Sombras Envolventes, Un Cine De La Otredad

Cine & Series
Jun, 2019
Artículo por Lulio García Rodríguez
Este artículo tuvo: 221 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar




  • En el centro de Guayaquil hay una palmera decorando un patio de concreto, la cual sugiere que antes hubo un jardín y si hubo un jardín, tal vez, hubo también una casa.

                Así se compone visualmente el primer plano con el que Michael Lojano[1] empieza su documental Sombras envolventes (2019)[2] estrenado en el marco de la XVIII edición del festival Encuentro del otro cine (EDOC) el cual devela el estado precario y de abandono de algunas casas patrimoniales del centro de la Perla

                Este primer plano se abre con un ligero movimiento de travelling out hasta encuadrarse con las líneas que dividen la ventana donde ocurre el tiro de cámara. A su vez, dichas líneas dividen en tres partes la imagen cinematográfica, convirtiéndola en una suerte de tríptico en cuyo panel central se mantiene la solitaria palmera, en medio de una fila de edificios, entre una jungla de cemento. El director menciona que la palmera es una metáfora al estado de su cuerpo, un cuerpo solitario y ajeno a Guayaquil, un cuerpo que trata de habitar y permanecer en un territorio lejano a su natal Machala; un cuerpo desplazado.

                Los planos siguientes componen una radiografía de algunas casas del centro de Guayaquil que actualmente son habitadas por polillas, arañas y muebles que yacen entre las penumbras de sus paredes desgastadas. La imagen cinematográfica es acompañada por multiples voces que narran mitos y evocan recuerdos que giran en torno a estas viviendas, por ejemplo, la historia del Conde, un hombre libidinoso que persiguió a su esposa por las calles para forzarla a tener sexo, monjas que abortaban y morían en túneles subterráneos que habían servido también para refugiar y movilizar piratas, entre otras vivencias cotidianas de personas que han envejecido siendo vecinas de estas casas.

                Todos estos micro-relatos son la base narrativa del documental, que a su vez dialogan con los fragmentos de las casas que son filmados por la óptica del director de foto George Torres, quien acude constantemente al uso del cuadro dentro del cuadro para enfatizar en la mirada distante de Lojano frente a Guayaquil, una observación que en este caso corresponde a la de un sujeto otro en la comunidad Guayaquileña. El corto-documental de Lojano es, entonces, una obra cinematográfica de la otredad, cuyas imágenes y relatos nos permiten reflexionar en base a la pregunta ¿Qué es ser el otro en Guayaquil? y ¿Cómo los otros ven Guayaquil?.

    En el proceso de filmación del corto-documental, Lojano registró la demolición de la Casa de las Mansardas o la Casa del Cacao ubicada en la esquina de las calles Panamá e Imbabura, sin embargo, dado que esto ocurrió cuando el corto-documental había entrado a la mezcla de sonido, estas imágenes fueron remplazadas por las siguientes palabras emitidas por una mujer y que se escuchan al final del film: «Yo de esta manera me quiero despedir de esta casa, de esta preciosa casa, disculparme de alguna manera porque no pude hacer mas, de que siempre permaneciera así, hermosa como estuvo durante muchas décadas».

                Actualmente, el director esta trabajando en una versión más larga del film donde añadirá las tomas de la demolición, acompañadas con las vivencias del historiador Jorge Aycart Tutiven, quien expresa recuerdos de su infancia cuando su madre lo hacia pasar por, las que ella llamaba, las calles de chocolate y donde actualmente se refugian las sombras de la Casa del Cacao.


    [1] Director de sonido en los cortometrajes Hermana, madre, hermano (2016) Christian Rojas y Rosita (2018), dirigido por Rosa Ileana Matamoros y estrenado en la edición XVII del Festival EDOC. Asistente de postproducción en el filme nicaragüense Un trozo de azul (2018) de Florence Jaugey, y productor del cortometraje Blues del Puerto (2019) de Ileana Matamoros.

    [2] El corto-documental es el proyecto de titulación del cineasta que actualmente esta terminando sus estudios en la Universidad de las Artes.



    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Sin spoilers

    Que nos va la vida en ello. ¿Qué va a ser ahora de nosotros/as sin Juego de Tronos?¿Cómo vamos a …

    Leer más

    Esencia o sustancia

    Podría haberme roto la cabeza diez veces y vuelto a armarla cuarenta,y aún así hallar ese hilo de conexión entre …

    Leer más

    Festivalfff 2019: una tarima que no decae y que mantiene su esencia

    El pasado 27 de abril, en la ciudad de Ambato, se desarrolló el XV Festivalfff, un concierto caracterizado por la …

    Leer más

    Las huellas de lo andado

    El lenguaje está condenado a pasar encima de la realidad, moldeando una idea vaporosa en el pensamiento, cuyo material toma …

    Leer más

    Foto: Sebastián Galarza

    Vanesa Regalado: “Cuenca se merece ser la capital operística del Ecuador”

    Don Giovanni es la primera producción operística ecuatoriana que se exporta al extranjero. Después del estreno en Cuenca …

    Leer más

  • ÚLTIMA EDICIÓN