Columna política – 1 Deasyuno de “Campeones” en Perú

Columnistas
Jun, 2016
Artículo por Germán Gacio Baquiola
Este artículo tuvo: 266 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • La niebla, como siempre, toma posesión del cielo de la gran ciudad de Lima. Estancada, como cualquier día de otoño, forma parte de las vidas de sus ciudadanos. Pero hoy no es un domingo como otros, no es un domingo gris cualquiera. Una celebración patriótica domina la república de sur a norte y de este a oeste, sin diferenciar regiones, ni género, ni etnia. Al igual que las balas.

    Luego de salir de la iglesia, un gordito en saco negro y camisa blanca, escoltado por varios hombres de negro con una estrella roja como prendedor, se dirige a las afueras de la ciudad, rumbo sur, a la finca de un ex narcotraficante indultado años atrás. En una mesa rectangular enorme, al lado de una piscina aún más grande, donde nadan chicas que apenas han alcanzado la mayoría de edad, desayunan varios hombres de camisa floreada junto al gordito y su esposa. Un menú de lo más variado donde no pueden faltar los chorizos paisas y el buen vino de Lanahuaná, son una pequeña muestra del eterno agradecimiento hacia la persona que los liberó. Comen tranquilos, libres, a sabiendas que hoy día las expectativas del gordito están ya acabadas antes de iniciar la jornada. Sin dudas, no tendrá problemas para digerir las noticias del escrutinio.

    Cerca de allí, un poco más al sur, en la ribera del Pacífico, “el cholo”, como le llaman hace años, disfruta de un cebiche junto a una joven modelo radicada en Miami que hoy lo visita. El sol, a esas latitudes, logra engañar la espesa niebla de domingo. “El cholo”, entonces, se quita su camisa arremangada y deja de fingir por un rato. Su carrera política ya se acabó hace tiempo, y esta última bocanada de atención pública le permitió conseguir algo más que un desayuno con linda vista.

    Al mismo tiempo, en el penthouse de un edificio de Miraflores, un señor de 77 años observa desde el balcón de la casa de un empresario amigo, cómo la marea del océano incesantemente va y viene. Le recuerda a las cifras de las encuestas de la última semana. Cuando oye que su amigo se aproxima con dos copas de champagne, no duda en tapar su mano derecha temblorosa con la izquierda, escondiéndola de los demás. Brindan juntos “¡Por un gran día!”, pero el anciano esquiva los ojos de su socio sin dejar de posarlos sobre la marea que va y viene, rompe y vuelve a formarse sobre la gélida arena de Lima. Solo piensa que está muy mayor para seguir en el centro siendo el tercero en cuestión.

    El salón comedor del Penal de Barbadillo no se parece en nada al living de mil mts2 del cuartel donde hace cuatro años su padre era el único preso y donde desayunaron antes de enterarse del fracaso. También por eso, “la china” espera con ansiedad los resultados de esta jornada, cuando no sólo ella pueda sentirse un escalón más cerca del sillón de la Casa de Pizarro, sino también su padre, consecuentemente, más cerca de volver a morir a su casa.

    En el mercado del barrio popular Villa María del Triunfo, donde la excepcionalidad del día no ha dejado por eso sin trabajar a los comerciantes, una joven cuzqueña sencilla pero elegante con su tul francés en el cuello, desayuna como una clienta más en un puesto de jugos. Sólo come una humita y bebe un licuado de frutas con maca. Mucha gente se acerca a desearle suerte, pero ella sólo piensa que el mejor augurio puede ser precisamente ese: poder caminar con calma y tranquilidad entre la gente del barrio.

    La niebla, como siempre, continúa incluso al mediodía en posesión del cielo de la gran ciudad de Lima. Estancada, como cualquier día de otoño, forma parte de las vidas de sus ciudadanos. Pero mañana, esa niebla podría ser aún más amplia y tomar poder de todo un país.

    Mientras tanto, en la sierra de Junín mueren 4 personas en un enfrentamiento armado.

     

    *Gestor cultural, editor, librero y cineasta. En 2003 cofunda la editorial NULU BONSAI y actualmente dirige la Editorial La Caída (donde ha publicado al menos a unos 8 autores ecuatorianos contemporáneos). En 2010 crea el proyecto Corredor Sur Editores (Alianza estratégica de editores independientes) con el que realiza actividades en fomento a la lectura y la circulación del libro en todo Latinoamérica, participando en más de 100 ferias del libro a nivel continental.


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Luis Humberto Salgado: el Beethoven ecuatoriano


    «Hay que comprender con el cerebro en tensión y escuchar con el ánimo inmerso en la contemplación auditiva de las …

    Leer más

    La contracultura como apuesta para la construcción de una vida feliz

    Decía Facundo Cabral, el cantor de la esperanza y de la alegría de vivir, que «estás hecho para la felicidad: …

    Leer más

    El día que Gamaliel conoció a Marilyn

    Hace unos días recibí la visita de algunos familiares, entre ellos Gamaliel, el hijo pequeño de uno de mis parientes. …

    Leer más

    Volver a la tierra

    Hace tiempo que dejé mi tierra, mi tierruca, como la llamamos allí, en esa región del norte de España, para …

    Leer más

    Manuel Vilas: «Al final, somos lo que recordamos»

    Hace poco escuché decir que leer un libro es lo único que en estos tiempos convulsos nos desconecta de todo …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN