Nubes Doradas

Literatura & Cómics
Oct, 2015
Artículo por Diana Polo
Este artículo tuvo: 326 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar


La escritura es un proceso y, como todo proceso, tiene que nacer. Así como el fruto aparece de repente en el árbol desnudo, la escritura aparece en la vida del indivi-duo una tarde a las seis, o una madrugada a eso de las tres y se convierte en texto o en poema. Así como el fruto es juzgado por quién lo consume, el poeta o escritor es considerado, o no, valioso por quienes lo leen. Pero lo escrito, a diferencia del fruto a pesar de ser devorado, nunca muere; sin embargo es necesario alimentar al árbol y no existe mejor manera de hacerlo que viajar.

 

En mi caso particular, me gusta viajar al Norte, porque además de preferir el frío de la montaña al calor insoportable y húmedo, este punto cardinal siempre me ha traído agradables compañías y recuerdos. Cuando viajo, me gusta tomar un autobús en la noche y perderme en la neblina de las afueras de Cuenca; me coloco los audífonos y observo las luces que se transforman en una sinfonía de colores. La noche avanza poco a poco entre un blues y un folk y los ojos se entrecierran. Después de un tiempo, y seguramente de algún ruido o el encender de alguna luz, vuelven a abrirse para no descansar.

 

Después de unos minutos se visualiza el inmenso azul marino del cielo que se abre a las ventanas. Si uno pone verdadera atención a este cielo, verá cómo, progresiva-mente, de este se desprende una variedad de grises. Y cuando pasan borrosas las horas, se dibujan las primeras nubes como si fueran tinta disolviéndose en un vaso de agua, en cámara lenta. Poco después esta tinta se solidifica y se tatúan en el cielo algunas nubes: grandes, rosas, malvas, violetas, amarillas… y, sin darnos cuenta, son las seis de la mañana y todos duermen.

 

El chofer anuncia la llegada a Nayón y empieza el espectáculo: nubes doradas (sí, doradas) se disponen anárquicamente en el cielo para quienes quieren verlas. Pe-dacitos de sol desperdigados como picadillo que alguien hubiera lanzado sutilmen-te a mis ojos, pero se quedaron suspendidos en el aire y en el tiempo. De repente, una frase conocida: “Servidos, señores” me aparta de este estado y es entonces cuando comprendo que he llegado a mi destino.

 

Una vez que bajo del autobús, mis sentidos descubren un mundo ajeno. No sé qué aventuras me depara la ciudad, que me recibe con sol y viento; en ese momento, una caricia me recubre y siento que en cuanto pise la baldosa empezará el recuento de momentos, imágenes, experiencias y personas memorables.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Alonso Díaz

    Alonso Díaz de la Vega

    Una perspectiva del cine del mundo
     

    Alonso Díaz de la Vega, crítico de cine invitado como tallerista al Festival de cine …

    Leer más

    Siberia: Un cuerpo, un relato, un corte

    Un paisaje doliente y gozoso
     

    Terminé el libro de Daniela Alcívar y un largo silencio me abrazó unos días.

    Silencio en el …

    Leer más

    Jamaica Noproblem

    Jamaica Noproblem

    Ecuador podría tener una nominación a un Óscar gracias a Jamaica Noproblem (Luis Felipe Fernández-Salvador Campodónico), quien ha producido y …

    Leer más

    Jung y los pueblos indígenas amazónicos

    Hasta que no hagas consciente a tu inconsciente, va a dirigir tu vida y lo llamarás destino.
    Carl Jung
    Dejar el mundo …

    Leer más

    Conservación del Parque Nacional Sangay- Zona Baja

    Hace más de quince años planteé a unos amigos la posibilidad de encontrar un sitio prístino en la selva tropical, …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN