La eternidad de la esperanza

Columnistas
Jun, 2017
Artículo por Germán Gacio Baquiola
Este artículo tuvo: 172 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • El libro dicta el ritmo. El libro dicta el ritmo de su existencia como libro. Acompañado de sus hacedores. Pero, repito, el libro dicta el ritmo. El libro dicta el ritmo de la cultura de un país.

    Acompañado de sus otras artes. Pero, repito, el libro dicta el ritmo. El libro dicta el ritmo de la lectura. Acompañado por sus lectores.

    Pero, repito, el libro dicta el ritmo.

    ANÓNIMO S. XIX

    Es hora de asumir las cosas como son. Nuevas funciones, no acarrea simplemente una nueva oportunidad. Nuevas funciones, públicas, por ejemplo, determinan expectativas, por un lado, y responsabilidades, por el otro. Falta desarrollar continuamente los mercados culturales nacionales, regionales y locales. Y ahí están concentradas, embodegadas las esperanzas.

     

    Pero, para comenzar una crítica, enfoquémonos en lo que sucede ‒desde donde suceda‒ ahora, y no en lo que no sucedió o debería haber sucedido. Lo otro se lo dejamos a la literatura, fuese historia o distopía.

     

    Centrándonos en el campo editorial, el 2017 comenzó con muchas buenas novedades, prácticas culturales, y acciones concretas. Hace unos años comenzó a notarse un incremento de nuevos emprendimientos tanto libreros como editoriales, y este año repercutió en dos importantes aspectos. Por un lado, la generación de nuevos espacios para la circulación de nuevas obras como la ejecución de ferias o encuentros-festivales literarios; por el otro, la creación de la Asociación de Editores Independientes de Ecuador.

     

    Se han generado múltiples espacios nuevos. Se ha abierto una ventanilla editorial ecuatoriana en Colombia y Argentina, más desde la autogestión que por la iniciativa pública, pero se han creado y funcionan con una lubricación y entusiasmo distinto del acostumbrado modo de hacer. Los modos cambian, y eso es algo que la esperanza como ente puede percibir. Por eso se rompe el tiempo.

     

    Estamos en tiempos donde suceden, entre otras, muchas acciones: la primera Feria del Libro organizada por el Fondo de Cultura Económica, la quincuagésima Feria del Libro de la Pontificia Universidad Católica de Quito, el cuarto Festival de Arte y Literatura Tras la Sombra del Arte en Riobamba, entre otros tantos. Estamos en tiempos donde suceden muchos cambios de orden y posibilidades. Un nuevo gabinete, una nueva dirección y forma de administrar las casas de la cultura, por ejemplo.

     

    En definitiva, sabemos que todos los mercados son distintos, porque todos tienen cualidades específicas del medio y el contexto donde estén insertos. Todos los mercados son distintos, pero todos son mercados por igual. Los une que todos ellos poseen la cualidad única de poder mutar-variar drásticamente cuando algo los incita o excita. A ello, en economía cultural, preferiría llamarlo esperanza. Todos los mercados culturales tienen esperanza; y en eso radica un cambio. Mientras tanto, el libro dicta el ritmo.

     


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Ph: TNS

    33.293

    Una, de vez en cuando, vuelve a casa como migrante privilegiada.

    Y, como migrante, se enfrenta a noticias como esta:

    “Un diario …

    Leer más

    Ph: Rock al Parque

    El orgullo estridente cumple 25 años

    Una crónica sobre la última edición del Rock al Parque
     

    La programación del día tres llevaba más de una hora de …

    Leer más

    Entrevista a David Holguín, director de Estación Polar, documental de Mamá Vudú

    «Estoy contando mi propia historia y se siente que es de verdad»
    Si hay algo de qué hablar —y hablar muy …

    Leer más

    Literatura para ingenieros

    Estimado lector o lectora de esta Gaceta, si usted no se dedica la ingeniería, a la ciencia o no es …

    Leer más

    LA ESQUINA: Con sabor a la abuela

    «Logramos imponer un concepto» fueron las palabras del chef argentino Fabián Spahr, propietario y creador de La Esquina, para referirse …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN