FILMARTE – “Hacer cine en el Ecuador es un aprendizaje”

Entrevistas
Sep, 2015
Artículo por República Sur
Este artículo tuvo: 470 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • Fuente: www.filmarte.ec / Pelicula Vengo Volviendo

    Con el motivo del inminente estreno de su filme Vengo Volviendo, República Sur tiene la suerte de entrevistar a Isabel Rodas y Gabriel Páez, fundadores de Filmarte, la productora de la película, para conversar sobre sus orígenes, el cine en Ecuador y sus interesantes proyectos.

    Filmarte es una productora con bastante recorrido, por ejemplo, La banda, Sacachún, Santa Elena en Bus o la misma Vengo volviendo, realizada e interpretada por gente de la provincia del Azuay. Filmarte tiene valores y pensamientos difíciles de encontrar actualmente.

     

    ¿Podrían explicarnos qué es una productora de cine y en qué consiste el trabajo de un productor?

    I: El trabajo de un productor es hacer milagros, hacer los sueños reales. Para mí, el cine llegó como una utopía cuando tenía 17 y en un Ecuador que en el que no existía. Creo que el compromiso y el trabajo que realizo desde ese tiempo tiene que ver con la necesidad de hacer algo propio, auténtico. Hacer cine en el Ecuador es un aprendizaje, no tenemos la experiencia suficiente para decir “sé lo que estoy haciendo”, para nosotros también es un laboratorio.

    G: Yo creo que una productora es una empresa de hacer dinero. Las películas cuestan mucho dinero y esfuerzo. Nuestra misión es pensar cómo hacer rentable una película, cómo hacerla comercial sin caer en lo comercial. Nuestro proyecto es comunitario, todos estamos haciendo nuestra película. El CNCine ha jugado un papel importante en nuestra productora y en el cine ecuatoriano en general. Más que como productora, nos gusta vernos como un colectivo.

     

    ¿Cómo nace Filmarte? ¿Cuánto tiempo llevan vinculados al mundo de cine y en qué formas?

    G: Es una historia de amor. Con Isabel nos juntamos rodando una película, ella era la productora, esto sucedió en Argentina. Cuando regresé empecé a trabajar en publicidad. Isabel estaba haciendo un par de pelis y cuando nos juntamos dijimos que estábamos hartos de trabajar para otros y de vivir en la ciudad, así que nos mudamos a la playa. Tuvimos que ingeniarnos para vivir allí. Por suerte teníamos experiencia haciendo talleres y clases de actuación con jóvenes. Aplicamos al CNC con un proyecto comunitario en 2010 y ganamos. Les dimos clases a los chicos y estrenamos una película.

    Teníamos que ponerle un nombre a la productora y entonces nos preguntamos: -¿qué hacemos?, – filmamos; -¿dónde filmamos?, -en el mar. Googleamos Filmar y ya existía, después pensamos:

    -¿a quién filmamos?, -¿a tí?, -no es nuestra película, eres tú. El concepto de Filmarte nació de la necesidad de salir de la ciudad, nuestra apuesta fue generar contenidos que vengan de otras voces, con otros acentos y otras historias. Queríamos compartir la herramienta del cine para que la gente se empodere y pueda contar sus propias historias.

     

    ¿Qué diferencia a Filmarte de otras productoras?

    I: Tenemos la capacidad de hacer cosas en espacios alternativos y creer que esto sirve. Hay buenas ideas y trabajos, pero a veces se centran en una sola persona. En el mar quisimos escribir nuestra propia historia, nuestra película. Fue interesante ver la posibilidad de hacer un cine alternativo. Hay que recordar que somos cine experimental, que significa aprender y, en ese laboratorio, encontramos que somos capaces de hacer un buen trabajo con recursos limitados y grandes ideas.

    G: Somos capaces de descubrir talentos y sacar lo mejor de cada uno. Creo que más que cine, nosotros damos talleres de autoayuda, de motivación. No solo hacemos películas, de alguna manera tratamos de trasladarlas a la vida. También buscamos un lenguaje coloquial para hablar el mismo idioma de la gente. Apuntamos a que una plaza se llene, a que la gente se identifique, se cuestione y disfrute. Nuestra premisa es plantear preguntas y dejarlas allí, esperando que cada uno las responda.

     

    ¿Cómo ha sido el camino de la película Vengo volviendo?

    I: De Santa Elena en Bus a Vengo Volviendo hay un salto abismal, porque en Santa Elena no teníamos idea de lo que estaba pasando, éramos los dos solos. Ahora decidimos no ir solo a la comunidad, sino vivir con los chicos. Esto implica un tema logístico mucho más grande y más caro, además de psicológico. Este proyecto tiene 6 meses de trabajo con los 11 profesores que les dieron talleres a los chicos y con una pedagoga.

    G: Además había un psicólogo. Teníamos 21 chicos metidos en una casa. Después de 6 meses de trabajo la ruptura fue dura. Nos ha tomado 3 años esta película, desde la búsqueda de financiamiento, escribir, llamar a las puertas, pues cuando uno hace cine pasa el 80 % del tiempo golpeando puertas, pidiendo dinero y ese 20 % restante haciendo películas.

    G: Nuestra responsabilidad fue devolver algo de calidad, algo que valga la pena ser visto, por eso el proceso del postproducción es importantísimo para este proyecto.

     

    ¿Qué puede esperar el espectador de esta película al ir a verla y para cuándo su estreno oficial?

    G: Me gusta pensar en estas películas como en un espejo, creo que es una buena manera de ir a vernos, a reconocernos, a identificarnos, a reírnos de nosotros mismos, a criticarnos, a querer al Azuay y querer descubrirlo. Creo que la gente puede esperar una película muy sincera y divertida. Es una buena manera de redescubrir un nuevo cine ecuatoriano. Ojalá el público tenga una reflexión y pueda emitir un criterio al respecto.

    I: También habla de la realidad del ecuatoriano migrante. Es una película para los que se quedan, pero sobre todo para lo que se fueron. Vamos a tener souvenires, pero la mejor retribución es que vayan a las salas de cine a verla. Igual, a todas las empresas públicas y a todos lo que quieran colaborar en un proyecto como Encuentros con el Cine, vayan a: www.filmarte.ec

    Estará en salas desde el 16 de Octubre en Quito y Cuenca y a partir del 30 de octubre en Guayaquil. Paulatinamente se irá estrenando en el resto del país. El 27 de noviembre vamos a estar en Machala y Manta y el próximo año en Latacunga, Ambato, Loja, etc. En seis o siete meses estará disponible en todos los cines del país.

    Lee la entrevista completa en nuestras redes sociales.

     

    Fuente: www.filmarte.ec / Equipo tecnico y actores de la pelicula Vengo Volviendo

    Fuente: www.filmarte.ec / Pelicula Santa Elena en Bus

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Luis Humberto Salgado: el Beethoven ecuatoriano


    «Hay que comprender con el cerebro en tensión y escuchar con el ánimo inmerso en la contemplación auditiva de las …

    Leer más

    La contracultura como apuesta para la construcción de una vida feliz

    Decía Facundo Cabral, el cantor de la esperanza y de la alegría de vivir, que «estás hecho para la felicidad: …

    Leer más

    El día que Gamaliel conoció a Marilyn

    Hace unos días recibí la visita de algunos familiares, entre ellos Gamaliel, el hijo pequeño de uno de mis parientes. …

    Leer más

    Volver a la tierra

    Hace tiempo que dejé mi tierra, mi tierruca, como la llamamos allí, en esa región del norte de España, para …

    Leer más

    Manuel Vilas: «Al final, somos lo que recordamos»

    Hace poco escuché decir que leer un libro es lo único que en estos tiempos convulsos nos desconecta de todo …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN