Festival La Orquídea

Cine & Series
Nov, 2018
Artículo por Amyr Sarmié
Este artículo tuvo: 105 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Fuente: Pablo Villavicencio

Del cine al espectáculo

Desde Francis Ford Coppola hasta Miguel Bosé, estos fueron algunos de los artistas que formaron parte de la lista de invitados de la séptima edición del Festival de Cine La Orquídea. Un espectáculo de ocho días que tuvo como objetivo posicionar el nombre de Cuenca a nivel internacional, no solo como destino turístico sino también como un centro de arte y cinematografía.

Entre lo más destacado estuvo la charla magistral que dieron los cineastas Francis Ford Coppola y Sebastián Lelio, además de la proyección de más de un centenar de filmes, entre cortos y largometrajes en nueve sedes distintas, muchos de ellos acompañados de foros con quienes formaron parte de la producción o el reparto.

Los filmes seleccionados para esta edición ocuparon todo el espectro de calidad,con películas aclamadas por la crítica internacional como Rojo, de Benjamín Naishtat, o Clímax, de Gaspar Noé. La selección también abarcó una gran variedad de géneros y categorías, entre estos, el cine animado del cual Rebeca Alvear, directora del festival, se sintió orgullosa de haber integrado en la programación.

¿En qué se basó la producción para hacer la selección de las películas? Porque aunque muchas sí que dialogaban entre sí, también fueron dejadas de lado muchas producciones independientes de este año que merecían tener un lugar en un Festival.

La presencia del cine mexicano fue evidente también en esta edición, al igual que en la del 2017; entre cine contemporáneo, «cine de oro» y cortometrajes, las producciones mexicanas alcanzaron aproximadamente una cuarta parte del total de proyecciones.

La selección de las sedes también nos dejó un sabor agridulce.Cuando asistimos a las películas proyectadas en los Multicines, por ejemplo, no pudimos escuchar adecuadamente porque el sonido de las salas adjuntas irrumpía en la proyección.

Por qué se dejaron de lado las salas de cine de Batán Shopping que, según la opinión general, están mucho mejores que las del Millenium Plaza.

Además, muchas veces se notó que el equipo de producción no estaba logísticamente preparado para ejecutar apropiadamente el plan de cada proyección: luces encendidas en mitad de la película, micrófonos y personal descoordinados para los foros posteriores a cada filme y otros defectos de ese estilo. ¿Será que la empresa productora del Festival, Latido AD, tuvo en cuenta estos detallitos para montar La Orquídea?

Por supuesto que un festival de cine no está completo solo con proyecciones, además de OrquídeaPro y elOrquídeaLab, La Orquídea también tiene un concurso. Para llevarlo a cabo hubo varias categorías y para cada una se convocó a tres jurados de distintas partes del mundo y con un recorrido dentro del séptimo arte ya sea como actores, productores, promotores o cineastas.

Estos serían los encargados de otorgar los galardones del festival que no solo se trababan de estatuillas, sino también de premios económicos que iban desde los dos mil hasta los cuatro mil dólares. El recuento de los jurados y ganadores lo dejamos como anexo este artículo.

El público también tuvo la oportunidad de votar por el Mejor largometraje ecuatoriano de este festival, con ello, el largometraje nacional también tuvo algo de protagonismo. El «Premio del público» se lo llevó el documental Sacachún de Gabriel Páez.

Aquí cabe resaltar las palabras de la directora del festival en la gala de premiación, Alvear aseguró que este festival tiene el propósito de impulsar el cine nacional, pero ¿acaso el cine nacional no es lo suficientemente digno de tener su propia categoría y su propio jurado?, porque este 2018 sí que hubo varias producciones ecuatorianas. Entonces, ¿dónde está verdaderamente el impulso a este cine nacional?

Todas las preseas fueron entregadas el 26 de octubre un poco antes del concierto de Miguel Bosé. Lo correcto sería llamarlo «la gala de premiación», pero no sería del todo apropiado. Honestamente este festival de cine tuvo como protagonista a la música. «Voy al concierto de Fonseca» se decía, en vez de «voy a ver Shoplifters».

Pero ¿qué tiene que ver Fonseca o Aleks Sintek con el cine? ¿Han producido alguna banda sonora? ¿Estas «importaciones» realmente responden a una decisión de concepto o fueron hechas para atraer a una gran cantidad de gente? De hecho, fueron mayoritariamente estas «funciones preconcierto» las que sí consiguieron llenar las salas, lo cual es otro punto a favor de La Orquídea, a la gente se le obligó a consumir cine aunque a muchos ni siquiera les gustara el cine.

Una de las pocas funciones que logró abarrotar su sede fue Nosferatu, musicalizada en vivo, de la cual se entregaron pases de acceso dos horas antes sin haberlo comunicado debidamente, lo único que nos dijeron fue que las puertas se abrían a las 20:00. ¿La entrega de estos pases fue improvisada por el equipo de producción o cuál fue el objetivo de no hacer una difusión masiva?

Sin embargo, algo muy loable del festival tiene que ver justamente con Nosferatu,la película silente seleccionada en esta edición y musicalizada en vivo por la Orquesta Sinfónica de Cuenca. Esta inversión sí que está fundamentada porque tanto la película como su banda sonora son icónicas de la historia del cine.

Pero volviendo sobre la «gala de premiación», lo cierto es que hizo ver al cine como un simple relleno del festival. Uno va a una premiación de cine esperando ver, a lo mejor —con expectativas demasiado altas pero justas para un festival que pretende posicionarse y visibilizar a Cuenca internacionalmente—, un espectáculo en el que se pueda apreciar un pequeño teaser de todas las películas nominadas y si no, al menos uno de las ganadoras.

Lo cierto es que ese fragmento del filme nunca apareció y la espera de que cada ganador se suba al escenario a recibir su respectivo premio se hizo incómoda, especialmente con los tantos que ni siquiera estuvieron presentes. Fueron apenas quince minutitos de premiación que pasaron casi desapercibidos.

¿Cuál habrá sido la impresión de los jueces con una premiación en la que prácticamente todo su esfuerzo de selección tuvo un papel secundario?

Aunque es innegable que Miguel Bosé ha participado en producciones cinematográficas, volvemos a la pregunta, ¿este concierto responde a una decisión de concepto o es solo una táctica para atraer la mayor cantidad de gente posible?

Rebeca Alvear afirmó, después de hacer énfasis en el «liderazgo que tiene el prefecto Paúl Carrasco», que la contratación de músicos de estecostoes porque «es necesario que vengan estos artistas para que nos proyecten más allá de las fronteras».

Pero ¿es realmente necesaria la contratación de tantos músicos de tal calibre para un festival en el que el protagonista debería ser el cine? Estamos de acuerdo en que para internacionalizar el festival se requieren figuras internacionales, pero estas decisiones deberían estar pensadas desde, por y para el cine.

Entonces ¿cuánto le está costando a la Prefectura y al Azuay montar tal espectáculo? ¿Dónde están los documentos de transparencia sobre cada centavo gastado en el Festival? ¿Será que realmente se ha hecho por el cine o más bien será una táctica de visibilidad aprovechando la cercanía de las próximas elecciones seccionales?

Algo que no podemos dejar de mencionar es el OrquídeaPro y el OrquídeaLab. El primero fue una serie de foros, mesas redondas y conversatorios que se impartieron a los profesionales del cine que se inscribieron a través de la web de La Orquídea. En este aspecto sí se nota una evolución y un trabajo por parte del equipo de La Orquídea, de hecho, muchos profesionales del cine se han mostrado muy contentos respecto de esto.

Por su parte, el OrquídeaLab fue una serie de actividades de formación como seminarios y talleres de escritura de guiones, crítica cinematográfica y actuación. En este apartado también se integró el Rally de cortos, en el que los equipos conformados por entre cuatro y seis personas debían producir un cortometraje en 72 horas. Esto para ganar un premio económico de 600 USD, una estatuilla y el acceso a participar en el Festival Internacional Audiovisual FIAFEST.

Aunque los cortos fueron presentados en el marco de los eventos del festival, lo cierto es que muchos de sus productores expresaron ciertas quejas por habérseles tomado como personajes secundarios en La Orquídea, ya que no contaban con ningún acceso especial a ninguno de los eventos del festival. ¿Realmente se le dio el protagonismo que se merece al séptimo arte ecuatoriano?

Es muy importante además hablar sobre el espacio que se le dio a la comunidad LGBTI esta edición de La Orquídea. Empezando por la charla magistral de Sebastián Lelio sobre Una mujer fantástica, pasando por la proyección de películas que tocaban el tema directa o indirectamente como Temporada de Patos o Clímax.

Muy aparte de una minoría conservadora que armó toda una controversia por esta pequeña muestra de genuinidad y liberación, es realmente meritorio que poco a poco se abran los espacios para tocar estos temas. Eso sí, esperamos que se trate posición política firme y no la decisión estratégica de un grupo de asesores que buscan surfear «nuevas tendencias».

¿Atraer gente o generar una industria de cine nacional? Una balanza imprecisa que apenas mantiene el equilibrio y que parece poner el dinero para contrataciones de un lado más que del otro.

Lo que sí es cierto es que La Orquídea ha logrado atraer no únicamente a personalidades reconocidas que lo hicieron más rimbombante este año, sino especialmente al público quiteño y guayaquileño que visitó Cuenca con motivo de esta celebración.

Jurados y ganadores de cada categoría

En la categoría Ópera prima iberoamericana estuvieron como jurado la promotora suiza Nadia Dresti, el cineasta quiteño Juan Sebastián Jácome y el productor uruguayo Michael Wahrmann. En esta categoría los premios «Nueva Orquídea» se entregaron a Vladimir do Côco como mejor actor por Azogue Nazaré, a Gabriela Cartol como mejor actriz, a Lila Avilés como mejor dirección por La Camarista, y a Chuva é cantorianaaldeia dos mortos como mejor película.

En la categoría Largometraje internacional los jurados fueron el curador y productor mexicano Carlos Gutiérrez, la productora noruega Hanne-LoviseSkartveit y el productor chileno Roberto Doveris. En este apartado las preseas «La Orquídea» fueron para Ana Urushadze como mejor dirección por ScaryMother y para Rojo como mejor película. Aquí se hizo una mención especial a la película Woman at war«por proponer un relato que navega hábilmente entre thriller de acción, comedia y musical».

El Cortometraje ecuatoriano también tuvo su propia categoría calificada por el cineasta colombiano Jorge Forero, la actriz colombiana Yesenia Valencia y el multifacético Joshi Espinoza. «La Orquídea de Plata», el galardón de esta categoría para el mejor cortometraje fue para Huaca y el premio «Manuel Calisto» por mejor interpretación fue para Azul Santillán en el corto Entre Nosotras. En este caso la mención especial del jurado fue para el corto Martha con H«por demostrar varias capas emocionalmente profundas de mucho brillo térmico».

Charla Magistral: Francis Ford Coppola y Sebastián Lelio

Con casi ocho décadas de vida, Francis Ford Coppola mostró una lucidez sorprendente e inspiradora tanto para hablar de su historia personal como para referirse la realidad cinematográfica de la actualidad. De hecho, sus referentes artísticos no se limitan a las famosas figuras de Hollywood, sino que van más allá del séptimo arte norteamericano.

Su conocimiento sobre cine también se reflejaba en su talento inventivo. En la charla magistral habló sobre el porqué de las técnicas cinematográficas y de la necesidad de que cada las vaya creando, resolviendo problemas sobre la marcha, eliminando lo que no sirva y quedándose con todo aquello que sí funcione.

La humildad también es un valor que vale destacar en Coppola, pues aunque mucha gente le demostró una potente afición a su trabajo, él los invitó a tener sus propios parámetros y a dejar de lado la obsesión por parecerse a tal o cual personaje.

El otro director invitado en esta charla magistral fue Sebastián Lelio, ganador del Óscar a mejor película extranjera de este 2018 por Una mujer fantástica. Este filme retrata la realidad de las personas transgénero. Lelio comentaba que la creación de la película para él significó un proceso de conocimiento sobre la temática en cuestión.

También manifestó que este largometraje ha servido como una bandera de lucha para la población LGBTI en medio de un esfuerzo social que en Chile provocó que la ley de identidad de género se vuelva a poner en marcha y finalmente se apruebe en junio de este año.

La actriz de Una mujer fantástica, Marina Vega, le ayudó a Sebastián a construir la trama y el guion de su película. En principio este sería su único rol dentro del filme, pero después, Lelio la convenció de ser la persona idónea para protagonizarla película. La charla acabó con ovaciones tanto para Lelio como para Coppola a pesar de que se extendió una hora más de lo programado.

Si deseas leer más artículos, ingresa aquí.

Fuente: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Evocando a Foster Wallace


    Entre pliegues y texturas de una broma
    Están dos peces jóvenes nadando y se encontraron por casualidad con un pez mayorque …

    Leer más

    Se buscan auspiciantes para el horror

    Cuando pequeña escapaba del frío y de los rezagos familiares del colonialismo en la biblioteca de mi abuelo que consistía …

    Leer más

    Black metal noruego

    La oscura sinfonía del Norte en Oslo y Bergen
    Quizás un músico buscaba la morada del Norte en oscuras sinfonías, su …

    Leer más

    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    Festival La Orquídea

    Del cine al espectáculo
    Desde Francis Ford Coppola hasta Miguel Bosé, estos fueron algunos de los artistas que formaron parte de …

    Leer más

    Entrevista a Filmarte

    Gabriel Páez e Isabel Rodas
    Nos reunimos de nuevo, después de mucho tiempo, con los cabezas de Filmarte: Isabel Rodas y …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN