La Fiesta de la Música sorprende por su lineup poco sorprendente

Música
Jul, 2018
Artículo por Amyr Sarmie
Este artículo tuvo: 254 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

“Este año no hay bandas tan buenas” es la frase que circulaba por las calles y redes sociales de muchos cuencanos, al conocer el cartel oficial de la Fiesta de la Música edición 2018. Tal vez ello fue la causa de por qué en el “escenario principal” hubo tan poca gente para cerrar esta Fiesta de la Música en comparación con ediciones anteriores.

¿Realmente estuvo tan mal la Fiesta de la Música 2018? De hecho, para responder esta pregunta hay que tener en cuenta un montón de factores. Lo que sí hay que admitir por adelantado es que, en lo que se refiere a calidad musical, tampoco estuvo tan mal la cosa. Y a lo mejor estamos haciendo de “abogado del diablo” con esta afirmación; pero, como ya se dijo, hay que tener en cuenta muchos factores.

Para empezar, si comparamos los lineups solamente del parque De la Madre nos encontramos con Radio Fantasma, La Locro Banda y los Swing Original Monks en 2014; Jodamassa, Alkaloides, La Máquina Camaleón y Mateo Kingman en 2016; Les Petits Bátards, Santamuerte y Ayawaska el año pasado. Todas éstas, bandas muy reconocidas de la escena nacional. Por su parte, los más “reconocidos” del 2018 fueron Ganjah Roots y Adrián Matos, que tampoco es que sean superfamosos.

Sin embargo, en cuanto a números, el 2018 tuvo más bandas, más músicos y más venues que el año pasado, aún sin contar el Ballet Coppélia del escenario de música clásica, puesto en escena por la Orquesta Sinfónica de Cuenca y el Ballet Nacional del Ecuador.

Pero ya enfocándonos puramente en lo musical… Es cierto: La Fiesta de la Música 2018 tuvo tanto artistas buenos como malos. Es así que en el escenario indie estuvo Neoma, con su pseudofolk popero, meloso y plano, aunque sentido y afinado también. Justo después, para seguir con esa onda medio monótona, se presentó Elia, que tiene una música movida sí, pero a los músicos les falta un poquito de espontaneidad, especialmente en los ritmos rápidos. En el parque De la Madre estuvo Broken Back, reconocidos por su folk mainstream y su buena energía, pero igualmente empalagosos y poco contagiosos.

En el extremo positivo de la balanza estuvieron los Donnie Parko; quienes, además de mostrar una actitud arrolladora sobre el escenario, se destacaron por un empaste tanto musical como emocional en el parque Calderón. Los Astroyaks, por su parte, le dieron estabilidad y seguridad al escenario principal. Ahí mismo, Fat Chancho brilló no tanto por sus máscaras extravagantes o su perfomance exagerada, sino más por unos cambios de ritmo precisos y prolijos, además de una voz alienígena que anunciaba “un encuentro del cuarto tipo”. En el escenario de World Music, Don Bolo lució su Groove potente y su perfecto juego de matices.

Claro que vimos muchos otros artistas de la Fiesta de la Música, los cuales se ubicarían cerca del centro, en donde las virtudes y los defectos encuentran un bonito equilibrio. Aunque cabe recalcar que dicho equilibrio sí estaba ligera y sutilmente más inclinado hacia el lado positivo de esta balanza hipotética. Por ejemplo, Druida Ensamble Celta en la Escuela Central, con poca energía y poco juego de matices, pero con una gaita y un ensamble muy auténticos. Asimismo, en el escenario de Rock-Metal estuvo Mr. Monkey, que mostró su interpretación con un fraseo poco apreciable, pero con una armonía potente y enérgica.

De lo que no hay duda es de que, este año, la Fiesta de la Música prefirió traer músicos más novedosos y dejó un poco de lado los nombres ostentosos. Bueno, un poco no… bastante. ¿A qué se deberá esta decisión del jurado? ¿Será que están optando por impulsar el talento emergente o será que está relacionado más con el presupuesto del festival?

Nos mantendremos al tanto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    El anonimato de Boris Vian se luce entre otras propuestas surrealistas

    “Cessio” por Carlos Maldonado. IG: @yeye.cmUn concierto casi sacado de la imaginación de Magritte o de los sueños de Dalí …

    Leer más

    Ph: Jorge Peláez S.

    Un viaje alegroacústico con Esto Es Eso

    La gira acústica de Esto Es Eso pasó por República Sur para abrigar a Cuenca con una velada íntima pero …

    Leer más

    Tierra Sola

    Guayaquil, 14 de mayo del 2018. En las puertas del teatro Muégano, una gran fila de gente esperando a ver …

    Leer más

    El proyecto de la inmanencia. Claves cotidianas para una mirada ausente

    Hace más de noventa años, Martin Heidegger (1), después de cavar hondo sobre la pregunta fundamental formulada por Leibniz (2), …

    Leer más

    Chimbote en el plano cartesiano. Apuntes de política

    Chimbote es un personaje curioso, desagradable y burdo de la literatura ecuatoriana; entre las grietas del realismo social permanece masturbándose …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN