Cinco poemas para un concierto de rock

Literatura & Cómics
Abr, 2016
Artículo por Lucía Moscoso Rivera
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • Fuente: descargarockecuatoriano.blogspot.com / Portada del album "Detrás de los huesos" Igor Icaza

    En los inicios de lo que conocemos como civilización, el lenguaje aparece atado a la voz, a la transmisión oral, la palabra y la música cuentan y crean la historia de los pueblos. Durante siglos, el hombre acompaña al instrumento, la voz también es música y de ahí que encontremos musicalidad en la poesía o lírica dentro de una canción.

     

    Más adelante, con la evolución de la cultura y la consolida ción de la música y la poesía como expresiones artísticas autónomas, la unión de ambas se extiende y descubrimos músicos que hacen literatura y publican, poetas que se desenvuelven en el quehacer musical y, sobre todo, poemas convertidos en canciones, canciones que hoy cumplen la función de la poesía popular, esto en el Ecuador ocurre en el pasillo y aparece con fuerza dentro del rock

     

    Fuera de reconocer y analizar la calidad poética presente en las bandas de rock nacional, es interesante ver cómo poemas de autores ecuatorianos pertenecientes a distintas épocas aparecen reinterpretados o musicalizados dentro de este género, convirtiéndose en un producto artístico nuevo y generando una experiencia distinta a la de la lectura, ya que con la música los textos adquieren otra fuerza y produ
    cen un contacto más cercano o animal. Aquí presentamos cinco poemas, poetas y bandas que dan cuenta de la unión entre música y poesía, cinco poemas para un concierto de rock:
    Uno

    Dolores Veintimilla, poeta del Romanticismo, más trascendental dentro de la historia de la cultura por su lucha ideológica y su muerte que por sus textos pulcros pero llenos de tristeza, aparece en el disco Luna Lombriz (1998) de la banda de rock alternativo, Mamá Vudú, nacida a finales de los noventa. “Anhelo” es el poema que la banda musicaliza y convierte en una canción potente que refleja la angustia
    de su autora:
    ¡Oh! ¿Dónde está ese mundo que soñé

    allá en los años de mi edad primera?
    ¿Dónde ese mundo que en mi mente orlé
    de blancas flores? Todo fue quimera.
    Hoy de mí misma nada me ha quedado,

    pasaron ya mis horas de ventura,
    y sólo tengo un corazón llagado
    y un alma ahogada en llanto y amargura.
    ¿Por qué tan pronto la ilusión pasó?

    ¿Por qué en quebranto se trocó mi risa
    y mi sueño fugaz se disipó
    cual leve nube al soplo de la brisa?
    Vuelve a mis ojos óptica ilusión,

    vuelve, esperanza, a amenizar mi vida,
    vuelve, amistad, sublime inspiración
    yo quiero dicha aun cuando sea mentida.

     

     

    Dos
    Detrás de los huesos (2012) de Igor Icaza es un disco de diez canciones en las que aparecen textos de Cortázar, Huidobro, Vallejo, Ledesma y otros escritos por Segovia, vocalista de Sal y Mileto, quien junto a Peki Andino es cribía las letras de las canciones en los primeros discos de la banda a la que Icaza también perteneció. “La hallaré” es un tema que toma fragmentos de “La eterna canción” de David Ledesma, figura trascendental de la producción poética ecuatoriana de los años cincuenta:
    Por los anchos caminos del mundo
    yo perdí una canción
    una nota profunda
    una sangre hecha voz
    la hallaré en este amargo país del recuerdo
    la hallaré más allá del recuerdo y el tiempo.

    Hallaré mi canción en el hondo dolor
    de esta vida que cansa y asfixia
    en la gota de llanto
    que embriaga su vino de dulce tristeza
    la hallaré más allá de la vida y el tedio
    la hallaré más allá del olvido y el llanto
    y en la Muerte hallaré mi canción
    en mis ásperos labios de piedra
    más allá del silencio final.

     

     

    Tres

    Decapitados, banda de metal y poesía, cuyo nombre alude evidentemente a los poetas modernistas de nuestro país, así como los títulos de sus dos primeros discos Vas Lacri mae y Madre Locura, ambos poemas de Arturo Borja, musicaliza “Alegría” de Violeta Luna, poeta y narradora que empieza a publicar en la década de los sesenta. El tema aparece en su última producción discográfica La pus de la mentira (2009):

    Alegría en qué lugar quedaste
    en qué cajón crujiente
    de la infancia
    debajo de qué sauce,
    en dónde te perdiste y a qué hora.

    Alegría con quién te atravesaste
    y cómo es que rodaste fácilmente
    para nunca más
    y para nunca más,
    te tuve, no te tuve.

    Tal vez te desprendiste de mi mano
    y fuiste solo un trigo
    una sortija de aire
    un pájaro de harina
    y de burbujas…

     

     

    Cuatro
    Delicado Sonido del Trueno banda lojana de metal, radica da en Quito, musicaliza “Lluvia Bastarda” del libro La nada sagrada del Iván Oñate, poeta y narrador de los años setenta. La banda toma el nombre del tema para el título de su disco que aparece en 1998. Esta versión, bastante lograda, es otro claro ejemplo de la presencia de la poesía en el me tal ecuatoriano:

    No, no es esta lluvia
    la que soñé en mi adolescencia
    esta es la lluvia
    que temen los muertos
    la feroz enemiga
    la adversaria de brazos de agua
    que ha de desenterrar nuestros cuerpos.

    Abismo líquido
    que ha de sacar a flor de tierra
    la insaciable soledad de nuestros huesos
    negra tempestad
    que ha de mezclar olvido y cenizas
    hasta que toda vida de toda pasión
    no quede nada
    solamente polvo revuelto en polvo.

     

     

    Cinco

    La Doble, banda de rock experimental que recoge sonidos y modelos de la música popular ecuatoriana incluye poesía dentro de sus canciones, en este caso, gracias a la relación cercana entre los músicos y Juan Carlos Astudillo, poeta cuencano contemporáneo, quien colabora en los primeros discos de la banda con textos suyos en algunas canciones como “Mamorrunga” tema que aparece en el disco Ayer (2008):

    Todo río sabe a mar
    de silencio que se va y se va
    toda luz se entrega al mar
    de sonidos que se van y se van
    y mi soledad
    hace sombra
    me hace mal
    el cielo tendrá
    esta lluvia, mi fragilidad.

    Un rencor me vuelve a ayer
    la memoria sin llorar por llorar
    un vacío en tu decir
    el reflejo de mi andar en mi andar
    entre rostros vas
    en tu libro delatar
    quieres inventar
    tolerancias de amolar
    y gritar.


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    LA ESQUINA: Con sabor a la abuela

    «Logramos imponer un concepto» fueron las palabras del chef argentino Fabián Spahr, propietario y creador de La Esquina, para referirse …

    Leer más

    DOS SUCRES: Gastronomía con tradición e innovación

    ¡Un verdadero artista de la gastronomía! Daniel Contreras, propietario y chef de Dos Sucres intenta plasmar su visión personal del …

    Leer más

    Le Petit Jardin

    ¿Cómo nace tu pasión por la gastronomía? ¿Cómo surge la idea de montar un restaurante en Cuenca?

    Primero aprendí de mi …

    Leer más

    Ph: Carlos Agustín Maldonado

    EL KANKA: “Me gusta que mis canciones sean frescas e imperfectas”

    El cantautor malagueño Juan Gómez Canca dio un concierto inolvidable en República Sur con ese estilo inspirador tan característico que …

    Leer más

    Ph: Prohibido Centro Cultural

    Un milenial que delira en mil doscientas palabras

    TEATRO Y COCINA

    Un día pensé que comprender la cocina serviría para entender el teatro, todavía no entiendo el teatro, …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN