Al otro lado del dial

Columnistas
Oct, 2015
Artículo por Sebastián Zaldumbide
Este artículo tuvo: 302 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • La parte más íntima de la música y de su efecto no se puede apreciar sino en los primeros pasos de los procesos que persigue, finalmente, la creación.

    Nada será entonces más íntimo, propio, alma tocante, que los sonidos acústicos. Entiendo que cualquier composición inicia desde el instante aquel en el que se bosqueja un tema, única y limitada-mente, con una guitarra.

    Y cuando este madura, sin necesidad de incorporar otros instrumentos más que la voz y alguna percusión cómplice, la cosa se pone aún más seria, más verda-dera, más íntima.

    Tal es el caso de la propuesta del argen-to-sueco José González, que cautivó a la audiencia independiente con su primer disco Venner del 2003 y luego reafirmó su propuesta con In Our Nature, uno de mis discos preferidos desde el 2007.

    En este 2015, José González, regresa a las tablas, y en compañía de su fiel gui-tarra, presenta Vestiges & Claws, la más idónea continuación de su anterior dis-co, una vuelta en su máximo esplendor, en su lado más íntimo.

     

    Es un mundo propio en donde las cuer-das se entrelazan simultáneamente con las vocales en un intento preciso de en-volvernos en un manto quasi amniótico.

    Un lugar dentro del imaginario, y ni tanto, en donde la inglesa Laura Mar-ling aparece como un sueño. Nacida en 1990, algunos años menor a mí, la can-tante presenta en este año su quinto dis-co bautizado como Short Movie. No es sino un viaje hacia ese el lugar ya antes visitado por Joni Mitchel, Cat Stevens o Simon & Gartfunkel. Íntimo, capaz de introducirnos en estados de introspec-ción.

    Atardece en el ensueño. Siempre con la noche llega esa fría brisa que nos hace pensar en lo sucedido y en lo que podría suceder luego, hasta no importar.

    Desde Melbourne, Australia, hasta Nueva York, llegó el dúo Luluc. A fina-les del año anterior publicaron Passerby, el combustible necesario para encender la hoguera y rociarnos de calma. Disco analgésico, antiinflamatorio, calmante.

    Que nunca falte la intención de tomar un buen vino y saborear los encantos de la vida, de los sucesos pasados, de los que vendrán. Que nunca falte la músi-ca y su intención de reencontrarnos con nosotros mismos, acústica e íntima-mente.

    Descúbranlo por ustedes mismos. Que lo disfruten


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Luis Humberto Salgado: el Beethoven ecuatoriano


    «Hay que comprender con el cerebro en tensión y escuchar con el ánimo inmerso en la contemplación auditiva de las …

    Leer más

    La contracultura como apuesta para la construcción de una vida feliz

    Decía Facundo Cabral, el cantor de la esperanza y de la alegría de vivir, que «estás hecho para la felicidad: …

    Leer más

    El día que Gamaliel conoció a Marilyn

    Hace unos días recibí la visita de algunos familiares, entre ellos Gamaliel, el hijo pequeño de uno de mis parientes. …

    Leer más

    Volver a la tierra

    Hace tiempo que dejé mi tierra, mi tierruca, como la llamamos allí, en esa región del norte de España, para …

    Leer más

    Manuel Vilas: «Al final, somos lo que recordamos»

    Hace poco escuché decir que leer un libro es lo único que en estos tiempos convulsos nos desconecta de todo …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN