El final del mito

Escritura
Ene, 2016
Artículo por Juan Fernando Bermeo
Este artículo tuvo: 133 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Penélope espera, está sentada en su llanto, no parece, pero más que melancolía siente rabia. Impotente se recuesta, aún espera, aparca sus sueños frente al espejo, único testigo de su comparecencia. Ya no teje, porque esperar le ha tomado demasiado tiempo como para perderlo en trabajos banales. Tiempo atrás, se hartó de deshilar su hipocondría y para ahorrar sus lágrimas ya escondió los telares. Ahora está sentada nuevamente, la ira no la deja ni apenarse. Su medidor de desconsuelo ha dejado en su rostro cicatrices irregulares de aislamiento disoluto. Ahora abraza una almohada, sólo para ver si recuerda lo que es un abrazo, para asegurarse de que no ha olvidado como conjurar uno. Duda, aunque esté recostada otra vez. Sus manos se descuellan buscando un domesticador para su escarmiento. Encuentra el mismo libro viejo que aún la entretiene, el mismo libro que anteriormente fue otro, que fueron muchos. Viaja, aunque sus ojos tengan que navegar para llegar a las letras, pero sonríe, pues sus mares funcionan como un catalejo, y las ideas se adhieren con menos somnolencia. Sólo la ira la mantiene en vigilia, ya la desmoralización y la desesperanza no afectan desde la profundidad de la lesión. En el espejo, algo cambia. Desaparecen los fantasmas de la conformidad. Nace en su pequeña cabeza un concepto desatinado, una pequeña semilla que se aferra en lo más áspero de su afectado hipotálamo, y que palpita, retumba, resuena: ¡pum! ¡pum! ¡pum! No ha parado, pero ella sí. Ya no espera. Camina por primera vez desde que el suspenso se llevó también sus pasos. El libro fue consumido. Punto. No aparece más, es miembro de su reciente aspiración de cambio, de sus ínfulas odisiacas fundacionales. Ya no es ella, ya no es él. Soy yo, eres tú, y podría ser cualquiera, ya no importa, nunca lo hizo. Sale de casa. Respira. Grita:

— ¡No esperaré más, puesto que los libros son peligrosos! —

Se marcha.

Vive.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Liz Zhingri

    Río Blanco: La crónica de un conflicto

    Para comprender y analizar el conflicto socioambiental que tiene lugar en la comunidad de Río Blanco, hacen falta ciertos elementos …

    Leer más

    Peaky Blinders

    Peaky Blinders

    Tras cuatro temporadas emitidas y dos confirmadas, me encuentro en la obligación de hablar sobre una de las series que …

    Leer más

    República Sur

    Entrevista a Guardarraya

    Álvaro escribe cosas que la gente quiere gritar
     

    Guardarraya dio un conciertazo en Cuenca como parte de la gira promocional de …

    Leer más

    Ph: Carlos A. Maldonado. IG: @yeye.cm

    El concurso Jóvenes Talentos presentó a algunos de sus ganadores

    Algunos de los jóvenes más talentosos de la escena clásica ecuatoriana exhibieron sus destrezas en el teatro Pumapungo. Todos ellos …

    Leer más

    Ph: Jorge Peláez S.

    Los Espíritus causaron Huracanes entre los republicanos

    La banda argentina Los Espíritus estuvo por primera vez en Cuenca y República Sur los recibió con un espíritu cálido …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN