Mis canciones favoritas de la patria

Música
Oct, 2016
Artículo por Leo Espinoza
Este artículo tuvo: 582 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Fotografía: Facebook/Niñosaurios

Encima de cualquier sueño o meta que aspire en mi vida, quiero llegar a hacer buenas canciones. Una tras otra. Cientos de temas que expresen lo que quiero decir con claridad, y no puedo. Que la gente se identifique, como yo me he identificado tantas veces, con alguna cosa que diga, y que ese sentimiento les acompañe en los momentos más felices o tristes de sus vidas.

Yo creo en la capacidad curadora de una canción. En su posibilidad inspiradora, destructiva, creadora. En la habilidad que tiene para cambiar tu día, tu año y tu vida. Creo en una canción más de lo que creo en cualquier otra cosa.

Podría hablar eternamente acerca de mis canciones favoritas del mundo. Pero prefiero hablar de mi país. No de la situación en la que nos encontramos los músicos, ni acerca de lo difícil que es querer vivir de la música. De eso ya se ha hablado suficiente. Yo quiero solo hablar de mis canciones favoritas del Ecuador, intentar descubrir por qué son tan buenas. Tal vez sea cuánto trabajo le mete la banda o el productor. Tal vez sea cómo llegan a tu vida, y lo que significan personalmente para ti. O, tal vez, sólo sea algo aleatorio e incomprensible, como todo en nuestras vidas.

 

La Máquina Camaleón – Conectado

El Felipe la describe como una visión post-apocalíptica, de cómo se siente así mismo. La esencia de una canción, cernida, pop. Vibra Beatles, I’m only sleeping. Arreglos de voz nivel Dios. Feeling. Me encanta la forma en la cual se narra una historia que no es una historia, sino una excusa para cantar una melodía buenaza. Es mi tipo de canción. Las guitarras que empiezan limpias, para luego ser empapadas de delay y reverberación, acompañadas con la cantidad exacta de flow, hasta culminar en un riff espacial que se extiende al infinito. Qué bien arreglada que está. El bajo ha-ciendo lo que debería hacer un bajo, manteniendo gigante y suaaavee a la canción. Unos órganos profundos y setente-ros llevan el tono siempre. Y la batería como tropezándose, muy creativa. La voz gangosa de mi amigo Feli aquí en-cuentra su trademark y se vuelve icónica. Nada sobra aquí.

Pop platónico. He llorado con esta.

 

Morfeo – Movimiento II, VI (eléctrico)

En el último track de su disco debut, la banda guayaquileña Morfeo experimentó con la creación de una canción con varios movimientos titulada “Luna”. Utilizando instrumen-tos folk como el banjo y el ukelele, en diez minutos nos dieron cátedra de composición.

Sin embargo, no fue hasta un par de años después cuando se dejaron de cosas y sacaron reversiones de algunos te-mas, pero con guitarras eléctricas y arreglos más demen-tes. Estos dos movimientos en particular llamaron mucho mi atención. Son otro trip. Aislándolos por completo de la obra gigantesca “Luna”, y analizando cómo funcionan en calidad de canciones individuales, me doy cuenta que son dos temas hermosos. Me hacía falta este acercamiento para realmente comprender qué querían lograr con cada uno de los momentos.

Dos canciones de dos minutos que duelen. Por su letra. Por sus acordes melancólicos. Por los coros, los arreglos de guitarras espaciales, la incesante búsqueda sonora. Por su honestidad y su valentía.

 

Adictos a Batista – Fiesta en la Habana

El dúo de punk con el mejor nombre de todos. Solo sacaron a la luz dos temas, grabados en sesiones efímeras, donde lo que parecía importar era la energía pura y dura. Riffs podridos y guitarras con distorsión.

Esta canción me hace acuerdo a los Ramones. Creo que esa era la idea. Los Ramones también hablaban de La Habana. También cantaban cosas no tan tristes con melodías muy tristes. Me encanta esa actitud punk melódica. Me gusta mucho la ambigüedad política que maneja la banda. No sé si solo soy yo, pero escucho “La no CHE”. Algo que diría un adicto a Fulgencio. Me gusta no entender si es solo una parodia de Batista, si es solo un chiste, o si en serio mi amigo José admira a los dictadores. Ahí está la magia.

 

 

Niñosaurios – El Triste

Una producción increíble. La canción más complicada de mi lista. Podrían ser cuatro temas distintos. Tiene la estructura de una ópera rock. Momentos duros, la voz más poderosa del país. Arreglos que van desde glam hasta bossanova. Un sentimiento melancólico, overdubs que funcionan y una letra que es a ratos densa y otros ratos new age. Es explorar la parte interior del ser. Unos sintetizadores que parecen trompetas nacen y se intensifican, volviéndola épica. Qué bien que cantan. Los tres musicotes dominan sus instrumentos, usándolos por el bien del tema, sin excesos. Y qué buen gusto, que grandes influencias tienen.

Debo mencionar que “Todo el Universo” es mi disco ecuatoriano favorito. Los mil años que se demoró la banda en sacarlo, la separación de lo que parecía ser una alineación perfecta, las broncas internas que hayan tenido… No digo que un disco perfecto compense estos problemas reales, humanos, ajenos a nosotros, el egoísta público. Pero sí suaviza el impacto, y nos deja algo que realmente vale la pena. Un trabajo de composición y producción fuera de este mundo.

 

 

Jodamassa – Ya todo está Planeado

Por lo general odiaría algo con esta cantidad de charango, mi instrumento menos favorito de todos. Y ya estaba odiando esta canción, hasta el minuto 1:09 cuando reventó ese coro y algo dentro de mí se murió inmediatamente. Qué bien esa melodía de voz. Qué tristeza se siente ahí. Ojalá haya sido accidente. Ese piano, ese bajo, ese bombo, gordísimos, ponen una base precisa para que los charangos no abomben, sino raspen el alma. La pena es que no la tocan casi nunca en vivo. Pero me imagino que es difícil, con todo ese arreglo folclórico. La canción demuestra conocimiento acerca de las cosas que nos parten el corazón. Es tan clara. Transmite un sentimiento universal. Eso es lo que se busca.

 

Otras!

Hay otras que me gustan muchísimo, pero exceden el máximo de mil palabras que me exige la editora. El no describirlas no tiene que ver con jerarquía, sino no se me ocurrieron hasta el último. Mencionaré algunas, no todas, porque no me acuerdo en este momento. Pero son canciones que me rompen el corazón, el cerebro, o ambos. Les recomiendo oírlas más de mil veces cada una, hasta que se acaben sus días en la tierra.

 

Espumita – Carnaval de Guaranda

Pastizales – Ultimo Día/Nostalgia

La Madre Tirana – Ipanema

Jodamassa – Bolerezca

Lolabúm – Animales Mal Disecados/ Ventanas/Nuevos Barrios Viejos

Tranzas – Dime si Recuerdas

Sal y Mileto – El Viaje

Los Animales Lisérgicos – Dogstar/Seis Elefantes Muertos/ El Fantasma de Lennon

Chris Diaz – Suenan cosas en la Casa/Refugio

Hector Napolitano – El Cangrejo Criminal

Ricardo Pita – Las Cenizas

Promesas temporales – Gringa Loca

Julio Jaramillo – (Todo)

 

Fuente: La Máquina Camaleón Facebook

Fuente: Morfeo Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Ph: Jorge Peláez Salinas

    EVHA viene acompañado de un artista Internacional

    La banda de Mateo Kingman, EVHA, se dio una vuelta por las 3 ciudades principales de Ecuador junto a los …

    Leer más

    El ahogado (César Dávila Andrade)

    Salir en la noche, pálida ya de aurora,
    y elegirse entre los ahogados más humildes en el Señor.
    César Dávila
     
    Yo fui el …

    Leer más

    Poesía quemada

    …/Y te quemaré en mí, Poesía!…/
    César Dávila Andrade
    Así con el fragor de una batalla, con el estrépito de la metáfora, …

    Leer más

    Entrevista a Jorge Dávila sobre la vida y obra de César Dávila

    Las pasiones, las profundas búsquedas y la vida bohemia de César Dávila Andrade están muy presentes en cada una de …

    Leer más

    César Dávila Andrade

    Hace algún tiempo, para la Biblioteca de Autores Ecuatorianos, BAE, de la Universidad Particular de Loja, escribimos una reseña biográfica …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN