El Descanso 2017

Música
Dic, 2017
Este artículo tuvo: 357 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Neon Indian
Fuente: https://www.facebook.com/neonindian/

Luego de la gran acogida que tuvo el Funka Fest en Guayaquil, y de la lamentable noticia de la cancelación El Carpazo, todas las miradas del país estaban sobre la tercera edición de El Descanso, un festival que nació en el 2015 en el valle de El Descanso muy cerca de Cuenca.

Para esta edición, decidieron cambiar la ubicación del Festival, el lugar elegido fue la hostería Caballo Campana, donde asistieron personas de todo el país para escuchar las propuestas internacionales y locales de la escena musical independiente.

Al día siguiente de cumplirse los 197 años de independencia de Cuenca, y con la ciudad multiplicada por las celebraciones, arrancó El Descanso, un festival que se vive de día y de noche. El sol calentaba el kilómetro 4 de la vía a Misicata. Algunos metros antes de empezar el camino que conduce directamente a Caballo Campana, se veía a la gente emocionada llegando al sitio donde se quedarían todo el día, la noche e incluso hasta el amanecer porque había after party, pero esta vez con un line up más extenso y con un escenario muy aparte, al que solo podía ingresar la gente que tenía la manilla rosada VIP.

El calor azotaba Caballo Campana y los vendedores aprovechaban el fructífero negocio de las sombrillas.

La fila comenzó a moverse y la gente ingresó. Justo antes de poder entrar empezó a sonar «Vacaciones» de Espumita, que luego de unos pocos años en la escena guayaquileña está conquistando los oídos de mucha gente del país. Para el momento del segundo control el día estaba hecho para nosotros, la fuerza de Espumita y todo el power de su show lo confirmaba. ¡El día era nuestro!

Luego de un show energético en el Funka Fest, Espumita fue la chispa que prendió El Descanso que duraría alrededor de 15 horas. Una banda esperada con muchas ansias por todos sus fans y que hacía bailar a las pocas personas que habían ingresado hasta ese momento y a las que poco a poco se iban sumando más. Contagiaron a todos con sus letras irreverentes y riffs pegadizos en un set list que incluía sus mejores temas para que la gente pueda corear un par de canciones ya conocidas como «Cliché» o «Quédate conmigo».

El toque especial de su vocalista es su muy peculiar sentido del humor que sacaba más de un sonrisa a todo el público. El show duró alrededor de 30 minutos y terminó con «Carnaval de Guaranda» con la que se despidieron del escenario.

Letelefono, la banda menos bailable del Ecuador fue la siguiente. Se venía un gran show porque acababan de lanzar su segundo disco de larga duración Puro Sentimiento. «Lapras» fue la primera canción en el repertorio de la banda cuencana. La vestimenta de los chicos era muy discreta pero al final se hizo más festiva y que iba muy bien con el derroche de adrenalina de Leo Espinoza, el vocalista que rompió su camisa para mostrar un gigante «Larry me» en su pecho.

Un guiño irónico a los proposals norteamericanos y a Larry, la mascota de la banda: una llama que nació en el cuerpo de un burro rojo de goma. Las canciones del nuevo disco fueron «Un gran hombre» y «Las mujeres de mi vida» y con ella culminaron su espectáculo.

Mientras Letelefono bajaba del escenario, Luca Bocci se alistaba para subir. Bocci con solo una guitarra – que por cierto era de su amigo Felipe «el camaleón»– y su voz hizo temblar a los asistentes que coreaban sus canciones. Presentó todo el repertorio de Ahora.

Felipe de La Máquina Camaleón fue el invitado especial de Bocci, juntos interpretaron la canción «Era de Piscis» con la que todo el público estalló de alegría. Para cerrar su show interpretó un cover de «Influencia» de Charly García. Así terminaba el show del artista de Mendoza, Argentina que fue uno de los más breves.

Los Corrientes del manso Guayas alegraron a todos pese a «algunos problemas técnicos» que retrasaron un poco la presentación. «Por accidente» fue la primera canción en su show y la encargada de convocar a los dispersos. Está claro que Betoman y Doña Pepa saben cómo mover a su público, a pesar de sus reiteradas salidas del escenario por los problemas de sonido.

A pesar de todo se sintió el calor guayaco de la banda que iba acorde al sol de mediodía. Mucha gente pedía «Salsa para partirte las tapas», pero el tiempo corto aún más corto por los inconvenientes terminó por acalorar las cosas (bastante calientes por el sol) entre Beto y los técnicos. El show terminó con «Soy chiro» cantada por el público.

La siguiente banda era otra representante de Cuenca, aclamada por jóvenes y viejos: La Madre Tirana, el más reciente proyecto de José Orellana, vocalista de la ya extinta Jodamassa. Su show en El Descanso que había causado muchas expectativas, comenzó con una canción al ritmo del rock and roll: «Alferecía (Rock and Roll)».

La entrada presagiaba un show que fue sorprendiendo a todos y rebasando las expectativas. No era una de las típicas tocadas de La Madre, en las que la suavidad de sus canciones relajaba al público. En esta ocasión, la locura de su vocalista y la adrenalina con la que estaban todos los músicos, hicieron de este show el mejor que hayamos visto de la Madre Tirana: explotaron de emociones y contagiaron a todos de aquello.

Otras canciones que figuraron en su set list fueron: Barcos Ebrios, El Mono Fundamental… Mientras la noche iba tomando forma, la banda nunca cerró el caudal de adrenalina ni detuvo los estallidos de sus instrumentos. Finalmente «El cuadro».

La luna recibió a las bandas de Quito, las primeras fueron Alkaloides y en ese mismo instante en el escenario VIP, Boris Vian, un proyecto relativamente nuevo. En su set list figuraron canciones conocidas como: «Cayendo Cayendo» y «Disco».

Este segundo escenario fue abierto por Neoma y Hiatoformado por David Rojas y María Beatriz Crespo que experimentaron con nuevos sonidos y mostraron un vasto arsenal para el futuro–. Los colombianos exintegrantes de Bomba Estéreo, Mitú, con su electrónica selvática, tocaron la versión en vivo de «Solitario», la dupla ha girado alrededor de todo el globo con su nueva propuesta. Finalmente fue Dj Mic quien cerró este escenario.

Alkaloides, una de las pioneras de la escena independiente en el país, presentó todo el reportorio de su disco homónimo del 2014 con un público enardecido y coreando a todo pulmón «Glándula Pineal», «Nintendo» y «Líneas en los Cuadrados», como no podía de otra forma cerraron con «Ella Viene del Futuro», una de las más conocidas por todos.

Un descanso fue imprescindible antes de la aparición de Mateo Kingman. Apareció con alas gigantescas que se desplegaron para dar paso a una grandiosa puesta en escena. Esta vez vino en formato reducido: con su bajista habitual de origen brasileño y el baterista Andrés Benavides que había estado de gira con Da Pawn. Con un show cargado de lo mejor de su repertorio demostró su capacidad para hacer volar al público.

Una mezcla de sonidos de los viejos Andes y su voz. Cuando sonó «Mi Pana», pidió que se subieran varios fans a saltar y cantar la canción. La colaboración con el Camaleón en la canción «Lluvia», fue memorable. Para finalizar tocó su guitarra de origen japonés.

En la zona VIP seguía la fiesta, mientras que las bandas headliners se alistaban para tocar. Una de las más esperadas era El Mató a un Policía Motorizado que venía con la gira de su nuevo disco La Síntesis O’Konor, precisamente con la canción homónima arrancó el show. La gente que estaba a los alrededores, de repente, se aglomeró frente a ellos para corear sus canciones.

El show tuvo un toque íntimo con la luna llena y el frío que terminaba por acercar más a la gente. «Mi próximo movimiento» cerró el show. Nos quedamos con ganas de escuchar «Chica de oro», «Más o menos bien» y «Chica rutera», canciones insignias de la banda. Este show duró poco tiempo para ser la banda enorme que era la que estábamos mirando en escena.

La banda de Alan Palomo fue la encargada de cerrar la fría noche en el escenario principal. Neon Indian de EEUU, puso a bailar a la gente que se había quedado mientras el resto se agrupaba en el balcón de la zona VIP. En su set list estuvo «Annie», «Slumlord» y «Polish girl» y más de lo mejor de su repertorio; dejaron satisfechos a todos los que se quedaron a verlos. El Festival cerró con un castillo y muchos fuegos artificiales.

El Descanso 2017 estuvo cargado de sorpresas desde la fila de ingreso hasta el castillo y los juegos pirotécnicos. La gente vino desde todos los lugares del Ecuador. La producción y puesta en escena evidenciaron la evolución de El Descanso a pesar de las dificultades. El Descanso ha comenzado a crecer, pero debe crecer aún más. No estaría mal seguir algunos modelos de gestión de otros eventos parecidos, faltan más tiendas, más puntos de hidratación y alimentación, y por su puesto más bandas, especialmente bandas emergentes que pongan a la vista de todos lo mejor de la escena independiente del Ecuador.

Por supuesto, seguimos haciendo un llamado a la gente para que asista a más festivales y de esta manera aporte a la producción de musical del país. Definitivamente El Descanso está a la misma altura de los clásicos festivales Ecuatorianos y sin duda que podría llegar a más.

Fuente: https://www.facebook.com/FestivalElDescanso/?fref=ts


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    El anonimato de Boris Vian se luce entre otras propuestas surrealistas

    “Cessio” por Carlos Maldonado. IG: @yeye.cmUn concierto casi sacado de la imaginación de Magritte o de los sueños de Dalí …

    Leer más

    Ph: Jorge Peláez S.

    Un viaje alegroacústico con Esto Es Eso

    La gira acústica de Esto Es Eso pasó por República Sur para abrigar a Cuenca con una velada íntima pero …

    Leer más

    Tierra Sola

    Guayaquil, 14 de mayo del 2018. En las puertas del teatro Muégano, una gran fila de gente esperando a ver …

    Leer más

    El proyecto de la inmanencia. Claves cotidianas para una mirada ausente

    Hace más de noventa años, Martin Heidegger (1), después de cavar hondo sobre la pregunta fundamental formulada por Leibniz (2), …

    Leer más

    Chimbote en el plano cartesiano. Apuntes de política

    Chimbote es un personaje curioso, desagradable y burdo de la literatura ecuatoriana; entre las grietas del realismo social permanece masturbándose …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN