Un viaje alegroacústico con Esto Es Eso

Música
Ago, 2018
Artículo por Amyr Sarmie
Este artículo tuvo: 267 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

La gira acústica de Esto Es Eso pasó por República Sur para abrigar a Cuenca con una velada íntima pero muy amena. En efecto, la agrupación (E3), en modo trío, nos visitó este sábado 28 de julio con una dosis de energía que levantó de sus asientos a todos los republicanos haciéndonos cantar y bailar, todo ello acompañado de bromas y anécdotas que enfervorizaban aún más la fría noche.

Se hicieron las 10:30 de la noche y el atrio de nuestra casa estaba abarrotado de gente sentada por todas partes, las mesas ya no abastecían y muchos tuvieron que ubicarse en las escaleras o quedarse de pies para disfrutar de Esto Es Eso. Entonces arrancó. Luis Villamarín y sus compañeros ya desde el inicio se lucieron por su seguridad y energía, con una entrada que automáticamente activó al público republicano. A partir de entonces esa energía se mantuvo in crescendo.

Lo especial de este concierto es que de hecho no parecía un concierto, Esto Es Eso hubo roto la cuarta pared del escenario desde el primer momento y era como si los artistas se estuviesen encontrando con viejos amigos con los que podían dialogar, contar chistes y ser ellos mismos. El ambiente se daba para acompañarlo con unas copitas tanto arriba como abajo del escenario; sin embargo, la calidad musical conservaba su loable fervor.

Una velada dividida en dos partes, en las que se iban intercalando algunos de los clásicos éxitos de Esto Es Eso, como Reflexiones, Oso polar y Vida musical, con algunas nuevas canciones que escuchábamos por primera vez; sin dejar de lado algunos covers como Another brick in the Wall, de Pink Floyd, en un popurrí con Café, mientras nos contaba la mágica historia de cuando David Gilmour había ido a visitar La Esperanza imbabureña. Otro cover fue el de Au-D, Tres notas, con un rasgado gitano que nos narraba la experiencia de cuando Villamarín vivió en España.

Más de 2 horas de concierto (con intermedio y todo) pasaron volando y ya muy cerca del final el público abandonó la comodidad de sus asientos para pararse a gozar del Groove melancólico pero enérgico de Esto Es Eso. Luis, Fercho y Daniel cerraron su show con Light it up y con unos republicanos que la coreaban más fuerte que ellos mismos. Es así que tanto la gente como los E3 se despidieron: contentos, agradecidos y alegrones.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Evocando a Foster Wallace


    Entre pliegues y texturas de una broma
    Están dos peces jóvenes nadando y se encontraron por casualidad con un pez mayorque …

    Leer más

    Se buscan auspiciantes para el horror

    Cuando pequeña escapaba del frío y de los rezagos familiares del colonialismo en la biblioteca de mi abuelo que consistía …

    Leer más

    Black metal noruego

    La oscura sinfonía del Norte en Oslo y Bergen
    Quizás un músico buscaba la morada del Norte en oscuras sinfonías, su …

    Leer más

    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    Festival La Orquídea

    Del cine al espectáculo
    Desde Francis Ford Coppola hasta Miguel Bosé, estos fueron algunos de los artistas que formaron parte de …

    Leer más

    Entrevista a Filmarte

    Gabriel Páez e Isabel Rodas
    Nos reunimos de nuevo, después de mucho tiempo, con los cabezas de Filmarte: Isabel Rodas y …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN