Andrés Suárez: Así que voy a Ecuador en busca de canción

Entrevistas
Nov, 2017
Artículo por República Sur
Este artículo tuvo: 478 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Andrés Suárez
Fuente: https://www.andressuarez.es/

Nos reunimos con Andrés Suárez artista nacido en Ferrol (España) con motivo de su próxima visita a Ecuador por primera vez. Consagrado como uno de los nuevos cantautores españoles llega a Cuenca para presentar su último trabajo «Mi pequeña historia».

Andrés para los lectores que no te conozcan, cuéntanos un poquito de tu infancia, de Ferrol (Galicia), de las rías altas que es tu zona…

Yo nací en Ferrol pero viví toda la vida en una aldea tan pequeña, que ni en España saben su nombre bien, se llama Pantín. Soy de Ferrol y a mucha honra, pero a los 3 años mi abuelo enfermó de la memoria y fui a vivir ahí, es por eso que en mis canciones hay tantas adaptaciones y tantas citas al mar, a la playa, al monte, a los caballos y a la vida. Es porque me crie en un entorno sumamente salvaje. Soy nieto e hijo de marineros, tengo el mar más presente de lo que puedo imaginar y no me avergüenzo de ser de pueblo, sino todo lo contrario: reivindico esa manera de escribir tan marinera, a veces es reiterativa; lo reconozco, me lo dicen muchos amigos poetas, escritores, pero a mí me gusta mucho porque soy de ahí: de Ferrol y de Pantín.

Desde antes de nacer ya quería ser cantante, yo creo que soy mitad mar mitad música. Desde que escuche «Yolanda» de Pablo Milanés en la barriga de mi madre, ya sabía que quería ser cantante, desde niño tuve una relación directa con esa naturaleza salvaje y con la música. Mi abuelo cantaba de manera obsesionada, mi padre también, la relación es natural y directa; naturaleza y guitarras.

Empezaste con la música muy joven, a los 14 años ya estabas tocando en los bares. ¿Cómo fueron esos inicios? ¿Cómo ha sido el recorrido?, ya son 20 de años de carrera.

20 años sí, pero no subsistiendo de esto. A los 14 años me pagaban con una cerveza o una copa de Gin y yo cantaba cuatro horas de canciones, versionaba a Extremo Duro, Leño, Los Suaves, Rosendo. Primero vino el rock and roll y luego vino la trova. Empecé con un grupo que se llamaba «Los invitados», tocábamos mucho rock and roll y la pasábamos genial. No éramos muy buenos, pero disfrutábamos. A los 18 fui a Santiago de Compostela mintiéndoles a mis padres, diciéndoles que voy a hacer magisterio musical, lo cual era mentira porque yo tenía claro que iba a tocar. El primer día saqué la guitarra para tocar en la calle y buscar bares donde tocar, y al día siguiente, ya estaba tocando en uno de ellos. Se puede decir que desde los 18 empecé a vivir o subsistir de la música y además a hacer mis canciones que es distinto vivir de versiones o vivir en orquestas ,          –también trabaje en eso–, a vivir de temas propios. Es en esta época que conocí a Silvio, Pablo, Juan Luis Guerra, Serrat, Sabina; antes, puro rock. En estos 20 años ha habido folk, jazz, blues, rock… eliminando barreras nos hacemos mejores, especialmente en la música.

Luego conociste a Tontxu, cantautor conocido en Madrid. Él produjo tu segundo disco. ¿Marcó eso tu trayectoria?

Sí, sin ninguna duda. Cuando llegué a Madrid, primero para tocar en el metro, no sabía ni lo que era un metro. Para hacer transbordo salía a la calle y volvía entrar, perdía más dinero del que ganaba; me faltaba la boina de la aldea. Tengo muchas ganas de conocer Ecuador, pero cuando llego a una ciudad con más de 5000 habitantes ya es un lugar gigantesco para mí. Madrid era… cuatro carriles en cada dirección, mucha gente haciendo cola para caminar en la calle. Con lo que sacaba [tocando en el metro] tenía para pagarme una entrada de un cantautor que aquella noche cantaba en Libertad 8 que es un bar mítico de cantautores en Madrid: Ismael Serrano, Tontxu, Pedro Guerra, salieron de ahí. Julián, el dueño, es un tipo que reivindico y hablo de él porque apostó por mí cuando nadie lo hacía; quiero decir, ahora que tengo todo tan de puta madre y todo va guay, la gente me quiere mucho, pero Julián apostó por mí: me daba fechas, me daba conciertos y no entraba nadie, a veces dos, cinco o seis personas, pero siguió dándome fechas porque quería que yo tocase y entendió que me tenía que ir bien en Madrid. Tal vez estoy aquí gracias a él. Ahí conocí a Tontxu, a Pedro Guerra, Javier Álvarez, Víctor Manuel, gente que me ayudó mucho no, muchísimo y estoy muy agradecido. En este trabajo, sin un poco de ayuda o de una mano amiga de vez en cuando, es casi imposible. De aquellos orígenes guardo un especial cariño, de las noches de borrachera en el Libertad 8 con toda esta gente.

Hablando de cantautores, un tema importante en tus letras es la tristeza y la melancolía, en tus historias, la famosa morriña gallega, pero ¿cómo gestionas todo esto en tu vida?

Yo creo que hay un algo de melancolía en esto del cantautor, del trovador que se le llama despectivamente «cansautor»; es más, hay gente en la industria musical que me decía «no digas que eres cantautor porque no vas a vender, tienes que decir que eres pop o algo así». Sin embargo, los cantautores de mi país han hecho historia social política y artísticamente. A mí me jode mucho cuando voy a Ciudad de México, Argentina, Uruguay o Cuba y cuando aterrizas ya te están hablando de Serrat o Sabina como de un dios, no digo que no sean queridos en mi país, pero si hay una diferencia. Creo que les debemos muchísimo a cantautores; ya la broma del «cansautor» a uno ya le empieza a doler. Un cantautor es un tipo que hizo música y letra, fin, puedes desarrollarla en jazz, flamenco o en rock. Mi intención en el concierto en Ecuador, es que la gente se vaya emocionada, si paga una entrada que valga la pena. Tienes que estar a la altura, si no emocionas, tu concierto es una auténtica mierda y no se trata de eso, se trata de que la gente se vaya o sumamente feliz o sumamente jodida: sumamente dolida. Claro que tengo un estado melancólico pero no me considero que sea aburrido. Que esté maldiciendo a las mujeres, a las ex y haciendo llorar a la gente… Yo trato de descojonarme de la risa, de vivir y de ver el sol por la ventana con ganas de brindar con mis amigos esta noche y salir a celebrar el éxito de ayer. Estoy cargado de vida siendo cantautor.

Hablemos un poco ya del nuevo disco, que es el séptimo en tu carrera: Desde una ventana. Es un discolibro más o menos de viajes, sabemos que ha sido una preproducción larguísima, que has viajado por Formentera, Menorca, Canarias, y se nota en el disco, es un disco más luminoso de lo que acostumbras y más rockero.

Conocí los límites del amor. Yo vivía una etapa muy profunda de bares, de nocturnidad, de alevosía, conocí el desamor y estaba inmerso en una etapa sin saberlo: depresión, pero efectivamente por haberme enamorado y haber salido tan mal, solo escribía canciones monotemáticas acerca de lo mal que estaba y la mierda que era el amor, hasta yo me aburrí algunas veces… hacerle tres discos a tu ex es más que suficiente. Entonces este disco a lo mejor sí es triste, melancólico, norteño, tiene esa bohemia. Quizá lo que viene sea Folk, de momento este me gusta mucho porque tiene un poco de todo, tiene un tema que es piano y voz, y tiene un tema que es guitarra eléctrica.

Estoy en un momento muy bueno. Es verdad que dejé los bares, pero es que no quiero dar doctrina de nada, ni ser un profeta de nada. De ahí salieron muchas canciones, muchas ojeras. Yo entré en Libertad 8 una noche y salí seis años después, lo viví intensamente pero pasó, ahora apetece escribir por la mañana. Cuando amas la palabra entenderás que debes ejercitarla y nosotros, quienes hacemos canciones, siempre lo hacemos. De estar tres meses sin hacer una sola frase publicable porque no te sale, te dedicas a vivir o practicar el amor por la noche y de repente una noche volviendo del hotel con el vino justo te salen tres discos. Escribir un disco o escribir un libro como acabo de hacer ahora es muy distinto, es escribir todos los días cinco páginas que valgan la pena.

Y este disco ha sido grabado en Music Lan, en Gerona, cuéntanos un poquito la experiencia de grabar en este sitio que está rodeado de montañas.

Estaba en la gloria, porque el disco anterior «Mi pequeña Historia» lo hice casi sin tener tiempo para grabar, agotado físicamente, no mentalmente, venía de una gira de 110 conciertos en dos años y medio. Al final, lo único que importa es la canción, yo me voy a morir, no sé si mañana o pasado, pero de mí depende que mis canciones no mueran. Estoy contento con este disco, con el resultado, es el mejor de mi carrera, es el último y tiene que ser el mejor. Un mes de grabación en Gerona entre montañas y una pradera de la ostia, donde estábamos rodeados de ventanas, donde se veía nevar y encima con Marino Said, uno de mis músicos con quien viajaré a Ecuador, es un violinista y pianista genial que lleva conmigo más de 10 años: somos una familia más que una banda. Así recuerdo la grabación, con ataques de risa en una montaña.

Después de un año, me obsesioné con las canciones. Me despertaba por la mañana y decía «no tengo canciones» y seguía y seguía componiendo. Nunca me he considerado un vago. Jamás me parece que he trabajado bastante; Si yo no te vendo esto dando un golpe en la mesa y diciendo: «tío este disco te lo tienes que comer porque es la ostia», ¿quién lo va hacer?

Creíste alguna vez verte en este sueño, llegar a esto siendo un cantautor de bar. ¿Creíste llegar a tanto?

Yo sí, porque cuando tenía 16 o 18 llegué a Santiago de Compostela y en un año mi ambición y mis ganas que tenía de mostrarle mis canciones al mundo hicieron que me fuera sumamente bien, que me conociera la gente y pudiese irme a Madrid. ¿Tú crees que alguien que no cree en sus canciones se va cantar al metro? Habrá gente que deteste mi música, por supuesto, pero hay una frase que me dijo el gran Víctor Manuel: «Aquí cabemos todos, hay espacio para todos». Yo tendré un público pequeño, grande o tal pero nadie va a quitarme las fuerzas y las ganas de disfrutar y ante todo creer en uno mismo. Yo me iba a cantar al metro diciendo «me tenéis que escuchar porque mis canciones molan».

Recomiéndanos alguno de tus gustos, alguna novedad.

Me encanta que me lo preguntes porque hay un cantautor que no todo el mundo en mi país conoce y es un tipo que lleva muchos años, se llama Fabián y tiene un disco que se llama Espera a la Primavera y me parece de lo mejor que he escuchado en toda mi vida.

Ahora vamos a otro tema. Sabemos que vienes con un libro bajo el brazo «Más allá de mis canciones», ¿cómo ha sido el proceso y que tal acogida está teniendo entre la crítica y el público?

Con el libro me ha pasado lo mismo que con los conciertos y con mi música: el público se ha comportado como una familia conmigo. Salieron 10.000 ejemplares en la primera edición. Salí el viernes y el jueves me llamaron de la editorial, sin entender nada, diciéndome que se habían agotado. Me siento muy querido, muy abrumado y con muchas ganas de devolverle este amor a mi público. Espero que en Ecuador suceda lo mismo. Que llegue mi libro, que no es más que el resumen de mi vida en 15 canciones. Es un libro que puede gustarte o no, puede estar bien escrito o no, pero no puedes decir que no sea cierto, porque escribo fragmentos de mi vida.

Vas a Perú, por segunda vez y ahora vienes a Ecuador por primera vez. ¿Cómo son tus primeras veces en países que no conoces y con públicos realmente tan diferentes?

Soy gallego, los gallegos nos lo tomamos como un reto y queremos salir triunfantes. Eso es lo mejor que tiene mi trabajo. Mi trabajo es la droga más poderosa del mundo, lo tiene todo: excitación, adrenalina… Saliendo de una aldea de Galicia a Ecuador, quién me iba a decir que alguien podía llamarme para cantar o que hubiese más de dos personas que me conocieran. En Perú, llené el lugar y ¿cómo te quedas? Pues, en shock, preguntándote ¿por qué esta gente canta mis canciones?

El internet ha abierto las puertas del mundo, tiene cosas malas y tiene estas cosas maravillosas. Es por esto que me lo tomo como un reto y como una aventura. Lo mejor que tiene mi trabajo es viajar. No se puede escribir ni una canción, ni un verso, si no saliste de tu casa, leíste libros o probaste de otra gente, de otras pieles, de otras comidas, y la bebida típica… Así que voy en busca de canción.

Justo ahora que has hablado de internet, sabemos que tienes la gran familia Suarez, pero luego hay también quién ha criticado que hayas firmado por un discográfica como Sony dicen que has cambiado y que ya no eres el mismo, ¿qué les dirías a esa gente para finalizar?

Me voy a mojar y te voy a contestar. Esa gente no es mi público, no es la gran familia Suárez y cuanto más lejos mejor. Me explico: la gente de la que hablé, que me sigue y hacen cinco horas de bus para un concierto, jamás van a perder el tiempo en dedicar cinco minutos a insultar, ofender, despreciar un trabajo. Ese no es mi público. Hay un sector del público que se considera «originario» o «principal» en mi crecimiento laboral que detesta que me vaya bien. Creo que no es un público sólo mío, sino de la canción de autor en general. Estuve en el Libertad 8 y era «de los del Libertad 8». Yo hago canciones y esas canciones han llegado a más público, por otro lado cuando surgió el revuelo este, recibí 4.000 comentarios de Libertad 8 que me decían: eres un vendido, que estas en una multinacional…y cuando actuaba éramos 13 –recuerdo las 13 caras–, no estabas en el Libertad. Además, miré sus perfiles de Facebook y tenían 18 años, yo tocaba en Libertad hace 12 años, entonces no me salían las cuentas.

Nadie ha entrado jamás en mi vida a un estudio de grabación a decirme lo que tengo que decir, ni cómo me tengo que vestir, ni «tienes que cortarte el pelo». Jamás nadie me ha impuesto nada. Yo era de los que en el Libertad 8 con una pandilla de cantautores decía que los de las discográficas eran unos ladrones, unos dictadores que te robaban mucho dinero. Cuando yo conocí como era la discográfica tuve que morderme la boca y pedir perdón. Tener una discográfica es tener un respaldo y evidentemente aceptar que tienes que dar un tanto por ciento de tus beneficios para que la gente trabaje contigo pero es el mejor apoyo que puedes tener.

Conoce más sobre artista en su página web https://www.andressuarez.es

 

Andrés Suárez
Fuente: https://www.andressuarez.es/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Ph: Jorge Peláez Salinas

    EVHA viene acompañado de un artista Internacional

    La banda de Mateo Kingman, EVHA, se dio una vuelta por las 3 ciudades principales de Ecuador junto a los …

    Leer más

    El ahogado (César Dávila Andrade)

    Salir en la noche, pálida ya de aurora,
    y elegirse entre los ahogados más humildes en el Señor.
    César Dávila
     
    Yo fui el …

    Leer más

    Poesía quemada

    …/Y te quemaré en mí, Poesía!…/
    César Dávila Andrade
    Así con el fragor de una batalla, con el estrépito de la metáfora, …

    Leer más

    Entrevista a Jorge Dávila sobre la vida y obra de César Dávila

    Las pasiones, las profundas búsquedas y la vida bohemia de César Dávila Andrade están muy presentes en cada una de …

    Leer más

    César Dávila Andrade

    Hace algún tiempo, para la Biblioteca de Autores Ecuatorianos, BAE, de la Universidad Particular de Loja, escribimos una reseña biográfica …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN