Al otro lado del dial

Columnistas
Jun, 2016
Artículo por Sebastián Zaldumbide
Este artículo tuvo: 265 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • Busco la manera de describir el sonido de hoy en Latinoamérica. Y luego del sacudón que nos propició la madre tierra el pasado abril… Sí, «dios santo, qué bello abril (a pesar de todo)», regreso para concluir con lo antes planteado.

    Yendo más al sur y hacia el Atlántico, llego a Uruguay, donde hay cosas que pasan desde hace tiempo y qué acá ni nos hemos enterado.

    Pau O’ Bianchi es el encargado de darle cierto sentido a su propia “insignificante vida” -como él mismo describe -, a través de varios proyectos que hoy recomiendo escuchar. Junto a varios amigos formó el colectivo Ezquizodelia en el 2005, que según su propia descripción: “…es un colectivo de músicos, bandas y sellos independientes […] Surgió como un sello independiente, que aparte de ediciones físicas ofrecía todos sus discos para descargar gratuitamente online.”

    3 Pecados llegó a mí por pura casualidad, su disco Diciembra, del 2011, última producción de la banda que ya contaba con cuatro discos, me abre las puertas a descubrir más sobre este nuevo sonido uruguayo. El álbum me revela esa “energía de las arañas». Es un material discográfico atemporal, de mis favoritos, escuchable en cada instante, oscuro por momentos, identificable con una parte de mi self ahora oculto por mi propio bien.

    Dos años más tarde 3 Pecados desaparece y al poco tiempo su tecladista, Diego Martínez, se despide de este mundo. Pau le dedica en el 2015 una nueva obra junto a Renata Castellano de la Torre que bautizan como María Rosa Mística, y me vuelve a tomar por sorpresa. Un álbum íntimo, preciosista; algo a lo que O’ Bianchi me ha mal acostumbrado.

    En ese mismo año, los amigos Fernando Henry, Lucas Meyer y Pau O´Bianchi se unen junto a muchos otros colaboradores en una propuesta sin cortes, sin intermitencias, en donde hablan de lo cotidiano, del ácido en el trabajo, de un Hotel Spinetta, de un Candy Bar y de los Conservadores. Instrumentación de fantasía y hasta música concreta (esa de hacer con el sonido de las puertas, entre otras cosas). El contenido de este disco fue compuesto entre los años 2013 y 2014 bajo el lema: «Cualquiera puede hacer un disco, cualquiera puede tener un sello, cualquiera puede hacer música»

    Alucinaciones en Familia es lo último de O’ Bianchi, otra vez con la dedicación en alto a Martinez y su familia. Se publicó a finales del año anterior. Vuelve el “pánico a la energía de las arañas” que descubrí con 3 Pecados. Y no hay más palabras. Lo que estoy escuchando es simplemente maravilloso y uruguayo.

    Ya quedamos que este espacio es para recomendarles cositas que me suenan bien. Y como dice el propio Pau, “…porque del amor al odio hay varios discos”.


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Luis Humberto Salgado: el Beethoven ecuatoriano


    «Hay que comprender con el cerebro en tensión y escuchar con el ánimo inmerso en la contemplación auditiva de las …

    Leer más

    La contracultura como apuesta para la construcción de una vida feliz

    Decía Facundo Cabral, el cantor de la esperanza y de la alegría de vivir, que «estás hecho para la felicidad: …

    Leer más

    El día que Gamaliel conoció a Marilyn

    Hace unos días recibí la visita de algunos familiares, entre ellos Gamaliel, el hijo pequeño de uno de mis parientes. …

    Leer más

    Volver a la tierra

    Hace tiempo que dejé mi tierra, mi tierruca, como la llamamos allí, en esa región del norte de España, para …

    Leer más

    Manuel Vilas: «Al final, somos lo que recordamos»

    Hace poco escuché decir que leer un libro es lo único que en estos tiempos convulsos nos desconecta de todo …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN