33.293

Columnistas
Ago, 2019
Artículo por Rocío Pérez
Este artículo tuvo: 53 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar



  • Una, de vez en cuando, vuelve a casa como migrante privilegiada.

    Y, como migrante, se enfrenta a noticias como esta:

    “Un diario alemán publica la lista de los 33 293 ahogados en el Mediterráneo. Desde 2006 la organización United edita una lista que se va actualizando con los datos disponibles de todas las personas que han muerto ahogadas intentando llegar a Europa desde 1993”.

    33.293 es la cifra sin rostro que nos llega.

    33.293 es el número parcial de vidas humanas que se han perdido en el mar por querer llegar a las costas prometidas.

    33.293 son las personas que nunca llegaron.

    Hay más que no están en ese dígito.

    Hay más esperando.

    También hay otras en tierra.

    Las hay que han sido devueltas, como se devuelve un tostador que funciona mal, una prenda con una tara, una lata caducada.

    Las hay que siguen siendo engañadas con alcanzar una vida mejor.

    Las hay que siguen siendo saqueadas y explotadas.

    Las hay que no tienen nada y ven cómo se llevan todo.

    Por eso tienen que irse.

    ¿No te irías tú si no tienes nada que llevar a la boca de tu compañero?, ¿de tu madre?, ¿de tu hija?

    ¿No intentarías tratar de llegar a un mundo «mejor»?

    ¿No lo has hecho?

    ¿No lo hacemos casi todos?

    Aunque parece que la responsabilidad y la memoria falla y lo que ocupa su lugar es un racismo y un fascismo desmedido.

    El enemigo es siempre el de fuera para el racismo.

    Primero los de aquí, los de la patria, grita el fascismo.

    A nadie le importa ya nadie.

    Pero hay unos que tratan de que no solo no te importe, sino de que odies.

    Y lo están haciendo muy bien.

    Tienen sitio. No nos importa.

    El Mediterráneo está muy cerca cuando vuelvo a mi casa, aunque yo sea del norte de España. Es un mar calmo, caliente para mí, y abarrotado de gente que se acumula en las orillas para tratar de sofocar el insoportable calor del verano. Niños y niñas juegan y gritan en el agua ante la vigilancia atenta de progenitores locales y extranjeros bajo sombrillas multicolores.

    La semana pasada estuve en el mediterráneo.

    Me costaba respirar, y no era por el calor.

    Me costaba meterme en el agua, y no era porque no me apeteciera.

    Me costaba no llorar cuando miraba al horizonte y pensaba en cuántas vidas yacen en el fondo, a merced de las corrientes.

    Hace tiempo que no puedo ver al mediterráneo como un mar.

    Es una enorme fosa común.

    Pueden leer aquí la lista de los que yacen bajo el mar.

    Apenas hay nombres.

    Apenas hay datos.

    48 hojas de vacíos y de ausencias.

    48 hojas de tristeza.

    48 de vergüenza:

    http://bit.ly/Lista33293


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Reflexiones desde la periferia sobre las movilizaciones en Ecuador, Catalunya y Chile

    Mientras alucinaba por el estallido, en el lapso de dos semanas, de movilizaciones sociales en los tres países donde he …

    Leer más

    Joker

    Uno de los estrenos más esperados de la temporada cinematográfica, Joker producida por Warner Bros, llegó a los cines ecuatorianos …

    Leer más

    Desde acá (IV)

    La casa tiembla

    y la familia se abraza.

    Yo-distancia, yo-trecehorasdeavión

    miro:

    cómo se incendian las esquinas,

    cómo los cimientos se levantan,

    cómo se desploman las paredes.

     

    Miro

    el …

    Leer más

    Construir al enemigo

    En la guerra, la primera víctima es la verdad
    Esquilo
     

    Manipulando la Historia, de Eric Frattini, es uno de esos libros que …

    Leer más

    Gabriel Baumann: «Lo que está pasando en el país, en Latinoamérica y el mundo me pone en constante prueba»

    Un toque de manaba, otro de alemán y de quiteño; un poco de músico, un tanto de actor y de …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN