Entrevista Lorena Escudero

Entrevistas
Ene, 2017
Artículo por República Sur
Este artículo tuvo: 477 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Imagenes: Rodrigo Buendia

El entonces Canciller de la República, Ricardo Patiño, sorprendió cuando procedió a un anuncio mediante el cual algunas de las personalidades que han ocupado espacios en el gobierno nacional o en la asamblea pasaban al cuerpo diplomático, entre ellos se encuentra la aceptación de Lorena Escudero al Consulado General del Ecuador en Madrid, cargo otorgado tanto por el Presidente de la República como por el Canciller. Viene de desempeñar varias funciones trascendentes, como fueron: Ministra de Defensa, Secretaria Nacional del Migrante, Representante del Ecuador en UNASUR, y Coordinadora Regional de Turismo en Azuay.

En esta nueva etapa profesional pondrá al servicio de la comunidad ecuatoriana en Madrid tanto su experiencia y compromiso como su vocación con los migrantes.

 

¿Qué te llevó a aceptar este nuevo reto en tu carrera profesional?

Complementa muy bien mi vocación de servicio público y defensa de los derechos humanos, sobre todo los derechos de las personas de movilidad. Me ha dado la oportunidad de conocer, trabajar y servir a mi gente en uno de los lugares donde la comunidad ecuatoriana tiene una presencia muy fuerte, como es Madrid. Pude trabajar en la defensa, promoción y la protección de los derechos de la comunidad ecuatoriana in situ, así como poner al servicio de ellos mi experiencia, la vocación y este compromiso.

 

 

¿Cuáles son las funciones que ofrece un cónsul y su función dentro del consulado?

El Consulado General de Madrid es una oficina no común pues el Ecuador tiene una política que prioriza los derechos de los migrantes y que la ha declarado política de Estado. Tiene la finalidad de ofrecer los servicios que el Ecuador puede prestar a los ecuatorianos en el exterior, como: documentos de viaje, registro civil, actos notariales, pasaporte, que es muy importante, partidas de nacimiento, etc. Es una oficina del Ecuador allá. Al mismo tiempo tiene un área de protección y promoción de derechos, es decir, se trabaja con planes de gobierno que se ofrecen allá, que se han hecho extensivos del Ecuador hacia allá. Trabaja coordinadamente con las instituciones locales para apoyar en información y orientación para la integración de las personas. Tenemos una agenda cultural que hemos inaugurado a través de la cual propiciamos el vínculo entre ellos como comunidad. También promocionamos la cultura, pues la viven cotidianamente de otra manera, de una manera más intercultural e integrada, conservando algunos elementos de una identidad, no como pasado sino como la realidad cultural de la que aun forman parte y al mismo tiempo esta nueva realidad de una comunidad que vive de forma trasnacional.

Un consulado tiene que tener las mejores relaciones con los gobiernos locales para apoyar la integración. Madrid, por ejemplo, tiene una oficina de orientación y formación para la integración.

Concretando, diríamos que tenemos servicios consulares relacionados con documentos de viaje, actos notariales que les sirven para que la familia allí tenga poderes, información que necesitan de las autoridades locales en Madrid para su mejor integración en la sociedad y, al mismo tiempo, trabajar en protección de derechos y en el espacio de ejercicio de sus derechos culturales, así como los derechos políticos.

 

 

¿Cuál es la función principal en su rol como cónsul?

Lo que yo he hecho ahora, desde mi perspectiva, ha sido primero organizar de la mejor manera posible el consulado. Tener un organismo funcional que responda a los servicios que debemos prestar y a la formación que tienen tanto los diplomáticos como las personas contratadas, es decir, tener una estructura orgánica que responda a la función que debe cumplir el consulado, a una política de Estado y a una política del Ministerio de Relaciones Exteriores y a lo que manda tanto la ley internacional como las leyes nacionales con respecto al papel o la función que es proteger los derechos de los ecuatorianos en el exterior como obligación de Estado.

Tratar que la comunidad sienta que tiene ese respaldo de su país de origen tanto en los documentos que requieren como que sientan que tienen ahí su casa, que tienen un lugar donde pueden estrechar los vínculos entre ellos, los vínculos con el país y que pueden tener un apoyo para el ejercicio de sus derechos al mismo tiempo que un espacio para vivir su cultura y sus expresiones artísticas.

 

 

¿Cómo consideras que es la situación de los ecuatorianos en España?

La mayor parte de la población vive una situación muy difícil. Se vieron forzados a salir del país. Al llegar al país de destino, tuvieron condiciones económicamente mejores allá por el trabajo durísimo que han desempeñado. La migración no fue solamente responsabilidad del país de origen, es la desigualdad en el mundo la que implica que la gente se vaya a buscar lugares en donde pueda trabajar. En los países europeos a partir del siglo XX e inicios del XXI había una demanda de mano de obra muy importante en algunos sectores y los ecuatorianos se fueron a trabajar a allá. En el caso de las mujeres la mayor parte trabajó en el servicio doméstico y cuidado de ancianos, mientras que los hombres en la construcción y servicios. A partir del 2008 hubo una crisis y justamente ésta afecto en los sectores de trabajo masculino, como fue la construcción. Las mujeres siguieron manteniendo el lugar. Esta crisis que afectó a España ha afectado con mayor fuerza (está estadísticamente demostrado), a los migrantes en general, pero en especial a los ecuatorianos que fueron en esa época a trabajar en los sectores en los que cayeron en crisis.

La mayor parte quiere volver y eso implica, aunque no lo tenga planificado por ahora, que no están tan bien, no se consideran ciudadanos de primera categoría con todos los derechos, lo que hace bastante difícil la vida de los ecuatorianos allá.

No quiero generalizar, pero es la tendencia mayoritaria. Ahora el esfuerzo que hacen cada día y la realidad de la segunda generación que ya existe también te demuestra que tienen ya construida una vida desde una perspectiva más intercultural.

En Madrid hay un gobierno local que se preocupa por los migrantes y tenemos un trabajo muy interesante con ellos. Esto nos ayudará a que tengan una mejor integración en el país.

 

 

¿Cómo consideras tú que debe actuarse, en términos de política pública, con los migrantes?

Primero, partir de una concepción de la migración como un derecho de la responsabilidad que tiene el país de origen de cuidar de su comunidad en el exterior, es decir, mirar la realidad migratoria específica del Ecuador desde esa visión general de protección de derechos humanos y también desde lo que ha implicado nuestra realidad especifica. Tenemos una comunidad que vive de forma trasnacional, es decir, hay una parte de la familia que esta allá, otra parte que está acá, entonces mirar esto con esa perspectiva y hacer que el Estado, en el exterior, cuide de la comunidad, le brinde los servicios consulares que requiere para su integración en el lugar de origen y también conectándose con la familia, como institución primaria.

Resumiendo: primero partir de una visión de derechos y de servicios tomando en cuenta la realidad trasnacional. Generar un vínculo con la familia, con los territorios, con el país y desde una perspectiva de desarrollo humano, propiciando una integración, una interculturalidad, un respeto a los derechos en los lugares de destino.

 

 

¿Hay actividades culturales o académicas cuya función sea no sólo la integración entre ellos, sino la de ambos países?

Estamos haciendo una agenda cultural la cual ya hemos inaugurado en un trabajo de coordinación con el agregado cultural de la embajada del Ecuador. Hemos iniciado estas actividades con proyecciones y cineforo de películas ecuatorianas que tienen que ver con las problemáticas que les atañen como familia y que además les vinculan con el Ecuador. También hemos proyectado películas que tienen que ver con el Día De La Violencia De Género, con El Día Internacional De Los Derechos Humanos. Otras películas que tienen que ver con la realidad histórico político-cultural del país y hemos hecho lecturas de poemas de textos, de escritores ecuatorianos que han visitado Madrid.

Se han dado también talleres de música para niños. Recién hemos hecho, por el Día Internacional Del Migrante, un encuentro intercultural sobre derechos de los migrantes. También estamos trabajando el tema gastronómico, con talleres de cocina ecuatoriana. Madrid y algunos restaurantes ecuatorianos van a participar y se están inscribiendo para el Mundial Del Encebollado, con un semifinalista a nivel de España, E.E.U.U y Italia. Estamos también haciendo un campeonato de ecuavóley. Es la forma de establecer los vínculos entre la comunidad y también con el país, y demostrar lo que tenemos.

En consecuencia, de todo esto, los ecuatorianos están muy posicionados en el trabajo de servicios turísticos, han aprendido muchísimo, y esto es importante porque vienen acá, traen esa experiencia, y esto va a ayudar a potenciar nuestro turismo también, porque esa fusión tanto de la comida, como en la forma del trato, es una visión más cosmopolita de la vida y eso ayuda tanto al país de destino como al país de origen cuando regresan. Se han convertido en unos promotores turísticos de primer orden, y esto es buenísimo para el Ecuador

 

 

¿Cómo está el tema migratorio en el ámbito general, global?

En este momento en el mundo no existen las mejores condiciones para la migración porque hay una gran contradicción en lo que se plantea como central en la llamada globalización económica: liberar la circulación de mercancías y capitales, pero poniendo muros a la movilidad humana. Los países que hoy son receptores de migración, que fueron migrantes anteriormente, no asumen la responsabilidad de haber generado una desigualdad en el mundo que hace que la gente salga forzadamente de sus países y que busque mejorar su calidad de vida. Por otro lado, es su demanda de mano de obra barata la que recibe a la gente. En realidad, desde la perspectiva de los estados nacionales, de los organismos internacionales que responden a los intereses de las élites en el mundo, no son las mejores condiciones para la movilidad humana, más bien todo lo contrario.

Pero, también, hay un ambiente de defensa de los derechos humanos en el mundo, desde la sociedad civil, que está teniendo cada vez más consciencia de que hay que pelear por eso.

Este rato, las defensas de los derechos de las personas de movilidad es casi sinónimo de la defensa de los derechos humanos en el mundo, es lo que diferencia a una política de otra.

Imagenes: www.flickr.com/photos/sioelciudadano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Evocando a Foster Wallace


    Entre pliegues y texturas de una broma
    Están dos peces jóvenes nadando y se encontraron por casualidad con un pez mayorque …

    Leer más

    Se buscan auspiciantes para el horror

    Cuando pequeña escapaba del frío y de los rezagos familiares del colonialismo en la biblioteca de mi abuelo que consistía …

    Leer más

    Black metal noruego

    La oscura sinfonía del Norte en Oslo y Bergen
    Quizás un músico buscaba la morada del Norte en oscuras sinfonías, su …

    Leer más

    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    Festival La Orquídea

    Del cine al espectáculo
    Desde Francis Ford Coppola hasta Miguel Bosé, estos fueron algunos de los artistas que formaron parte de …

    Leer más

    Entrevista a Filmarte

    Gabriel Páez e Isabel Rodas
    Nos reunimos de nuevo, después de mucho tiempo, con los cabezas de Filmarte: Isabel Rodas y …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN