Tierra Sola

Cine & Series
Jul, 2018
Artículo por Josué Mantuano Vera
Este artículo tuvo: 43 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Fuente: Fotogramas de TIerra Sola de Tiziana Panizza

Guayaquil, 14 de mayo del 2018. En las puertas del teatro Muégano, una gran fila de gente esperando a ver el documental Tierra Sola de Tiziana Panizza (2017); alrededor de ochenta personas esperando las grandes promesas que había obtenido de la sinopsis en la programación del Festival EDOC 2018. Como de costumbre, este festival nos saca de los enunciados de la gran pantalla comercial para inmiscuirnos en problemáticas sociales, críticas al sistema e historias latinoamericanas que nos hacen ver, que nos hacen pensar. Este día no solo tuve la suerte de ver Tierra Sola, sino que la casualidad hizo que se sentara a mi lado Coti Donoso, montajista y escritora del texto El otro montaje: reflexiones en torno al montaje documental (2017).

Tierra sola es un film-ensayo en súper ocho construido a partir de diversos videos de turistas que habían grabado pequeños instantes de su visita a la Isla de Pascua y que Tiziana Panniza, la directora, fue descubriendo en algunos de sus viajes. El film, a través de su estrategia de montaje, permite evidenciar de forma directa la transición que hay entre un video y otro. Es decir, nos muestra una transición que no es sutil, se trata de la terminación de un video en súper ocho y el comienzo automático de otro como si fuera de material en bruto, sin editar, solo «unido» entre sí.

Junto a testimonios actuales de algunos de los habitantes del lugar y una escritura de frases sobre las imágenes —al estilo Chris Marker—, se nos permite ir conociendo, desde una visión interna, datos de cómo ha sido el proceso de constitución de esta isla, su experiencia de encierro durante la dictadura chilena, el trato que los habitantes recibieron de algunas expediciones médicas y la construcción de una cárcel en ella.

 La decisión que tomaron Tiziana y Coti para empezar la película no fue nada errada. Tierra sola empieza desde un avión al cual, poco a poco, se va incorporando un sonido de agua en movimiento, agua chocando contra una superficie como si se tratara de olas poco agresivas. Luego de unos segundos se nos muestra una isla con Moáis, esculturas monolíticas de rostros con rasgos Rapa Nui. Este montaje de imágenes y sonidos y la llegada explícita a la isla, logra posicionar al espectador dentro de la película como alguien que la habita, consigue una inmersión e identificación inmediatas con la historia.

Otro punto interesante es cómo la noción de cámara se diluye y se transforma en una mirada que está siempre dentro de la isla y de la cárcel. Se nos muestran las casas, las estatuas, los habitantes, pero casi no hay tomas desde el mar hacia la isla, ninguna desde fuera de la cárcel con los presos encerrados, la mirada es siempre desde dentro de la cárcel hacia los visitantes. Es una representación, mediante las imágenes y su montaje, del anhelo del exterior y del más allá.

Este documental nos hace sentir claustrofobia, atenuada por la cotidianidad de aquel que vive en la isla, encerrado. Tal vez una pregunta que nos debemos hacer es ¿por qué desde adentro? ¿Acaso será que la sensación de encierro sigue presente en los habitantes? ¿Es la primera vez que logramos, realmente, sentirnos del lado del oprimido? ¿Se quiere que concibamos la idea de que la isla es la cárcel y que encierra muchos secretos o, tal vez, será una interpelación a nuestra insensibilidad frente a situaciones como estas o a nuestra perspectiva de la historia de América Latina? Son preguntas interesantes que nos llevarían a ver el cine como un arma capaz de exterminar las problemáticas sociales y reclutadora de mentes e ideales.

Por otro lado, este documental no se caracteriza por ser común. Y no me refiero tan solo al hecho de su experimentación con las pantallas en negro, cortes y perceptibles transiciones de un video a otro, sino a la mezcla de todos sus recursos que permiten, de alguna forma, despreocuparse de la ruptura de ejes, que da la libertad para no recurrir a una narración cronológica.

Este film pone en evidencia situaciones que arremeten contra la integridad y los derechos humanos, sin embargo, no nos hacen estallar de ira por la dosis con que el montaje y la estructura nos las muestran. En fin, el instante de conmoción fue cuando proyectaron una secuencia donde los habitantes de la isla estaban vestidos de marinos. Fue tan inesperado, tan fuerte que me quedé atónito. La mayoría de la sala comenzó a reír. No supe qué hacer y mi única reacción fue decir «qué fuerte» —todo era muy transgresor y perverso—; acto seguido, la montajista, Donoso, asintió con la cabeza, me miró y me dijo «sí, es muy fuerte». Entonces pensé en todos los discursos que mantenía esta pequeña grabación, ese pequeño instante dentro de la historia de los humanos, la colonización y el poder.

De pronto, me di cuenta de que yo estaba ahí, en medio de una cárcel, en medio de una isla de la cual no tenía el control y no podía irme sin llegar hasta el final de su historia, hasta el final de mis límites. Me pregunto ¿quién está desubicado, yo o ese grupo de humanos que se ríen de aquella situación que representa colonización constituida por todo este conflicto étnico y territorial?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS
    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    La banda de ska más famosa de Macas hizo moshear a Cuenca

    El ska de Ayawaska y de Los Despachos llenó de saltos y mosh nuestra casa, República Sur. El show empezó …

    Leer más

    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    La OSC lució el talento infantil con una ópera

    Una ópera infantil que incluso los adultos la disfrutamos, aunque El Quinde, el Fuego y El Gigante consiguió ser una …

    Leer más

    Ph: Jorge Peláez Salinas

    EVHA viene acompañado de un artista Internacional

    La banda de Mateo Kingman, EVHA, se dio una vuelta por las 3 ciudades principales de Ecuador junto a los …

    Leer más

    El ahogado (César Dávila Andrade)

    Salir en la noche, pálida ya de aurora,
    y elegirse entre los ahogados más humildes en el Señor.
    César Dávila
     
    Yo fui el …

    Leer más

    Poesía quemada

    …/Y te quemaré en mí, Poesía!…/
    César Dávila Andrade
    Así con el fragor de una batalla, con el estrépito de la metáfora, …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN