Desafíos ciudadanos de Cuenca

Social & Opinión
May, 2019
Artículo por Ana Elisa Astudillo
Este artículo tuvo: 48 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • El modelo de ciudad que se ha difundido en los ciudadanos a escala global es la de la ciudad empresarial, cuya función es garantizar la reproducción del capital financiero y sus dinámicas especulativas. Tanto el diseño como la gestión de las ciudades consisten en la mercantilización de servicios, así la vivienda, la identidad, el espacio público, entre otros, son, sobre todo, bienes monetarizados y absorbidos por la privatización. En esta dinámica, los vínculos público-privados funcionan como una transacción de recursos públicos en capitales privados.

    En la actualidad, esta estructura tanto material como política de las urbes se ha ido fortaleciendo y, consigo, la formación de un ciudadano despolitizado que más que habitar la ciudad, la sobrevive. Este modelo ha minado la sensibilidad, la forma de vivir y pensar de quienes con nuestras presencias hacemos las ciudades, cambiando a los sujetos políticos de lo urbano a simples consumidores.

    La acción social y su capacidad transformadora han sido constreñidas, dejándonos una cultura individualista distraída en las vitrinas y el marketing. En este sentido, la generación de políticas públicas desde las autoridades de turno ha sido utilizada generalmente para gestiones de corte populista o asistencialista que buscan aprobación social. Las políticas públicas se filtran en la subjetividad, por lo que son tecnologías ideológicas que facilitan el control de la población a través de la incidencia sobre sus hábitos y estilo de vida, en la definición de las necesidades y, por supuesto, en sus condiciones de vida. Esta cualidad de aparecer como normas legítimas dadas por la autoridad y la supuesta neutralidad de la ley hacen más efectivo su cumplimento, ya que son percibidas como incuestionables, lo que incide en el proceso de despolitización de la población: la gente naturaliza las normas y se somete a ellas sin cuestionar su validez.

    El diseño de una ciudad, sus espacios y su distribución interfieren directamente en los sistemas de gobernanza y control de la sociedad civil. Por ello, es urgente cuestionarnos y repensar la política pública local, implementando herramientas que respondan a las demandas y acuerdos ciudadanos y fortaleciendo la responsabilidad social en torno a las nociones de lo común y lo ético. Necesitamos rescatar nuestro derecho a una participación política que reconozca e incluya la diversidad de todos los sujetos que convivimos en las ciudades, que somos los productores del espacio y no meros usuarios.

    Cuenca es un universo que conjuga unas dinámicas globales y locales que constituyen la cultura política particular de nuestra ciudad, una cultura que se caracteriza por el escaso empoderamiento ciudadano, las relaciones jerárquicas y paternalistas y por la débil organización social. Esta realidad contribuye a la domesticación del conflicto, que limita la configuración de un actor colectivo y refuerza las lógicas institucionales que suplantan la acción ciudadana por decisiones impuestas en nombre de una autoridad legitimada electoralmente y desde una concepción del urbanismo modernizante que todo lo homogeniza y somete a la lógica del mercado. Es fundamental considerar la implicación de los sujetos en la problematización de lo público y en la construcción de su entorno.

    Cuenca —como ciudad y obra construida por la historia colectiva de una sociedad diversa— cobra vida de acuerdo a la performatividad de las personas en el espacio público, donde se visibilizan las diferencias, las disputas y los conflictos, pero también se establecen diálogos y se manifiestan las demandas sentidas de las personas comunes. Cuenca es dibujada por estos actores como una forma de reivindicación de su existencia al margen de lo sistémico. De esta forma, el entorno construido no solo es un escenario o una materialidad externa a los sujetos que las habitan, tienen también significados y funciones sociales que se han cristalizado a lo largo de la historia. La discusión alrededor de lo común y lo público resignifica tanto lo político como los bienes simbólicos, no sólo en relación a su consumo, sino sobre todo a su creación como estrategia para crear lugares y puntos de encuentro social y cultural.

    Hoy más que nunca es el momento de dotar de significados, construir lenguajes y concretar prácticas coherentes con las necesidades de un mundo compartido. Por ello, la apuesta no es pensar en el cambio para que sea otro discurso escrito, sino por una transformación que nos permita continuamente reflexionar, crear y llegar a acuerdos, además de cambiar las estructuras inflexibles que se alejan de la realidad social por dinámicas de reflexión en la praxis y así transformar el entorno construido que nos rodea.

    Cuenca cuenta con diversos colectivos ciudadanos, diferentes en sus luchas y reivindicaciones, pero que comparten el compromiso común por un cambio basado en el respeto a los derechos y a la convivencia. Si esa es la opción, estaremos convirtiendo a Cuenca en una matriz de producción cultural y nuevas dinámicas sociales a partir propuestas, sentires y formas de enfrentar la realidad desde posturas corresponsables en el reconocimiento desde el otro.

    En el actual contexto mundial de continua derechización, aun más próxima en la coyuntura latinoamericana, y luego de vivir un proceso electoral para nuevas autoridades locales, hay que tomar en cuenta los conflictos que son, ante todo, la denuncia de la violencia de un estado al servicio del mercado. Así pues, la solidaridad es una acción contestataria ante la fragmentación social y la cultura del consumo: el encuentro y el diálogo son la única respuesta para recuperar y crear otras formas de relacionarnos más justas y equitativas.

    Hay que remarcar que la ganancia más grande de las últimas elecciones tuvo lugar en Kimsacocha, donde la negativa al proyecto minero ganó con el 87 % de los sufragios. Esta es la posibilidad de posicionar nuevamente las demandas invisibilizadas por los gobiernos de turno. Hoy es la lucha por la defensa del agua, pero siguen presentes las resistencias feministas y de las diversidades sexo-genéricas, la equidad en el acceso a los servicios y la justicia espacial, así como la reivindicación del campo como espacio estratégico para la construcción de ciudades más sustentables y económicamente diversas y muchas otras luchas más.

    Durante este proceso electoral se desarrolló paralelamente la activación de espacios de reflexión y proposición ciudadana, buscando evitar que el voto nos quite la voz y disminuya la acción política a una mera elección. Colectivos y personas confluyeron a discutir qué ciudad imaginamos y deseamos, qué modelos de gestión demandamos y qué soluciones posicionamos desde la política ejercida por todos los que habitamos Cuenca. Es en estos espacios donde las nuevas autoridades deberán responder para garantizar que la población reconozca el espacio público como la primera arena de lo político, pues es ahí donde se produce el encuentro y la posibilidad de construcción de las diferentes formas de habitar que existen en Cuenca.

    Soc. Ana Elisa Astudillo, Mst.

    Colectivo Cuenca Ciudad para Vivir


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Fuente: Unsión TV

    Juan Andrade Polo: “Cada recurso que tenemos lo hemos multiplicado”

    Festival Escenarios del Mundo está celebrando su decimotercera edición y Juan Andrade, director y curador del festival, hace gala con …

    Leer más

    Escenarios del Mundo: Una visión panorámica al teatro

    Después de hacerse acreedor a la presea de Festival Emblemático del Ecuador, del Ministerio de Cultura y Patrimonio, este 25 …

    Leer más

    Autor: Jean-Baptiste Marie Pierre

    LA VIRGEN

    Después de hacer el amor, la Virgen tiene sed. Desnuda, va hasta el pozo, recoge la cuerda y bebe del …

    Leer más

    Ph: El Mercurio

    El Bosque de Shiro

    La aventura de vivir haciendo dibujitos
     

    Es grato tener como profesión a uno de mis mejores pasatiempos de mi infancia. Los …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN