Cuando las resistencias son (pre)históricas

Columnistas
Nov, 2018
Artículo por Rocío Pérez
Este artículo tuvo: 133 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • Tenemos tan interiorizada la mirada masculina que siguen sorprendiéndonos noticias, artículos o ensayos que cuestionan nuestro enfoque falocéntrico y proponen la participación de las mujeres en aspectos cotidianos de la vida —públicos, comunitarios y privados— desde los tiempos más remotos de nuestra prehistoria en todas partes.

    Hace unos días llegó a mis manos un texto titulado «¿Y si las venus del Paleolítico no fueron talladas por hombres, sino por mujeres examinando su propio cuerpo?» donde se cuestiona la idea generalizada —e institucionalizada— de que las famosas venus paleolíticas habían sido talladas como un ideal de belleza prehistórico, como objetos sexuales desde la mirada masculina.

    Siempre es de agradecer la continua cosificación, minusvaloración y poca consideración de las mujeres en y desde las disciplinas en sus primeras etapas… y ahora.

    En este artículo se recoge la perspectiva de un equipo de antropólogxs actuales —entre lxs que destaca Leroy McDermott, autor del artículo «Self-Representation in Upper Paleolithic Female Figurines» (1996) en el que se basa el texto— que sostienen que estas tallas podrían representar cuerpos de mujeres que se exploran y «se miran a sí mismas».

    Las imágenes aportadas junto a Catherine Hodge McCoide en un estudio comparativo de las venus con el cuerpo de mujeres contemporáneas no tienen desperdicio. Si las ven y las comparten tengan cuidado, Facebook ve estos cuerpos tallados como un ataque a la moral y a la decencia. Los pezones de piedra ofenden, los traseros también; los reales, ni les cuento. Les dejo una pequeña muestra para que les pique la curiosidad.

    Este texto trajo a mi memoria mis clases de antropología de género, cuando pasábamos horas deconstruyendo mitos y representaciones de un periodo del que nos sabemos —con los medios de los que disponemos actualmente—, más bien nada, pero que ha servido para reconstruir una historia evolutiva humana donde las mujeres, tanto física como socioculturalmente,  han quedado en un segundo plano, relegadas, ocultas, apartadas de la historia.

    Esta historia, con su divina prehistoria, se ha encargado de decirnos que las mujeres no hemos hecho nada, que no sabíamos nada, que no teníamos creatividad, voluntad, intelecto, fuerza y otras innumerables perlas del «manual de la buena mujer» vista por un hombre. Ese manual tallado en los imaginarios culturales y que ha transitado de generación en generación —con complicidad de unos y otras—, de una gran parte de nuestras sociedades.

    Tenemos que seguir replanteándonos todo. Todo lo aprendido, todo lo traspasado, impuesto, aculturado o prestado culturalmente. Las y los hijos de su tiempo, filósofos, escritores, científicos, juristas y un largo etc. son los que han llegado, seguramente, no todos los que había.

    Era más fácil hacer desaparecer lo que no interesaba en unos periodos históricos que en otros, en unas regiones que en otras, en unos cuerpos que en otros. Ahora, la invisibilización es más complicada aunque no dejen de intentarlo. Las disidencias, las resistencias, las alternativas están al alcance de un click, al alcance del movimiento de nuestras piernas al campo que trabaja por su soberanía alimentaria en los márgenes de nuestra ciudad. Lo que hace falta es leer y caminar. Y, después, conversar, respetar, comprender y actuar.

    Si deseas leer más columnas, ingresa aquí.


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Sin spoilers

    Que nos va la vida en ello. ¿Qué va a ser ahora de nosotros/as sin Juego de Tronos?¿Cómo vamos a …

    Leer más

    Esencia o sustancia

    Podría haberme roto la cabeza diez veces y vuelto a armarla cuarenta,y aún así hallar ese hilo de conexión entre …

    Leer más

    Festivalfff 2019: una tarima que no decae y que mantiene su esencia

    El pasado 27 de abril, en la ciudad de Ambato, se desarrolló el XV Festivalfff, un concierto caracterizado por la …

    Leer más

    Las huellas de lo andado

    El lenguaje está condenado a pasar encima de la realidad, moldeando una idea vaporosa en el pensamiento, cuyo material toma …

    Leer más

    Foto: Sebastián Galarza

    Vanesa Regalado: “Cuenca se merece ser la capital operística del Ecuador”

    Don Giovanni es la primera producción operística ecuatoriana que se exporta al extranjero. Después del estreno en Cuenca …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN