Es bueno oír tu voz (sobre Anomalisa, la última película de Charlie Kaufman)

Cine & Series
Ene, 2016
Artículo por Paolo Ochoa
Este artículo tuvo: 338 visitas, compártelo !
Compartir por Facebook Compartir por Twitter Compartir por mail

Artículos que te podría interesar

Fuente: Anomalisa, una pelicula de Charlie Kaufman

Charlie Kaufman no está loco. ¿Quién corrió ese rumor absurdo? No solo no está loco sino que desborda lucidez hasta el punto del miedo. Pero entonces ¿por qué tantos de quienes lo conocen, al ser entrevistados, creen necesario aclarar que no está loco? Sus películas exploran recursos de una gramática visual tan inaudita que la única palabra que se nos ocurre para describirlos es locura. Pero ya se sabe, hay un método en esa locura.

 

“Creo que el cine es un gran medio para tratar con el mundo interior. Las películas comparten mucho con los sueños, que por supuesto, solo tratan sobre el mundo interior. Tu cerebro está configurado para convertir estados emocionales en películas.” 1

 

Si ya deslumbró con Synecdoche, New York2 , sin duda una de las mejores películas de los últimos diez años, ahora, con Anomalisa, nos muestra una menos ominosa, pero igual de eficaz prueba de su aplastante imaginación cinematográfica.

 

¿Cómo describir Anomalisa? A diferencia de otras películas de Kaufman, cuya sinopsis ya era gancho instantáneo (basta recordar sus dos más populares: hombre encuentra túnel que lo lleva a la mente de otra persona; y, hombre decide borrar de su mente las memorias de su exnovia); en Anomalisa la trama es simple: George Stone, un especialista en Servicio al Cliente, llega a Cincinnati para dar una charla, y aprovecha para ver si logra encontrar algo de emoción en su vida, que él considera anodina. Pero como siempre con Kaufman, el filme se abre en todas direcciones.

 

Utilizando animación de marionetas en stop-motion y haciendo hincapié en lo ficticio, los detalles resaltan: lo que vemos no podría ser menos real, y sin embargo, por momentos, se siente real. Este cambio constante, que salta de lo familiar a lo desconocido, esta línea de sombra, es el logro más genial de la película. En lugar de evitar el Valle Inquietante, se sumerge a conciencia dentro de él, con el propósito de apropiarse de nuestros ojos, entregarnos otros, y recordarnos que los detalles más banales pueden ser fascinantes si uno los ve con los ojos adecuados. Pero ¿qué es el Valle Inquietante?

 

El Valle Inquietante3 es una teoría del campo de la robótica y la informática que indica que cuando algo artificial alcanza un punto alto de similitud con la realidad, pero sin llegar a una similitud perfecta, uno pasa de sentir simpatía a sentir repulsión. Piénsese en una mano prostética, o si son de esos, en Final Fantasy: The Spirits Within4 .

Este punto de extrañeza es el valle inquietante. En Japonés bukimi no tani, en inglés uncanny, y en español, a falta de algo mejor: inquietante. Ese valle de la inquietud, al que se ha culpado por el fracaso de algunos filmes animados, resulta aquí deliberado. Una incomodidad estimulante. Como forasteros espiando a un mundo igual al nuestro, pero de textura distinta. Lo inerte de repente se nos muestra como vivo, como si tuviera alma. Nos acercamos cada vez más y más al espejo hasta que deja de reflejarnos y deja de ser familiar, es algo extraño, esa sensación de no reconocer a los amigos, a la familia, a nuestro propio rostro. La imposibilidad de diferenciar a un robot de un ser humano real, idea ya explorada en Blade Runner5 donde, recordemos, alguien le dice a un replicante: “Yo hice tus ojos”. En Anomalisa Kaufman hace nuestros ojos.

 

Y con nuevos ojos, el sonido ambiental de un cuarto de hotel resulta más interesante que una histriónica comedia romántica en televisión. La atención al detalle en la película da vida a lo inanimado, así como los malos actores se convierten en caricaturas cuando repiten códigos y reacciones prefabricadas. Las comedias románticas, nos recuerda Kaufman, no son sobre el amor sino sobre la caricatura del amor.

 

“Pienso que las películas que no reflejan al mundo real me han hecho mucho daño, …porque solía sentirme inferior mirándolas, porque mi vida nunca es así.”6

 

El filme, co-dirigido por Duke Johnson, nació de un libreto escrito por Kaufman en 2005 para El Teatro del Nuevo Oído de Carter Burwell (compositor de la banda sonora), obra auditiva hecha de voces, música y efectos. En la cinta hay tres voces, nada más, las mismas de la versión teatral: David Thewlis, Jennifer Jason Leigh y Tom Noonan. Este último, director de What happened was…7, obvia referencia para Kaufman, y no solo en esta película.

 

Que Anomalisa tenga tantas referencias a la audición no es coincidencia. Al igual que In The Company of Men8, a la que se hace un guiño, todo es acerca del oído como vínculo entre las personas y de cómo la soledad es solo otro nombre para sordera. In The Company of Men termina con una súplica desesperada: “¡Escucha!”. Alguien que solo se escucha a sí mismo, he ahí otra forma de decir solipsismo. Anomalisa, otra maravilla (¿otra locura?) de Charlie Kaufman, es solipsismo hecho magia.

 

1 Charlie Kaufman. -Screenwriters on Screenwriting, 2011, BFI. www.guru.bafta.org

2 Charlie Kaufman. –Synecdoche, New York,2008

3 Masahiro Mori. -Bukimi No Tani Gensho, Revista Energy

4 Hironobu Sakaguchi. –Final Fantasy: The Spirits Within, 2011

5 Ridley Scott. –Blade Runner, 1982

6 Doreen Alexander Child. -Charlie Kaufman:Confessions of an Original Mind. 2010

7 Tom Noonan. –What happened was, 1994

8 Neil LaBute. –In the company of men, 1997


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • NUEVOS

    Evocando a Foster Wallace


    Entre pliegues y texturas de una broma
    Están dos peces jóvenes nadando y se encontraron por casualidad con un pez mayorque …

    Leer más

    Se buscan auspiciantes para el horror

    Cuando pequeña escapaba del frío y de los rezagos familiares del colonialismo en la biblioteca de mi abuelo que consistía …

    Leer más

    Black metal noruego

    La oscura sinfonía del Norte en Oslo y Bergen
    Quizás un músico buscaba la morada del Norte en oscuras sinfonías, su …

    Leer más

    Ph: Carlos Maldonado. IG: @yeye.cm

    Festival La Orquídea

    Del cine al espectáculo
    Desde Francis Ford Coppola hasta Miguel Bosé, estos fueron algunos de los artistas que formaron parte de …

    Leer más

    Entrevista a Filmarte

    Gabriel Páez e Isabel Rodas
    Nos reunimos de nuevo, después de mucho tiempo, con los cabezas de Filmarte: Isabel Rodas y …

    Leer más

  • AGENDA REPÚBLICA SUR
  • ÚLTIMA EDICIÓN