GOZO POR EFRAÍN JARA

Escritura
Jul, 2019
Artículo por Andrés de Müller
Este artículo tuvo: 43 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • I

    1.1

    1      Duermes, Efraín,

    2     en la cresta de olas encrespadas

    3     por las primeras lluvias de abril

    4     y ya eres gota, espuma, cabrilleo,

    5     mas, fíjate bien, no hay salumbre:

    6                                                 sólo sazón.

    7     Galápagos se rompió en dos, dos veces:

    8     cuando llegaste y cuando te fuiste,

    9     con el sollozo por tu niño muerto

    10   -entre hexágonos de tortugas

    11    que lo llevaron mar adentro

    12    y lo desovaron en cada puesta-,

    13    y con tu exhalación postrera

    14    en pos de su alma de arena,

    15    arquitectura de litoral que,

    16    a gritos, tú arrasaste.

    17    ¿La infancia recapitulada?:

    18                                     niebla, risas, humo.

    19    Caja de cristal, apenas nada, primavera.

     

    1.2

    1    Duermes, Efraín,

    2     en el filo del papel doblado

    3    por el domador del relámpago

    4     y ya eres umbral, llave, mapa,

    5     mas, fíjate bien, no hay tachones:

    6                                              sólo musa.

    7     Galápagos se rompió en dos, dos veces:

    8     cuando bebías y cuando no,

    9     con la cruz del licor a cuestas

    10   -entre úvulas de iguanas

    11   que la llevaron campo a través

    12   y la enarbolaron sobre espinas-,

    13   y con tu resurrección de atlante

    14   en pos del tiempo perdido,

    15   orfandad cismática que,

    16   contra natura, tú abrazaste.

    17   ¿La adolescencia promisoria?:

    18                                        caos, ruina, plaga.

    19   Dieciséis años, apenas brisa, un verano.

     

    1.3

    1     Duermes, Efraín,

    2     en la lumbre añil sustentada

    3     por soles sin sistema solar

    4     y ya eres rayo, célula, atmósfera,

    5     mas, fíjate bien, no hay crepúsculo:

    6                                                 sólo albor.

    7     Galápagos se rompió en dos, dos veces:

    8     cuando sanaste y cuando te heriste,

    9     con la cuartilla abierta en canal

    10   -entre escápulas de gaviotas

    11    que la llevaron a cielo abierto

    12    y la encumbraron al futuro-

    13    y con tu dictado funerario

    14    en pos del numen de luto,

    15    vahos del Hades que,

    16    a paladas, exhumaste.

    17    ¿La madurez desbaratada?:

    18                                       cenizas, vacío, ucronía.

    19    Sueño abrasado, apenas ascuas, el invierno.

     

     

    II

    2.1

    1     Enroscaste fantasmas entre alambres,

    2     ataste tu memoria a las palmeras

    3     y emplumecieron en tus sienes albatros

    4     que fueron valvas

    5                            que fueron peces

    6     al viento, desde donde prosiguen planeando,

    7                                                             fluyendo,

    8                                                                        gateando,

    9     como un gorjeo entre mesnadas

    10   de palabras que fueron aullido

    11                                            que fue interjección

    12                                                                      que fue poesía

    13    donde fundiste suicidio y cuna

    14    en otro mundo más ancho,

    15                                      más puro,

    16                                                  más líquido.

    17    Más humano.

    18    Bebiste a borbotones savia de rama bífida

    19    y regurgitaste piélagos.

    20   Palpo en un río andino huellas de la mar rizada

    21    que contuvo tu abismo, pero es a la inversa,

    22    tú encontraste allí todos los ríos engarzados en ecos:

    23    ¿cómo nos llamarás?, ¿nos llamarás?, ¿llamarás?

    24    Y respondiste, enjugado en tu bautismo de fuego,

    25    vértigo, soplo, eternidad.

     

    2.2

    1     Iluminaste de prodigios un sollozo,

    2     embridaste con rafias la desdicha

    3     y brotaron de tus dedos espirales

    4     que fueron serpentinas

    5                                  que son escaleras

    6     al cielo, cuajadas de querubines subiendo,

    7                                                         bajando,

    8                                                                   triscando,

    9     como aquellas soñadas por Jacob

    10   tras estrenar primogenitura

    11                                     que fue plato de lentejas

    12                                                                    que es almuerzo del solitario

    13    donde engulles reclusión y guijarros

    14    en otro Génesis más caldoso,

    15                                         más oblicuo,

    16                                                         más rumiante.

    17    Más digerible.

    18    Apuraste hasta las heces el cáliz profanado

    19    y alumbraste eclipses.

    20   Palpo en la tierra leve costras de la semilla roja

    21    que midió tus trayectos, pero es a la inversa,

    22    tú encontraste allí todas las tierras igualadas en ecos:

    23    ¿cómo nos pensarás?, ¿nos pensarás?, ¿pensarás?

    24    Y respondiste, incendiado en tu comunión de reo,

    25    fértiles, libres, espléndidas.

     

    2.3

    1     Descendiste a los infiernos una tarde,

    2     probaste, como Orfeo, la zozobra,

    3     y ensortijaron tus pies rizomas

    4     que fueron yedras

    5                            que serán fetos

    6    del limbo, sustancias en potencia incubando,

    7                                                             cuajando,

    8                                                                          despuntando,

    9    como el bambú que crece hacia abajo

    10  para rebasar la fría cima

    11                                  que fue ocaso

    12                                                   que será trazo

    13    donde anclarás compás y fantasía

    14    en otro plano más disperso,

    15                                       más romo,

    16                                                     más dúctil.

    17    Más perfecto.

    18    Consumaste el sacrificio del árbol desraizado

    19    y germinaste esporas.

    20   Palpo en la nube rasgada rastros del sol insular

    21    que extremó tu vigor, pero es a la inversa,

    22    tú encontraste allí todas las nubes recosidas en ecos:

    23    ¿cómo nos rezarás?, ¿nos rezarás?, ¿rezarás?

    24    Y respondiste, ungido en tu confirmación de ateo,

    25    jadeo, fiebre, labilidad.

     

     

    III

    3.1

    1     En fin, agua.

    2     Esa mar picada de Pedro fue,

    3     en el seno de Mamacocha,

    4     Jonás expectorado

    5     entre adjetivos con piel de tinta

    6     -Ícaro pendido del cálamo de Dédalo-

    7     buceando el duelo hacia el origen

    8     de los dos.

    9     Del agua fue tu hijo arrebatado:

    10   escurrido entre los dedos,

    11    te duró lo mismo que el rocío

    12    en las mejillas del nardo.

    13    De oropéndolas es tu llanto

    14    interminable hecho jerga

    15                                   hecha chispa que fulgura

    16    undívaga.

    17    Se abrió tu pecho de padre

    18    y buscaste cobijo en el desguace,

    19    ningún significado te bastaba

    20   y una y otra vez los inventaste.

    21    Las olas te prestaron la memoria

    22    y con sus vidrios mutilados

    23    tejiste domingos.

    24    Cada orilla es pleamar en Floreana,

    25    cada molécula de agua una daga.

    26    Aplastado por un verso intuiste

    27    que es inútil la huida del dolor,

    28    que acecha,

    29                  que interrumpe,

    30                                     que emborrona,

    31    así viajáramos a la fosa más opaca,

    32    así permaneciéramos, ahogados,

    33    disecando el destino eviscerado.

     

    3.2

    1     En fin, fruto.

    2     Esa semilla truncada de Pedro fue,

    3     en las palmas de Viracocha,

    4     Lázaro resucitado

    5     entre adverbios con la soga al cuello

    6     -Dédalo huido del laberinto del Minotauro-

    7     escarbando el éter hacia el secreto

    8     de los dos.

    9     Del fruto fue tu hijo arrebatado:

    10   sembrado entre ortigales,

    11    te duró lo mismo que la rosa

    12    en las garras del ciclón.

    13    De hormigueros es tu llanto

    14    ingobernable hecho alcazaba

    15                                       hecha fronda que florece

    16    ubérrima.

    17    Se abrió tu espalda de hombre

    18    y hallaste alas en el osario,

    19    ningún sinónimo te colmaba

    20   y una y otra vez los braseaste.

    21    Las conchas te robaron el rugido

    22    y con su rumor ronco

    23    hollaste demonios.

    24    Cada curva es plenitud en Floreana,

    25    cada partícula de luz una sombra.

    26    Degradado a infinito comprendiste

    27    que es perenne la marca del dolor,

    28    que raja,

    29               que deforma,

    30                               que amilana,

    31    así corriéramos a la esquina más angosta,

    32    así permaneciéramos, adictos,

    33    diseñando el polvo emancipado.

     

    3.3

    1     En fin, aire.

    2     Ese sol amputado de Pedro fue,

    3     en la lengua de Aya Huma,

    4     Zacarías destrabado

    5     entre verbos con la conjugación zurda

    6     -Minotauro harto del juego de Teseo-

    7     remontando el vuelo hacia el declive

    8     de los dos.

    9     Del aire fue tu hijo arrebatado:

    10   izado entre luceros,

    11    te duró lo mismo que los cirros

    12    en las barbas de Dios.

    13    De bromelias es tu llanto

    14    inabarcable hecho esencia

    15                                    hecha esfera que asciende

    16    umbrática.

    17    Se abrió tu nuez de Adán

    18    y perdiste voces en el destierro,

    19    ninguna alegoría te esperaba

    20   y una y otra vez las convocaste.

    21    Las aves te acercaron la placenta

    22    y con su pulso denso

    23    forjaste sonajas.

    24    Cada hora es plenilunio en Floreana

    25    cada átomo de oxígeno una trampa.

    26    Devastado por un nombre concluiste

    27    que es cuadrada la rueda del dolor,

    28    que muele,

    29                 que arracima,

    30                                  que macera,

    31    así emigráramos a la estrella más esquiva,

    32    así permaneciéramos, exangües,

    33    desbravando el universo enherbolado.

     

     

    IV

    4.1

    1     Hubo urgencia, hubo tormenta,

    2     hubo, también -en mala hora-, una cadena

    3     y un cuello-ofrenda para enrollarla,

    4     un giro mil veces maldito,

    5     la sima y el estallido.

    6     Y, luego, nada.

    7     Cayeron meteoritos sobre tu cama,

    8     chasquis del Uku Pacha.

    9     Amaneciste más allá de la metamorfosis

    10   y juraste apellidar la pesadilla:

    11    Hidra de Lerna, fusta y espuela

    12    atizando gramáticas

    13    del otro lado del espejo.

    14    Efraín freático.

    15                       Efraín feérico.

    16    Efraínunigénitocuchucho.

    17                                   ¿Dónde queda la infancia que no fue?

    18    Efraín linfa fermentada en deseo,

    19    como todos.

    20   Tu oda fue calostro tardío,

    21    te amamantaste de ti mismo

    22    para aplacar, en vano,

    23    el hambre de hijo

    24    hambriento de padre

    25    ensamblando añicos.

     

    4.2

    1     Hubo delirio, hubo aridez,

    2     hubo, también -a toda hora-, una botella

    3     y una conciencia-adarga para quebrarla,

    4     un camino de ida sin escalas,

    5     la cumbre y el precipicio.

    6     Y, luego, suelo.

    7     Nacieron gigantes bajo tu miedo,

    8     heraldos de Don Quijote.

    9     Prevaleciste más allá del vaticinio

    10   y lograste subvertir la ordalía:

    11   Armagedón, rienda y cabestro

    12   estrangulando fonemas

    13   de las entrañas del núcleo.

    14   Efraín telúrico.

    15                      Efraín trujamán.

    16   Efraínceroenpaternidad.

    17                                ¿Dónde queda la adolescencia que es?

    18   Efraín barro cocido en contradicción,

    19   como todos.

    20   Tu ciclo es retorno eterno,

    21   te masticaste a ti mismo

    22   para arrojar, a ciegas,

    23   cebo al uróboros

    24   cebado de círculos

    25   resinando antídotos.

     

    4.3

    1     Hubo empeño, hubo hálito,

    2     hubo, también -en buena hora-, una pluma

    3     y una mano-altar para empuñarla,

    4     un desvío vertical hacia hoy,

    5     la hélice y el ascenso.

    6     Y, luego, cielo.

    7     Manaron palabras ante tu asombro,

    8     tótems del Hanan Pacha.

    9     Reverdeciste más allá de la promesa

    10   y dejaste granar la espiga:

    11   Pegaso, libertad y quimera

    12   ordeñando abecedarios

    13   del magma del criptograma.

    14   Efraín icástico.

    15                      Efraín inasible.

    16   EfraínhermanoInti.

    17                          ¿Dónde queda la madurez que será?

    18   Efraín aura torneada en expectativa,

    19   como todos.

    20   Tu adiós será acrobacia astral,

    21   te sepultaste en ti mismo

    22   para guiar, de cerca,

    23   la añoranza de lunas

    24   añorantes de órbitas

    25   aquilatando rumbos.

     

     

    V

    5.1

    1     ¿Fue suicidio? Sí, pero antes filicidio inefable

    2     recién descuella el vástago.

    3     Saturno en trance devorando al hijo que sabe

    4     a la propia carne.

    5     Pedrohechoparaquedarse avanzó la hora de irse,

    6                                                                 tictac, hasta la campanada final,

    7     y llegaron a tu playa, una a una, las astillas

    8     del reloj descuartizado y, en un día extraño

    9     de lluvia mínima

    10    y silencios aplastándola,

    11     cuando no podías sostener en tus brazos más naufragios,

    12     apareció, intacto y reluciente, el péndulo dorado,

    13     un sol flotante transmutado en caracola

    14     donde seguir escuchando los latidos

    15     del corazón reventado de ausencias,

    16                                                  herido de muerte de otra muerte

    17     a la que tú diste vida.

    18     Caja de cristal de la mariposa que no fue

    19     eclosionando prematura en la mañana helada.

     

    5.2

    1     ¿Es resurrección? Sí, pero antes inmolación sideral

    2     recién disuelta la penumbra.

    3     Polifemo abstemio trasquilando el pellejo que hiede

    4     a carroña ajena.

    5     Alcoholhechoparaolvidar abolió el golpe de gracia,

    6                                                                     zis zas, hasta el lapso medular,

    7     y llegaron a tu viña, en tropel, los recuerdos

    8     del vórtice domesticado y, en un día propicio

    9     de cultivo acucioso

    10   y embriones agitándolo,

    11   cuando no debías sentar en tus hombros más empachos,

    12   apareció, soberbia y ondulante, la vena erupcionada,

    13   un grano cerúleo revertido en bruma

    14   donde seguir vislumbrando los contornos

    15   del faquir arponeado de luciérnagas,

    16                                                 transido de peligro de otra raza

    17   a la que tú nombraste patria.

    18   Dieciséis años reservorios de la larva del desastre

    19   gestando telarañas en los travesaños de la mente.

     

    5.3

    1     ¿Será milagro? Sí, pero antes descalabro alquímico

    2     recién dotada la hoguera.

    3     Prometeo ígneo atezando el cuerpo que suena

    4     a enjambre de huesos.

    5     Fuegohechopararefulgir azuzó la letra de cieno,

    6                                                                 tris, tras, hasta la figura genial,

    7     y llegaron a tu cosmos, a espuertas, los rescoldos

    8     del signo sublimado y, en un día entrópico

    9     de vendaval partido

    10   y presagios reparándolo,

    11   cuando sí querías apoyar en tu cabeza más ideas,

    12   apareció, ingrávido y magnánimo, el clímax rotatorio,

    13   un gato infernal devenido en ángel

    14   donde seguir proyectando las preguntas

    15   del viajero sangrado de encrucijadas,

    16                                                  ahíto de existencia de otra anchura

    17   a la que tú llamaste hogar.

    18   Sueño abrasado de crisálida interrumpida

    19   enramando espejismos en la indigencia del afán.

     

     

    Andrés de Müller

    Cuenca, abril 2018 – marzo 2019

     


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Autor: Jean-Baptiste Marie Pierre

    LA VIRGEN

    Después de hacer el amor, la Virgen tiene sed. Desnuda, va hasta el pozo, recoge la cuerda y bebe del …

    Leer más

    Ph: El Mercurio

    El Bosque de Shiro

    La aventura de vivir haciendo dibujitos
     

    Es grato tener como profesión a uno de mis mejores pasatiempos de mi infancia. Los …

    Leer más

    Ph: Casa de la Cultura Núcleo del Azuay

    Mi Cultura, mi Derecho

    Estamos en pie de lucha. Artistas, gestores y ciudadanos defendemos nuestros derechos culturales que han sido históricamente vulnerados. Desde nuestras …

    Leer más

    Ph: TNS

    33.293

    Una, de vez en cuando, vuelve a casa como migrante privilegiada.

    Y, como migrante, se enfrenta a noticias como esta:

    “Un diario …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN