Por qué prostituir a una mariposa fue la mejor opción del 2015

Música
Ene, 2016
Artículo por JLG
Este artículo tuvo: 488 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • Fuente: kendrick lamar

    Aunque su título original fue pensado como To Pimp a Caterpillar, pretendiendo ser un acrónimo en honor al famoso MC de los noventas, Tupac Shakur (presente como un fantasma en todo el álbum), que fue asesinado el 13 de septiembre de 1996 por motivos que aún no son claros. Algunas teorías apuntan a pretenciosas y fabulosas teorías de conspiración por parte de sociedades secretas como los Iluminati; otras a la voraz batalla que mantenían disqueras y raperos de la costa Este y Oeste en los Estados Unidos, que finalizo con la muerte de otro icono del rap, Notorius B.I.G, en marzo del 97; quien estuvo bajo la lupa de las investigaciones junto con Sean Combs aka, Puff Daddy, por la muerte de Shakur. Estos dos asesinatos no han sido resueltos hasta hoy.

     

    En To Pimp a Butterfly, tercer álbum de estudio de Kendrick Lamar Duckworth, originario de Compton, California (cosas de la vida, cuna de Dr. Dre también), encontramos esa problemática del pasado, que sigue siendo parte del presente de la cultura afroamericana: abuso policial, racismo, injusticia, influencia política y la lucha entre miembros de la propia clase, son plasmados en sus versos de forma elocuente, brillante; interpretados bajo un estilo único y versátil en cada pasaje de este disco lleno de jazz, funk, neo-soul y que rinde tributo a la era “Bling Bling” del hip-hop de los años 90.

     

    Los álbumes de Kendrick Lamar son estructurados como un todo, como un guion cinematográfico, como fue el disco Good kid m.A.A.d city del 2012 (considerado por muchos como uno de los mejores discos de ese año), en el que cuenta un historia con diferentes personajes, ficticios y reales. En el trabajo del 2015, el mensaje de Lamar no es representado por personajes, sino desde una perspectiva personal: hace un llamado a la cultura afroamericana a realizar una autocrítica, en ocasiones con tonos sarcásticos como en el caso del track inicial, “Wesley’s Theory”, que inicia con el sample de Boris Gardiner “Every Nigger is a Star”, ya que la canción trata sobre la falta de control de la fama y el dinero tomando como ejemplo al actor Wesley Snipes (famoso actor en los noventas), que fue encarcelado por evasión de impuestos. En “King Kunta”, Lamar hace referencia a la negativa imagen que tiene el estereotipo de formar parte de un guetto. En “i” llama al cambio, a que es “su tiempo”, a la autosuperación, a la autoestima. En resumen, las líricas de este álbum son justamente lo atípico en un mundo de hip-hop donde el sexo, drogas y violencia son plasmados crudamente; Lamar no los deja a un lado, pero los critica, los minimiza. Rompe con el estereotipo del rapero gánster y llama a la cultura afroamericana a un despertar.

     

    En lo musical, este álbum tiene varias colaboraciones entre que las que destacan George Clinton (para algunos padre del funk), Snoop Dogg (anecdóticamente el único rapero invitado), Bilal (solista de neo-soul), Anna Wise (cantante del duo experimental indie, Sonnymoon), quien declaró que Kendrick Lamar es el Quentin Tarantino de la música.

     

    La producción estuvo a cargo del músico y productor Terrace Martin en su totalidad, pero también con la participación de Flying Lotus (Wesley’s Theory) y Pharrell Williams (Alright), la mezcla estuvo a cargo de Ali, Tae Beast y Sounwave.

     

    En la musicalización, Thundercat, Kamasi Washington que también tuvo un excelente álbum de Jazz este año y Robert Glasper, entre los más destacados. Algo interesante, y que muestra la consecución de este disco, es que Flying Lotus entregó a Lamar en el 2013, un año después de iniciado su proyecto, varias producciones realizadas bajo su alterego, Captain Murphy. Traigo esto a colación porque es indudable la influencia del You’re Dead, disco de Flying Lotus lanzado en 2014, al cual Lamar fue invitado a experimentar sus versos en una producción de jazz moderno, en “Never Catch Me”. Tal vez algo que estaba buscando para concretar el concepto de su álbum 2015, con sus respectivas diferencias.

     

    Pero lo que convierte a To Pimp a Butterfly en el mejor álbum del 2015 es que estamos al frente de algo diferente, atípico, con mucha versatilidad y armonía al momento en el que Lamar recita sus versos (como pocos lo han hecho en la historia de este género). Sus interpretaciones se fusionan de forma orgánica con diferentes géneros musicales, como lo hace en “For Free? (interlude)” una canción de intenso y complejo jazz clásico o en “These Walls”, un tema cargado de soul, en el que la interpretación del californiano es perfecta. Esto nos da una idea del nivel artístico del rapero, de su talento, de su apetito de desafiarse artísticamente, de asumir riesgos, de plantearse proyectos cada vez más complejos.

     

    Otro factor muy importante es su creatividad y el concepto que ha logrado en sus obras hasta el momento; en este proyecto quedan en evidencia sus influencias enraizadas en las bases de la música negra y en el hip-hop de los noventas, específicamente su admiración hacia Tupac Shakur, quien, como mencioné, está presente influenciando musicalmente este álbum y de manera espectral en la entrevista que le realiza Lamar al final del álbum, en la canción “Mortal Man”.

     

    Queda corto el papel para seguir justificando porque, To Pimp a Butterfly, de forma unánime fue el mejor álbum de este 2015. Pero, más importante aún, es reconocer el trabajo que viene realizando Kendrick Lamar y que sin duda alguna, lo coloca como el “Rapero de la Década”; por encima de Kanye West y el mismo Dr. Dre, que lanzo su ultimo y esperadísimo álbum, “Compton”, y del cual nadie habla.

     

    Fuente: vinyl “tu pimp a butterfly”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Luis Humberto Salgado: el Beethoven ecuatoriano


    «Hay que comprender con el cerebro en tensión y escuchar con el ánimo inmerso en la contemplación auditiva de las …

    Leer más

    La contracultura como apuesta para la construcción de una vida feliz

    Decía Facundo Cabral, el cantor de la esperanza y de la alegría de vivir, que «estás hecho para la felicidad: …

    Leer más

    El día que Gamaliel conoció a Marilyn

    Hace unos días recibí la visita de algunos familiares, entre ellos Gamaliel, el hijo pequeño de uno de mis parientes. …

    Leer más

    Volver a la tierra

    Hace tiempo que dejé mi tierra, mi tierruca, como la llamamos allí, en esa región del norte de España, para …

    Leer más

    Manuel Vilas: «Al final, somos lo que recordamos»

    Hace poco escuché decir que leer un libro es lo único que en estos tiempos convulsos nos desconecta de todo …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN