Decálogo nocturno en Guadalajara

Columnistas
Oct, 2015
Artículo por Germán Gacio Baquiola
Este artículo tuvo: 259 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • 1.

    De noche, Guadalajara es una inmensa fábrica de artificios. Allí llegan, durante todo el año, procedentes del mundo entero, una caterva de aficionados a la realidad. Viajan por una semana, se instalan en grandes hoteles, asisten a convenciones, comen lo que se les da y beben con un sentido: escapar de sí y penetrar la ilusión montada para ellos.

     

    2.

    De noche, Guadalajara se convierte en un trabalenguas. Se mezclan idiomas pero todos ríen por igual, no existen sexos pero solo los pubs-gays abren hasta tarde, la cerveza es como siempre pero el menú se presenta por separado y parece un pequeño libro. Mientras los niños héroes descansan en un hotel 6 estrellas, la gloria llena de color sus rostros.

     

    3.

    De noche, Guadalajara trasmuta y se disfraza de múltiples ciudades. Viaja por París en sus castillos y servidumbres, llega a Milán y crea nuevas tendencias, se aleja al oriente y muestra lo desconocido. Una limusina con una checa dentro se pasea oyendo hip-hop por las favelas indistintas del sur.

     

    4.

    De noche, Guadalajara es el bazar del mundo. La virgencita de Guadalupe cotiza en Wall Street, Lázaro Cárdenas cubre de cemento y hormigón todos los campos, y la diosa Minerva tiñe de cultos a los poderosos. En sus mansiones nos convidan con elegantes mujeres que sonríen y llevan lo necesario en su cartera de mano, pero nuestros cuerpos pueden amanecer incinerados en una camioneta si miramos a la hija incorrecta.

     

    5.

    De noche, Guadalajara parece un set de filmación de una película de zombies. No puede existir más peligro que no diferenciar lo auténtico del maquillaje. Un vendedor mugriento de tacos nos ofrece lo nunca antes probado, y los osos panda se multiplican frente a nosotros. En la discoteca el dealer es el dueño de la fiesta, y si esta acaba terminamos rodeados solo por extras.

     

    6.

    De noche, Guadalajara puede confundirse con un pañuelo. No sirven las credenciales personales allí donde todos sabemos ya quiénes somos y cómo terminaremos al amanecer. Todas las habitaciones son nuestras y los hoteles tienen un solo conserje. Podemos leer el diario en el hall o hacer un trío en la piscina, pero nunca recordaremos quién de nosotros hizo qué.

     

    7.

    De noche, Guadalajara es un campo de batalla. Como en toda guerra solo puede haber perdedores, pero algunos pierden más que otros. Se despliegan múltiples tácticas que pocas veces representan una estrategia coherente. El objetivo es el mismo: obtener el premio que, año a año, solo ganan unos pocos y siempre termina consumiéndose murallas adentro.

     

    8.

    De noche, Guadalajara tiene palmeras y brisa de un mar lejano. Esconde su botella de alcohol en la arena y se aprovecha de la confianza del mesero que trae cola la noche entera sin preguntarse cómo el diablo termina ebrio. El desierto es un campo fértil para ideas trascendentales.

     

    9.

    De noche, Guadalajara descansa en la cima de un rascacielos. Desde allí el ego no puede verse su propio ombligo, solo pensar en una cosa: la caída es mucho más rápida siendo una pluma cualquiera que un elefante brillante.

     

    10.

    De noche, Guadalajara es un problema. Pero cómo nos gusta insistir en busca de una solución…


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Ph: TNS

    33.293

    Una, de vez en cuando, vuelve a casa como migrante privilegiada.

    Y, como migrante, se enfrenta a noticias como esta:

    “Un diario …

    Leer más

    Ph: Rock al Parque

    El orgullo estridente cumple 25 años

    Una crónica sobre la última edición del Rock al Parque
     

    La programación del día tres llevaba más de una hora de …

    Leer más

    Entrevista a David Holguín, director de Estación Polar, documental de Mamá Vudú

    «Estoy contando mi propia historia y se siente que es de verdad»
    Si hay algo de qué hablar —y hablar muy …

    Leer más

    Literatura para ingenieros

    Estimado lector o lectora de esta Gaceta, si usted no se dedica la ingeniería, a la ciencia o no es …

    Leer más

    LA ESQUINA: Con sabor a la abuela

    «Logramos imponer un concepto» fueron las palabras del chef argentino Fabián Spahr, propietario y creador de La Esquina, para referirse …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN