantes españoles nacidos en España y mayores de edad son, en su mayoría, jóvenes con edades comprendidas entre los 25 y 34 años, proceden principalmente de Madrid, Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia y residen sobre todo en Quito, Guayaquil y Cuenca. Poco más de la mitad de ellos son hombres, y en general son personas solteras, aunque muchas de ellas con pareja ecuatoriana. Son principalmente profesionales altamente cualificados; de hecho, dos de cada tres posee estudios universitarios y casi la mitad cuenta con títulos de postgrado.

La mayoría de estos emigrantes españoles llegaron a Ecuador atraídos por las políticas gubernamentales que se han ido implementando para impulsar el cambio de la matriz productiva. Para ello, Ecuador necesitaba profesionales altamente cualificados y la mayoría de los ecuatorianos no contaba con las cualificaciones requeridas, por lo que el gobierno decidió importar dicha mano de obra.

De hecho, en 2010 el gobierno comenzó un proceso de evaluación de las universidades ecuatorianas, por medio del cual se cerraron muchas universidades no competitivas y se obligó a las restantes a contratar docentes con titulación de máster o doctor. Como había escasez de profesionales ecuatorianos con dichas titulaciones, las universidades decidieron contratar estos perfiles en el extranjero; algo que se vio reforzado por la puesta en marcha del Programa Prometeo, un programa gubernamental de captación de capital humano altamente cualificado para las universidades. Debido a ello, muchos emigrantes españoles se han dedicado a la docencia en el ámbito universitario.

Sin embargo, la mayor parte de los españoles que han llegado al país habían nacido en Ecuador. Esto se explicaría por las migraciones de retorno de los ecuatorianos residentes en España y con doble nacionalidad, fruto de la migración entre ambos países durante la década del 2000. Dicha migración de retorno, producida igualmente en el contexto de la crisis económica española, se ha visto favorecida por las ayudas al retorno promovidas por los gobiernos ecuatoriano y español. Aunque muchas de las personas que han retornado no lo han hecho solas, sino que han venido acompañadas de una familia formada en España, con hijos nacidos en España y con pareja española.

Los españoles que han llegado a Ecuador lo han hecho, en su mayoría, escapando de la crisis económica que sufre España desde 2008. En la época de bonanza de la economía española, muchos de sus ciudadanos se formaron académicamente para poder acceder a puestos de trabajo más cualificados; pero cuando la crisis comenzó a azotar el país estas personas se encontraron con que no podían alcanzar las expectativas laborales que habían formado. Por ello, muchas de ellas se vieron obligadas a aceptar trabajos que estaban por debajo de su cualificación o a buscar empleo en el exterior; y Ecuador les brindó unas oportunidades laborales que hubieran sido impensables en España. De esta forma, Ecuador pasó a convertirse en el primer país del continente americano por número de emigrantes españoles recibidos, incluyendo a los retornados nacidos en Ecuador con nacionalidad española. Así, los españoles encontraron en Ecuador las oportunidades que no tenían en España, a la vez que el país aprovechaba la formación de éstos para cambiar su matriz productiva.

Sin embargo, parece que esta situación está cambiando. Ecuador está padeciendo desde 2015 una importante crisis económica derivada de la caída de los precios del petróleo, y ya no es la tierra prometida de los profesionales extranjeros altamente cualificados. Y a la crisis económica hay que sumar la catástrofe derivada del terremoto acaecido en la costa norte del país en 2016.

El sueño ecuatoriano ha comenzado a desvanecerse y, en este contexto, el gobierno se ha visto obligado a tomar medidas muy impopulares. Ante la caída de las rentas petroleras y la imposibilidad de devaluar la moneda para estimular la economía por medio de las exportaciones, dada la dolarización del país, el gobierno ecuatoriano se ha visto obligado a ajustar su presupuesto, recortando el gasto público y aumentando sus ingresos.

Así, tanto la crisis como los ajustes fiscales, han hecho que el mercado laboral ecuatoriano no ofrezca ya las mismas oportunidades que en años anteriores. Al cierre de facto del Programa Prometeo y de los programas de retorno de emigrantes, se ha unido el regreso de miles de ecuatorianos que en los últimos años se han formado en el exterior, y debido a ello las oportunidades laborales para los extranjeros, españoles incluidos, son ahora mucho menores; con la excepción, tal vez, de aquellos que cuentan con títulos de doctorado.

Además, algunos indicadores macroeconómicos parecen mostrar indicios de que la crisis económica en España ha comenzado a remitir, lo que está generando unas expectativas laborales favorables para los emigrantes españoles, muchos de los cuales han emprendido ya el retorno a España, y entre ellos los emigrantes residentes en Ecuador.

Estos vuelven a su país con un gran currículum forjado en el exterior y con la ilusión y la esperanza de ser más competitivos en el mercado laboral español. Pero si en España no encuentren el trabajo que esperan, no dudarán en iniciar una reemigración a otro país donde seguir ampliando su currículum a la espera de un retorno cada vez más lejano.

 

*Mª Jara Rodríguez-Fariñas es Doctoranda en Sociología en la Universidad de Huelva (España) y miembro del Centro de Investigación en Migraciones de dicha universidad. Ha sido becaria de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo en el PYDLOS de la Universidad de Cuenca, donde ha desarrollado una investigación sobre la nueva emigración española a Ecuador, en el marco del Proyecto FIUCUHU de cooperación interuniversitaria, financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    El anonimato de Boris Vian se luce entre otras propuestas surrealistas

    “Cessio” por Carlos Maldonado. IG: @yeye.cmUn concierto casi sacado de la imaginación de Magritte o de los sueños de Dalí …

    Leer más

    Ph: Jorge Peláez S.

    Un viaje alegroacústico con Esto Es Eso

    La gira acústica de Esto Es Eso pasó por República Sur para abrigar a Cuenca con una velada íntima pero …

    Leer más

    Tierra Sola

    Guayaquil, 14 de mayo del 2018. En las puertas del teatro Muégano, una gran fila de gente esperando a ver …

    Leer más

    El proyecto de la inmanencia. Claves cotidianas para una mirada ausente

    Hace más de noventa años, Martin Heidegger (1), después de cavar hondo sobre la pregunta fundamental formulada por Leibniz (2), …

    Leer más

    Chimbote en el plano cartesiano. Apuntes de política

    Chimbote es un personaje curioso, desagradable y burdo de la literatura ecuatoriana; entre las grietas del realismo social permanece masturbándose …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN