“Canciones Breves”

Música
May, 2018
Artículo por Leo Espinoza
Este artículo tuvo: 94 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Fuente: Jorge Peláez

Un día descubrí mi género musical favorito: Las Canciones Breves. Desde entonces, he querido encontrar una receta para componer pistas concisas y emocionantes. Inevitablemente, esta búsqueda también se ha convertido en un intento por definir la palabra canción.

¿Qué hace que un segmento musical pueda sostenerse por sí solo? Que no sea un pedazo, sino un todo. Es difícil diferenciar una idea de una canción. Especialmente si hablamos de formatos de tiempo reducidos.

¿Cómo es posible narrar algo que vale la pena si se tiene los segundos contados? ¿Cómo puede sintetizarse algo dentro de una estructura que suena insuficiente para abarcar todo lo que uno quiere decir? ¿Es cuestión de velocidad? ¿Tiene que ver con el género musical? ¿A qué obedece la duración de una canción?

Para mí, las canciones cortas pueden tener una, varias o todas las partes de una estructura musical estándar.  Son parecidas a una inyección de energía, porque en menos de dos minutos, hacen lo que a otras canciones les toma al menos cuatro.

Muchas de mis canciones favoritas  duran menos de dos minutos. Como “Pin” de YeahYeahYeahs, “Estación” de Sui Generis, “Allison” de Pixies, “HerMajesty” de Beatles. La capacidad de empacar tanto sentimiento en tan poco tiempo,está conectada a la habilidad narrativa y a la sensibilidad de sus autores: para recibir emociones fuertes y procesarlas de manera empática y eficiente.

Hay algo que se siente fresco en las canciones breves y tiene que ver con “encontrar la belleza de lo efímero” según Gabriel Valenzuela,  creador de H.O y los Bicivoladores, proyecto musical que abarca una discografía masiva de más de cien canciones cortas.

La duración de una canción responde, inconscientemente, a una necesidad creativa. Cada idea tiene cualidades  propias, que exigen ser cumplidas por nosotros como intérpretes. Es decir, no elegimos un arreglo, ni un instrumento, ni un estilo sonoro, sino hacemos caso a lo que la canción misma pide.

Los compositores con quienes conversé revelan que tampoco se suelen plantear una duración específica como objetivo a la hora de crear. Todos concluyen que una canción está completa cuando logra transmitir un concepto, un sentimiento, algo que quiere contar, o cuando logra conmover de alguna forma.

Pero también se puede entender la duración de una canción como una postura, una forma de resistencia ante estándares musicales establecidos. Pedro Bonfim, cantante y compositor de Lolabúm, piensa que tanto bandas punk como Wire o bandas progresivas como Pink Floyd utilizaban la duración de sus canciones como un canal para expresar ideas, independientemente de los formatos que resultaban comerciales o aptos para la radio en su época.

De esta manera, ambas bandas utilizaron los dos extremos de longitud de una canción como herramientas en su manifiesto artístico.

A veces, resulta más fácil entender la duración como una consecuencia. Carlos Núñez, de la banda Espumita, antes consideraba que tenía que llenar dos minutos para poder llamar a algo canción. Ahora siente que cada composición es un juego, que tiene sus propias reglas y debe completarla parte psíquica de quien la ejecuta antes de estar acabada.

Sebastían Valbuena, compositor de la banda Pánico, comenta que si bien no suele plantearse la duración de una canción al momento de componer, a veces sí tiene un acercamiento por el lado conceptual. Este tipo de dinámicas son evidentes a lo largo de su discografía, y especialmente en el disco “No”, que contiene ocho canciones, todas con 1:15 exactos de duración, cifra cuyo proceso y propósito no conocemos con exactitud.

Lo que sí nos queda claro como oyentes, es que esta premisa de longitud, técnicamente restrictiva, alimenta nuestra curiosidad por el proyecto y enriquece la naturaleza comunicativa de las canciones. Muchas veces, la limitación es la mejor manera de encontrar lo fundamental dentro de nuestros discursos.

Pensar en la longitud de una canción, es abrir la puerta a nuevas opciones de composición, a posibilidades creativas y a discusiones acerca de nuestra música. Tal vez las canciones breves encajan mejor dentro de nuevos métodos de distribución sonora. Tal vez coinciden con los procesos cognitivos del mundo moderno, en donde pareciera que las personas no podemos concentrarnos en nada por más de un minuto.

O tal vez tienen el efecto contrario, y son tomadas en cuenta mucho menos que antes, por no poseer longitud estándar para radios o discotecas. Es una pena que exista tanta música increíble en el mundo que no lleguemos a escuchar porque no está presente en los canales de distribución correctos.

Pero la experimentación con formatos y códigos no convencionales es el primer paso para encontrar nuestras voces verdaderas, y de esa manera, hacernos entender por personas que difundirán narrativas que les resulten interesantes e innovadoras.

Agradezco de corazón a los cuatro entrevistados por su tiempo y por sus respuestas:

Pedro Bonfim

Sebastián Valbuena

Gabriel Valenzuela

Carlos Alberto Núñez

 

Si deseas leer más artículos, ingresa aquí

 

Fuente: Jorge Peláez


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Liz Zhingri

    Río Blanco: La crónica de un conflicto

    Para comprender y analizar el conflicto socioambiental que tiene lugar en la comunidad de Río Blanco, hacen falta ciertos elementos …

    Leer más

    Peaky Blinders

    Peaky Blinders

    Tras cuatro temporadas emitidas y dos confirmadas, me encuentro en la obligación de hablar sobre una de las series que …

    Leer más

    República Sur

    Entrevista a Guardarraya

    Álvaro escribe cosas que la gente quiere gritar
     

    Guardarraya dio un conciertazo en Cuenca como parte de la gira promocional de …

    Leer más

    Ph: Carlos A. Maldonado. IG: @yeye.cm

    El concurso Jóvenes Talentos presentó a algunos de sus ganadores

    Algunos de los jóvenes más talentosos de la escena clásica ecuatoriana exhibieron sus destrezas en el teatro Pumapungo. Todos ellos …

    Leer más

    Ph: Jorge Peláez S.

    Los Espíritus causaron Huracanes entre los republicanos

    La banda argentina Los Espíritus estuvo por primera vez en Cuenca y República Sur los recibió con un espíritu cálido …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN