Penumbra

Escritura
Oct, 2015
Artículo por Verónica Neira
Este artículo tuvo: 389 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • Te veo, cierro los ojos y desapareces,

    vuelves a tu lugar de origen…

    ¿Y yo?

    Me quedo en el umbral de la nada, esperando—¿te?

    Pero no puedo, ¡me exijo olvidar!

    Pretender que sus ojos no vieron, mientras yo los tenía cerrados, cuando escuchaba

    tus palabras retorcidas en mis labios buscando un indicio de huida.

    Mis piernas dejaron de responder y mis manos buscaban las tuyas,

    como quien intenta encontrar el vacío, la soledad, o a veces el agujero compartido,

    desde el cual se pierde el sentido, y las ganas de verte…

    de lejos.

    No permito la unión, la necesidad, el olvido, y dejo la penumbra,

    esta estúpida intención de encontrarte, a veces…

    o tal vez siempre.


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Luis Humberto Salgado: el Beethoven ecuatoriano


    «Hay que comprender con el cerebro en tensión y escuchar con el ánimo inmerso en la contemplación auditiva de las …

    Leer más

    La contracultura como apuesta para la construcción de una vida feliz

    Decía Facundo Cabral, el cantor de la esperanza y de la alegría de vivir, que «estás hecho para la felicidad: …

    Leer más

    El día que Gamaliel conoció a Marilyn

    Hace unos días recibí la visita de algunos familiares, entre ellos Gamaliel, el hijo pequeño de uno de mis parientes. …

    Leer más

    Volver a la tierra

    Hace tiempo que dejé mi tierra, mi tierruca, como la llamamos allí, en esa región del norte de España, para …

    Leer más

    Manuel Vilas: «Al final, somos lo que recordamos»

    Hace poco escuché decir que leer un libro es lo único que en estos tiempos convulsos nos desconecta de todo …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN